Arqueología de Perú

Hallan las momias de seis niños de hace mil años que posiblemente fueron sacrificados

En el sitio arqueológico de Cajamarquilla, cerca de Lima, un equipo de arqueólogos de la UNMSM ha descubierto un conjunto de fardos funerarios infantiles. Estos niños pudieron haber sido sacrificados para acompañar al más allá a su señor, un importante personaje de la élite que fue hallado en el mismo emplazamiento hace pocos meses.

Un arqueólogo excava uno de los fardos infantiles descubiertos en Cajamarquilla.

Foto: UNMSM

Cajamarquilla es un sitio arqueológico preincaico de más de 1.400 años de antigüedad que se sitúa en un valle que está a unos veinticinco kilómetros al este de Lima, la capital peruana. Este lugar es la segunda ciudad preincaica más grande de Perú, un complejo de barro de 167 hectáreas que pudo haber albergado entre 10.000 y 20.000 personas y del que hasta ahora se ha excavado tan solo un uno por ciento. Cajamarquilla fueun importante núcleo de comercio donde vivían gentes de distinta procedencia, emplazado en una encrucijada de caminos que conectaba zonas de los Andes con centros poblados de la costa del Pacífico.

Compañía para viajar al inframundo

Ha sido en este importante sitio arqueológico donde un grupo de arqueólogos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, dirigidos por Yomira Huamán y Pieter Van Dalen, que lleva excavando aquí desde hace unos años, acaba de hacer un importante descubrimiento: un conjunto de seis fardos funerarios que contienen restos de niños que probablemente fueron sacrificados para acompañar a su señor en su viaje al más allá. Junto a ellos se han descubierto asimismo algunos restos óseos que compondrían los cuerpos de siete adultos.

Yomira Huamán y Pieter Van Dalen durante los trabajos.

Foto: UNMSM

En Cajamarquilla los arqueólogos han hallado un conjunto de seis fardos funerarios que contienen restos de niños que probablemente fueron sacrificados para acompañar a su señor en su viaje al más allá.

Detalle de uno de los fardos funerarios de niños descubiertos en el sitio.

Foto: UNMSM

Un fardo funerario junto a una vasija cerámica.

Foto: UNMSM

Los arqueólogos que han realizado el descubrimiento creen que este "señor de Cajamarquilla" es el indiviudo momificado y atado, que cubría su rostro con las manos, que se halló en el sitio hace unos tres meses y que estaba enterrado muy cerca de donde han aparecido los niños. "Lo que hemos encontrado ahora sería el séquito de sirvientes, hijos, esposas u otros familiares sacrificados para que acompañen al mundo de los muertos a la momia de la élite descubierta en 2021", afirma el arqueólogo peruano Pieter Van Dalen.

Sacrificios humanos

Tras el descubrimiento de la momia de este importante personaje de la élite, los arque��logos de la UNMSM continuaron con sus excavaciones en el sitio y localizaron el fardo de un niño de uno o dos años. Después, exhumaron los demás fardos funerarios infantiles y los huesos de los adultos. Todo ello apunta, según los investigadores, a una hipótesis de sacrificio humano. Huamán sugiere que tal vez el impacto de fenómenos climáticos adversos llevó a estos pueblos preincaicos a realizar este tipo de sacrificios para atraerse el favor de los dioses.

Los arqueólogos exhuman una vasija cerámica del interior de la sepultura.

Foto: UNMSM

Una de las vasijas cerámicas halladas en el enterramiento de Cajamarquilla.

Foto: UNMSM

Los restos de los niños fueron envueltos en tejidos de algodón y estos están atados con soguillas, como en el caso de la momia del "señor de Cajamarquilla", aunque al parecer de un modo distinto. "Este hallazgo va a enriquecer la investigación iniciada en octubre pasado, porque, a diferencia de la momia de Cajamarquilla, las condiciones de estas trece personas que acabamos de descubrir evidencian un cambio de tradiciones, un ritual más costeño". En el lugar de la excavación, los arqueólogos también han desenterrado vasijas de arcilla, restos de cuyes (un tipo de roedor parecido al conejillo de Indias), pescado y huesos de camélidos sacrificados. Asimismo se encontraron semillas de ají, maíz morado, maní y algunas agujas que al parecer se usaron para costura.

En el lugar de la excavación, los arqueólogos también han desenterrado vasijas de arcilla, restos de cuyes, pescado y huesos de camélidos sacrificados. Asimismo se encontraron semillas de ají, maíz morado, maní y algunas agujas.

Todos los materiales procedentes de la excavación han sido trasladados al laboratorio de la UNMSM ubicado en el Colegio Real de San Felipe y San Marcos. Algunas muestras serán enviadas a laboratorios especializados del extranjero para realizar estudios de radiocarbono, ADN, estroncio y otros análisis que permitan conocer más sobre estas personas que vivieron y murieron en Cajamarquilla.

Para saber más

Descubren una momia preincaica en Perú

Descubierta una momia preincaica en Perú

Leer artículo

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!