Arqueología China

Hallado un palacio de la dinastía Jin bajo la villa olímpica de los JJOO de Invierno de Pekín

En el curso de las obras de construcción de las instalaciones que han albergado los XXIV Juegos Olímpicos de Invierno, se ha descubierto una gigantesca residencia imperial repleta de maravillosas esculturas de jade.

Uno remate de tejado con forma de cabeza de dragón.

Foto: Institute of Archeology and Cultural Relics of Hebei Province

Cuando en 2017 se empezó a prospectar el área en la que se debía levantar la futura villa olímpica de Taizicheng (a 140 kilómetros al noroeste de Pekín) aparecieron algunas estructuras a las que los arqueólogos no dieron demasiada importancia.

El Palacio de verano

Sin embargo a medida que progresaba la excavación se fueron encontrado más y más estructuras, hasta sacar a la luz un extenso complejo palaciego de 140.000 m2. Después de trasladar la futura villa a un terreno adyacente se empezó a investigar a fondo el yacimiento, que fue convertido en un parque arqueológico abierto al público en 2021.

La estructura F9 domina uno de los ejes del palacio.

Foto: Institute of Archaeology, CASS

Mapa del palacio con las intervenciones realizadas en el 2018.

Foto: Institute of Archaeology, CASS

El edificio F3 a la derecha de la imagen podría ser el salón del trono.

Foto: Institute of Archaeology, CASS

Los restos de cerámica indican que el palacio fue construido durante la dinastía Jin (1115–1234), concretamente en los reinados de los emperadores Shizong (1123-1189) y Zhangzong (1189-1208).

El descubrimiento de un palacio imperial en tan buen estado de conservación no tiene precedentes en la arqueología china

A imagen de la posterior Ciudad Prohibida de Pekín el palacio es una pequeña ciudad en sí mismo. Rodeado por muralla y foso, en su interior se han descubierto nada menos que 72 edificios, entre los que destacan un par de estructuras levantadas en su eje central que podrían corresponderse con el salón del trono y la torre del tambor.

Jade y terracota

El área montañosa que rodeaba el palacio fue en su tiempo una reserva cinegética imperial, por lo que se han desenterrado numerosas estatuillas de jade con forma de gerifalte (un tipo de halcón) y representaciones de la caza del ciervo y el ganso.

Igual de espectaculares son las enormes tejas con forma de cabeza de dragón y ave fénix, criaturas mitológicas identificadas con el emperador y la emperatriz, y que decoraban los tejados de palacio a modo de protección contra los malos espíritus.

Este gerifalte de jade es una de las piezas más espectaculares descubiertas en el palacio.

Foto: Institute of Archeology and Cultural Relics of Hebei Province

El dragón, protector y símbolo de la familia imperial, es un elemento muy habitual en el palacio. Adorno de bronce encontrado en el yacimiento.

Foto: Institute of Archeology and Cultural Relics of Hebei Province

Otros hallazgos de menor calado han sido cientos de fragmentos de porcelana decorados con peces, adornos de bronce para el pelo con forma de dragón y ladrillos estampados con marcas de alfarero; restos que aunque no tan espectaculares como las estatuas han permitido confirmar la cronología del yacimiento y su función como residencia imperial.

Al margen del valor artístico de las piezas, este ha sido el primer palacio Jin en ser excavado en su totalidad, pues se ha conservado bajo el suelo sin ser afectado por estructuras posteriores.

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!

Para saber más

Bronces de la Antigua China

Bronces de la Antigua China

Leer artículo