Inscripción en un alfabeto extinto

Hallada en Israel una cerámica con el nombre de un personaje bíblico

En el curso de unas excavaciones en el sur de Israel se han hallado fragmentos de un recipiente de cerámica con el nombre de Jerubbaal, un personaje mencionado en el Libro de los Jueces del Antiguo Testamento. La inscripción está escrita en alfabeto cananeo, que dio origen a otros como el hebreo y el fenicio.

Fragmento de cerámica con inscripción en alfabeto cananeo

Foto: Dafna Gazit, Israel Antiquities Authority

Durante unas excavaciones en el yacimiento de Khirbat er-Ra'i, en el sur de Israel, se han recuperado entre otros objetos los fragmentos de un recipiente de cerámica datado alrededor del año 1.100 a.C. La peculiaridad de esta pieza es una inscripción con el nombre Jerubbaal, que puede ser identificado con un personaje del Libro de los Jueces, uno de los libros que componen la Tanaj o Biblia hebrea así como el Antiguo Testamento cristiano. Según los investigadores, lo más interesante es que dicha inscripción aporta información sobre la difusión del alfabeto cananeo, que dio origen a otros como el hebreo y al fenicio.

El objeto era un pequeño recipiente de cerámica que, cuando estaba entero, tenía una capacidad aproximada de un litro y, según los arqueólogos, posiblemente sirviera para almacenar líquidos como aceites, perfumes o medicinas. En uno de los fragmentos aparece el nombre Jerubbaal escrito en alfabeto cananeo -el pueblo que habitaba la franja palestina antes de la formación del estado judío-, lo que puede aportar información sobre la pervivencia de la cultura cananea en el Reino de Israel, especialmente en el ámbito lingüístico.

La inscripción contribuye a la comprensión de la difusión del alfabeto que fue desarrollado en época cananea y dio origen a otros como el hebreo y el fenicio.

Una inscripción de gran interés

Según los profesores Yossef Garfinkel y Sa'ar Ganor, que forman parte del equipo que ha recuperado los fragmentos, Jerubbaal es un nombre alternativo para Gideon ben Yoash, un personaje que aparece en el Libro de los Jueces: según este, era un líder israelita que combatió las tribus idólatras del noroeste de Arabia. Los investigadores precisan que no tiene por qué tratarse del personaje bíblico y que “hay un debate considerable sobre hasta qué punto la tradición bíblica refleja la realidad y es fiel a la memoria histórica”, pero que “el hecho de que nombres idénticos se mencionen en la Biblia y también se encuentren en inscripciones recuperadas de excavaciones arqueológicas muestra que existía una memoria que se conservó y transmitió de generación en generación”.

Lo que es más notable, señalan, es que esta inscripción contribuye a la comprensión de la difusión del alfabeto que fue desarrollado en época cananea, alrededor del año 1800 a.C., y del que se han encontrado muy pocas inscripciones en Israel. El idioma cananeo evolucionó hacia diversas lenguas con sus respectivos alfabetos, de las cuales solo el hebreo ha sobrevivido hasta hoy; una de estas lenguas extintas fue el fenicio, del cual provienen los signos que dieron lugar a las letras del alfabeto griego antiguo.