Una paz inestable

El final de la Primera Guerra Mundial

El 11 de noviembre de 1918, finalizó la que hasta el momento había sido la guerra más devastadora de la historia humanidad, un conflicto que sería la antesala de otro que, años más tarde, tendría aún consecuencias más terribles.

Dos actores recrean a unos soldados jugando a las cartas en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial en el War and Peace Show anual celebrado en Paddock Wood en Kent, Reino Unido.

Foto: iStock

En la mañana del 11 de noviembre de 1918, la historia del mundo dio un vuelco. Tras cuatro años de los largos y duros combates que se llevaron a cabo en los frentes occidentales y orientales de Europa, donde los combatientes luchaban en condiciones infrahumanas tras las trincheras, llegó por fin el cese de las hostilidades. Este acontecimiento marcaría también el final de los imperios austro-húngaro, turco-otomano, ruso y alemán. En el interior de un oscuro y frío vagón de tren, representantes franceses y británicos de La Triple Entente y los representantes de los imperios alemán y austro-húngaro acordaron un armisticio y cesaron las hostilidades. El cese de las hostilidades sólo afectó al frente occidental, pues la guerra había terminado de hecho en el frente oriental (Rusia ya se había retirado de la guerra tras el armisticio de Brest-Litovsk, en marzo de 1918; Bulgaria firmó un armisticio el 29 de septiembre; Turquía el 30 de octubre, y los austro-húngaros el 3 de noviembre)

La Primera Guerra Mundial, un conflicto que dejó más de 20 millones de muertos entre civiles y militares y más de 20 millones de heridos en territorio europeo.

El atentado que puso a Europa en guerra

El origen del enfrentamiento que más tarde se extendería por Europa, había tenido lugar el 28 de junio de 1914, cuando el archiduque Francisco Fernando de Austria visitó Sarajevo, la capital de Bosnia. Allí, un grupo compuesto por seis militantes de la organización nacionalista Joven Bosnia apoyada por la Mano Negra, se habían reunido en la calle donde estaba previsto que pasara la comitiva del archiduque con la intención de asesinarlo. Al paso de la comitiva, uno de los terroristas lanzó una granada al coche en el que viajaban archiduque y su esposa Sofía, pero falló. Algunos viandantes resultaron heridos tras la detonación, pero el convoy de Francisco Fernando continuó su marcha sin que el resto de los terroristas actuara al paso del vehículo. Una hora más tarde, cuando el archiduque y su esposa regresaban del ayuntamiento de Sarajevo en dirección a un hospital para visitar a los heridos por el atentado, la caravana se equivocó al girar por una calle donde, casualmente, se encontraba uno de los terroristas serbios el cual disparó al archiduque Fernando y a su esposa causándoles la muerte. Tras cometer el magnicidio, el terrorista intentó suicidarse, pero la multitud que había presenciado el atentado se lo impidió, y fue detenido posteriormente.

El atentado y posterior asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria y su esposa Sofía a manos de radicales bosnios fue el detonante que justificó el inicio de la Primera Guerra Mundial

El Imperio austro-húngaro, tras pedir responsabilidades al Gobierno serbio por el asesinato del archiduque y su esposa les declaró la guerra. En ese momento, el Gobierno ruso salió en defensa de Serbia y en respuesta a dicha alianza, Alemania declaró la guerra a Rusia y a Francia. Estaba en juego el poder político de Europa y este iba a dirimirse en una guerra con la que se podía justificar, de forma legítima, la conquista de otros territorios que formaban parte de varios países.

Francisco Fernando de Absburgo, Archiduque de Austria y su esposa Sofía Chotek.

Francisco Fernando de Absburgo, Archiduque de Austria y su esposa Sofía Chotek.

La modernidad al servicio de la guerra

En un principio se creyó que la contienda duraría apenas semanas, sino meses. Pero la realidad fue otra. Con el avance armamentístico –ametralladoras, cañones automáticos, tanques, submarinos, aviones de combate– y la negativa por parte de todos a rendirse, el resultado fue que ambos bandos alargaron enormemente la contienda causando millones de víctimas. Las consecuencias fueron tan devastadoras a nivel económico y, sobre todo, generacional, que durante mucho tiempo se la denominó la Gran Guerra.

La guerra se alargó enormemente ene el tiempo debido sobre todo al avance armamentístico y a la negativa de ambos bandos a pedir un cese de las hostilidades, y más aún con la entrada de Gran Bretaña en el conflicto

El ataque que el ejército alemán lanzó sobre Bélgica el agosto de 1914 provocó que Gran Bretaña se uniera al conflicto. El mayor temor alemán residía en que la diversificación de los combates, que tenían lugar contra Francia en el frente occidental y contra Rusia en el oriental. Para poder hacer frente a tamaña empresa, los alemanes idearon el conocido como Plan Schlieffen, preveía una ofensiva para destruir el grueso de las fuerzas francesas y luego descargar toda la potencia militar de Alemania contra Rusia. Pero a pesar de que el ejército alemán contaba con un millón y medio de efectivos, los ejércitos de Francia y Gran Bretaña lograron frenar el avance invasor en las batallas del Marne y de Ypres.

Una de las trincheras excavadas en Bélgica durante la Primera Guerra Mundial.

Una de las trincheras excavadas en Bélgica durante la Primera Guerra Mundial.

Foto: iStock

Estancamiento en las trincheras

A partir de entonces, la guerra adquirió una nueva dimensión estancándose en la campiña francesa y belga. Ambos ejércitos cavaron trincheras en las que durante cuatro largos años los soldados de ambos bandos tuvieron que compartir su vida con el barro, las enfermedades y la muerte. Tal como un veterano de guerra francés, Georges Luce, recuerda: "Jugábamos a las cartas en las trincheras, y mientras eso, tu compañero quedaba atrapado en un fuego cruzado y muy pronto estaba muerto. Ya no considerabas la pérdida de alguien como algo extraordinario. Era una vida imposible. Teníamos piojos, no nos lavábamos, y en el invierno había lodo en todas las trincheras".

Para saber más

navidad

Tregua en la Primera Guerra Mundial

La Gran Guerra paró unas horas en Navidad

Fueron tan solo algunas horas, pero en 1914, durante la Primera Guerra Mundial, un grupo de soldados decidiría espontaneamente dejar la guerra de lado para confraternizar con el ser humano que se encontraba debajo del uniforme enemigo

Leer artículo

El 6 de abril de 1917, la guerra dio un vuelco cuando Estados Unidos declaró la guerra a Alemania. Sería en 1918 cuando se dejarían notar los efectos de su entrada en la contienda al hostigar franceses, ingleses y los propios estadounidenses al ejército alemán con continuos envites. Alemania se encontraba cada vez más aislada. Y lo estaría aún más cuando el Imperio austro-húngaro decidió abandonar la contienda. Al poco tiempo, los alemanes se vieron obligados a solicitar un armisticio a través del príncipe Maximiliano de Baden, un liberal nombrado jefe de gobierno por el káiser Guillermo II. El príncipe notificó la rendición al presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, ofreciéndose a aceptar sus términos: "Para evitar un mayor derramamiento de sangre, el Gobierno alemán solicita la conclusión inmediata de un armisticio general en tierra, agua y aire".

Las trincheras se convirtieron en el hogar y la tumba de millones de combatientes, hasta que Estados Unidos declaró la guerra a Alemania y el conflicto dio un vuelco espectacular

Monumento a los soldados australianos caídos durante la Primera Guerra Mundial con amapolas rojas adornando sus nombres.

Monumento a los soldados australianos caídos durante la Primera Guerra Mundial con amapolas rojas adornando sus nombres.

Foto: iStock

La paz que trajo otra guerra

Fue en ese momento cuando ingleses y franceses presionaron al presidente estadounidense para que imponer unos términos más duros para el armisticio. La firma del Tratado de Versalles firmado el 28 de junio de 1919 y que se puso en vigor el 10 de enero de 1920 supuso por fin la paz, pero una paz por la que Alemania se veía obligada a entregar territorios, armas y a pagar una elevada cantidad en concepto de indemnización por la destrucción que causó. Para muchos, esta firma supuso una afrenta y una humillación para el pueblo alemán. Este acuerdo sería explotado por la extrema derecha nacionalista alemana, entre la que se contaba el partido nazi, para justificar el rearme de Alemania en vistas a una nueva contienda.

Para saber más

Primera Guerra Mundial, 1914-1918

TEST

¿Cuánto sabes sobre la Primera Guerra Mundial?

Recientemente se han cumplido 100 años del final de la Gran Guerra y queremos ponerte a prueba con este entretenido quiz.

Leer artículo

Para saber más

PrimeraGuerraMundial7

Primera Guerra Mundial

Ecos de la Gran Guerra

Las huellas de la contienda siguen vivas 100 años después de la firma del armisticio que puso fin al conflicto

Leer artículo

Compártelo