Magia y cultos paganos

Externsteine, el "Stonehenge" germánico adorado por los nazis

Externsteine, situada en pleno bosque de Teutoburgo, es una formación rocosa que tradicionalmente ha sido un importante lugar de culto para los pueblos germánicos de la región, y también un punto de gran interés para los nazis. En la actualidad se ha convertido en un concurrido paraje turístico, aunque no ha dejado de tener cierto halo de misticismo para el nacionalismo alemán.

Vista de Extersteine, un emplazamiento mágico para los antiguos sajones y posteriormente para los nazis.

Situado entre la Baja Sajonia y Renania del Norte-Westfalia, en la zona norte de Alemania, el bosque de Teutoburgo es una gran y espesa masa boscosa repleta de misterios. Un lugar donde en el pasado los queruscos, una de las aguerridas tribus germánicas que habitaban la región, derrotaron y exterminaron a las legiones romanas comandadas por Quintilio Varo. En este paraje, en concreto en la ladera noreste del bosque, se encuentra Externsteine, una singular formación rocosa de piedra arenisca en la que destacan trece grandes pilares que conforman la vista más reconocible de este lugar, que se formó durante el Cretácico, hace unos 100 millones de años (aunque fue hace 70 millones de años cuando la formación adquirió la posición vertical en forma de torre que tiene en la actualidad).

Desde tiempos inmemoriales, Externsteine ha sido un lugar sagrado para muchas tribus germánicas, y ha sido investigado en numerosas ocasiones. De hecho, las excavaciones arqueológicas que aquí se han llevado a cabo han sacado a la luz algunas herramientas de piedra del Paleolítico Superior que datan de entre 10.700 a.C. y 9.600 a.C, y bajo un saliente de la conocida como Roca VII se localizaron puntas de flechas pertenecientes a la cultura Ahrensburguiense, formada por cazadores nómadas del Paleolítico Superior tardío que vivieron en Europa Central hace unos 12.000 años.

Externsteine, un monumental lugar de adoración

Según la tradición popular sobre Externsteine, que se remonta a una idea propuesta por el teólogo luterano alemán Hermann Hamelmann en 1564, este emplazamiento tradicionalmente se ha identificado como un espacio sagrado para los sajones que habitaron la región y fue la sede del llamado "Ídolo de Irminsul" que, como cuenta una antigua leyenda sajona, era un gigantesco pilar que conectaba el Cielo con la Tierra y que habría sido destruido por orden del emperador Carlomagno en el año 772 para acabar con los antiguos cultos paganos e imponer el cristianismo en la región.

El Ídolo de Irminsul era, según una antigua leyenda sajona, un pilar que conectaba el Cielo con la Tierra.

Grabados tallados en la roca en Extersteine.

Foto: CC(Ronny Ueckermann)

Años más tarde, entre los siglos IX y XV, Externsteine se convertiría en un lugar de culto cristiano. Aquí también se han encontrado relieves tallados en la roca que probablemente fueron realizados por los monjes del monasterio de Abdinghof, que se establecieron allí en el siglo XI. También existen documentos que datan de fechas posteriores y que indican que esta singular formación rocosa pudo, asimismo, haberse utilizado como ermita entre los siglos XIII y XVII. Pero ¿de dónde viene el término Externsteine? La etimología del nombre extern no está clara. En textos antiguos la palabra aparece escrita como estern (oriental) y steine (piedras o rocas). La ortografía latinizada con "x" se registra por primera vez en el siglo XVI, aunque se hizo más común a finales del siglo XIX.

Para saber más

Recinto prehistórico de Zorats Karer en Armenia.

Zorats Karer, el Stonehenge de Armenia

Leer artículo

Externsteine para los nacionalistas

Con el tiempo, algunos grupos nacionalistas retomaron la idea de que Externsteine era un lugar de culto para los pueblos germánicos. Sus argumentos eran que antes de la aparición de las culturas clásicas sobre la Tierra, esta fue habitada por una avanzada cultura germánica o nórdica. Los investigadores que seguían esta corriente creían haber hallado evidencias irrefutables de estas afirmaciones en algunos objetos, como engastes de piedra hechos por las culturas megalíticas, así como en el arte del conocido como período de las grandes migraciones y de la época vikinga. Lo mismo hizo el arqueólogo alemán Wilhelm Teudt, quien, a mediados de la década de 1920, dijo haber descubierto la ubicación del supuesto santuario sajón de Irminsul en Externsteine, un lugar que en círculos neopaganos era considerado el símbolo de la última resistencia de la antigua religión germánica antes de su destrucción por Carlomagno.

Wilhelm Teudt afirmó a mediados de la década de 1920 que había descubierto la ubicación del supuesto santuario sajón de Irminsul en Externsteine.

Extersteine, el "Stonehenge alemán".

Foto: iStock

De hecho, Wilhelm Teudt fue miembro de numerosas organizaciones völkisch, unos grupos radicalmente etnocentristas, además de ser militante del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP). El investigador estaba tan seguro de sus hallazgos que sugirió a los grupos nacionalsocialistas que, tras hacerse con el poder, transformaran Externsteine en una "arboleda sagrada", una especie de memorial de culto a sus antepasados. Pero no fue el único en promover la importancia de Externsteine. También el Reichsführer Heinrich Himmler, que era un gran aficionado al ocultismo y a las tradiciones supuestamente germánicas, retomó con entusiasmo la idea de Teudt y creó la Fundación Externsteine en 1933, de la cual fue presidente.

Para saber más

139 Cataros 5

Otto Rahn, el buscador del Santo Grial para los nazis

Leer artículo

La ecploración nazi de Externsteine

Entre 1934 y 1935 se llevaron a cabo numerosas excavaciones arqueológicas en Externsteine bajo la dirección del geólogo y miembro activo del NSDAP Julius Andree, que contó con la ayuda del Reichsarbeitsdienst, el Servicio Laboral del Reich (cuya documentación se perdió a partir del año 1945). El objetivo de los trabajos era encontrar evidencias incontestables de que en aquellas rocas hubo un lugar de culto germánico precristiano. En el transcurso de sus excavaciones, Andree descubrió y examinó una muralla al noreste de las rocas, el Immenburg, en la parcela del mismo nombre, y se hicieron algunos descubrimientos interesantes como objetos de cerámica y piezas de metal que actualmente se exponen en el Lippisches Landesmuseum Detmold.

Entre 1934 y 1935 se llevaron a cabo numerosas excavaciones arqueológicas en Externsteine bajo la dirección del geólogo y miembro activo del NSDAP Julius Andree.

Soldados alemanes posando en Externsteine en 1939.

Foto: CC (Josef Gierse)

Entre todos los que exploraron Externsteine, destacan dos organizaciones que estuvieron profundamente involucradas en la Externsteinforschung (Investigación de Externstein): una de ellas fue la Ahnenerbe, organismo dedicado a la investigación y el esoterismo, y la llamada Oficina Rosenberg, que era el departamento de política cultural y política de vigilancia dirigido por el ideólogo nazi Alfred Rosenberg. Finalmente, convertido en un foco de propaganda nazionalsocialista y en un lugar de culto pagano, Externsteine fue excavado hasta la saciedad en busca de elementos y objetos con los que los nazis pudieran alimentar su propaganda y su fervor nacionalista. Pero después de todo no pudieron descubrir nada concluyente por lo que las excavaciones fueron un fracaso en ese sentido. En vista de ello, acabó prohibiéndose la investigación en el lugar.

Para saber más

Litografia de la pirámide Hellenikon realizada por el escritor austriaco Amand Schweiger von Lerchenfeld en 1887.

Hellinikon, una curiosa pirámide de la Grecia Antigua tan antigua como algunas de Egipto

Leer artículo

Externsteine, un lugar de peregrinación

En la actualidad, Extersteine recibe cada año alrededor de medio millón de turistas, que visitan este monumental paraje convertido en una de las reservas naturales más importantes de Westfalia. Su reputación como "lugar sagrado pagano", lo ha convertido en un sitio al que acuden los amantes del misticismo que durante la noche de Walpurgis (una festividad pagana que se celebra en la noche del 30 de abril al 1 de mayo) y durante los solsticios, tanto de verano como de invierno, se reúnen para tocar tambores, bailar desenfrenadamente y dejar que las fuerzas telúricas, que se dice que emanan de allí, les posean.

Extersteine recibe cada año alrededor de medio millón de turistas, que visitan este monumental paraje convertido en una de las reservas naturales más importantes de Westfalia.

Pero debido a la enorme concentración de personas que se produce en estas fechas en el emplazamiento, y para evitar situaciones peligrosas, las autoridades han prohibido acampar, encender fogatas y consumir alcohol en el lugar. Con todo, y a pesar de que Externsteine se haya acabado convirtiendo en una especie de Stonehenge alemán, el paraje sigue siendo un lugar de interés para todos los movimientos "neopaganos" y nacionalistas alemanes, que se continúan sintiendo atraídos por la presunta magia que emana de sus rocas.