Rituales prehistóricos

Un estudio revela que en el Paleolítico se podrían haber practicado amputaciones rituales

Las impresiones de manos a las que les falta algún dedo en algunas cuevas del Paleolítico Superior de Francia y España han dado pie a un estudio que propone una interpretación sorprendente de este tipo de arte rupestre. La conclusión de los investigadores es que la población que vivió en la zona durante ese período podría haberse amputado los dedos durante la celebración de ciertos rituales religiosos.

Imagen de la cueva Cosquer, en Marsella, Francia, en la que se pueden ver impresiones de manos a las que les faltan algunos de los dedos.

Imagen de la cueva Cosquer, en Marsella, Francia, en la que se pueden ver impresiones de manos a las que les faltan algunos de los dedos.

Imagen de la cueva Cosquer, en Marsella, Francia, en la que se pueden ver impresiones de manos a las que les faltan algunos de los dedos.

Grotte Cosquer Méditerranée

Mark Collard y la estudiante de doctorado Brea McCauley, del departamento de Arqueología de la Universidad Simon Fraser (SFU) en la Columbia Británica (Canadá,) acaban de publicar un interesante estudio en la revista Journal of Paleolithic Archaeology en el que plantean una sorprendente hipótesis: que la población prehistórica se cortaba los dedos en ciertos rituales religiosos.

Para llegar a esta conclusión han estudiado más de 200 pinturas en diversas cuevas de España y Francia, atribuidas a las comunidades de cazadores-recolectores gravetienses (hace unos 30.000 años) que habitaron la zona en el Paleolítico superior, en las que se puede observar diversas impresiones de manos a las que les falta una o más falanges.

Algunos investigadores creen que tal vez no fuese una amputación, sino que se tratase de algún tipo de señal o un sistema de conteo, y que en el caso de que sí se tratase de una pérdida de dedos, esta podría deberse a un caso de congelación. Pero para Collard y McCauley, todas estas pinturas demostrarían que a aquellas personas les amputaron parte de los dedos de manera intencionada. 

Unos turistas admiran las pinturas que se realizaron durante el Paleolítico en la cueva Cosquer, en Francia. 

Unos turistas admiran las pinturas que se realizaron durante el Paleolítico en la cueva Cosquer, en Francia. 

Unos turistas admiran las pinturas que se realizaron durante el Paleolítico en la cueva Cosquer, en Francia. 

Grotte Cosquer Méditerranée

Evidencias en otras culturas

Las investigaciones de Collard y McCauley empezaron en 2018, y ya entonces argumentaron que las falanges que faltaban eran modificaciones corporales que se habrían infligido aquellas personas, algo que era muy común en ciertas culturas y sociedades. Por ese motivo, los investigadores se preguntaron qué podría explicar ese extraño hecho.

Tras analizar este tipo de práctica en más de 100 culturas de todo el mundo, Collard y McCauley llegaron a la conclusión de que la amputación de dedos en las comunidades gravetienses podría constituir un sacrificio religioso o formar parte de algún tipo de ritual. 

Las investigaciones de Collard y McCauley empezaron en 2018, y ya en aquel momento argumentaron que las falanges amputadas eran modificaciones corporales.

Impresiones de manos en negativo que pueden contemplarse en las cuevas de Gargas (Altos Pirineos, Francia).

Impresiones de manos en negativo que pueden contemplarse en las cuevas de Gargas (Altos Pirineos, Francia).

Impresiones de manos en negativo que pueden contemplarse en las cuevas de Gargas (Altos Pirineos, Francia).

PD (José-Manuel Benito)

Con el objetivo de reunir pruebas que respaldasen sus conclusiones, Collard y McCauley revisaron textos históricos, diarios de viajes, archivos de expediciones y documentos etnográficos para intentar descubrir evidencias de la existencia de sociedades que practicasen la amputación de falanges. Los investigadores crearon una clasificación de este tipo de prácticas en todo el mundo y presentaron sus conclusiones en una reunión de la Sociedad Europea para el Estudio de la Evolución Humana.

Para saber más

Ejemplos de algunos de los grabados descubiertos en el interior de la cueva de Roche Cotard, Francia. 

¿Fueron los neandertales los primeros artistas de la historia?

Leer artículo

Rituales de sacrificio

Ejemplos de este posible ritual de amputación son las cuevas de Gargas, en los Altos Pirineos, donde se han registrado 231 impresiones que, según los investigadores, fueron realizadas por entre 45 y 50 personas. De estas impresiones de manos, a 114 les falta uno o más dedos. Asimismo, en la cueva Cosquer, también en Francia, a 28 de 49 manos les faltan dedos. Y en Maltravieso, en el oeste de España, a 61 de 71 impresiones de manos les faltan dedos también.

En las cuevas de Gargas, en los Altos Pirineos se han registrado 231 impresiones que fueron realizadas por entre 45 y 50 personas.

Detalle de manos a las que les falta algún dedo. Cueva Cosquer, Marsella.

Detalle de manos a las que les falta algún dedo. Cueva Cosquer, Marsella.

Detalle de manos a las que les falta algún dedo. Cueva Cosquer, Marsella.

Grotte Cosquer Méditerranée

En conclusión, Collard ha manifestado que él y su equipo plantean la hipótesis de que estas imágenes pudieran ser el resultado de un sacrificio religioso o incluso una señal de luto. "La idea de que las impresiones de manos reflejan el sacrificio es consistente con la forma en que muchos investigadores han interpretado el arte rupestre a lo largo de los años. De hecho, el arte rupestre se encuentra a menudo en partes oscuras y de difícil acceso de las cuevas, lo que confirmaría que realmente podrían ser parte de algún tipo de ritual", concluye el investigador.