Inventos singulares

Esperanto, el idioma universal que no logró prosperar

Ludwig Zamenhof creó una lengua que perseguía el objetivo de facilitar la comunicación a nivel internacional, pero aquellos que defendían el carácter nacional e identitario de los idiomas frenaron su expansión.

esperanto

esperanto

Cartel del V Congreso de Esperanto de artista desconocido.

Wikimedia Commons

Vivimos en un mundo sumamente globalizado, y esto presenta muchas ventajas: la rápida conexión (tanto física como digital) con personas de otras culturas hace que el ser humano sea cada vez más consciente sobre el planeta que habita. Pero al mismo tiempo, las facilidades para viajar, instalarnos en otros países o establecer negocios internacionales también supone superar las barreras culturales, entre las cuales destaca con fuerza el idioma.

Hoy en día podríamos decir que el inglés es, más que una lengua, una herramienta cultural que nos permite comunicarnos con la mayor parte de la población mundial. La hegemonía de Estados Unidos en el comercio y en la producción cultural ha provocado que su lengua, la auxiliar más extendida en la actualidad, sea utilizada diariamente por millones de personas, no solo en la calle sino también en las instituciones.

esperanto

esperanto

A la derecha, Ludwig Zamenhof, el inventor del esperanto.

Cordon Press

Sin embargo, a finales del siglo XIX, el panorama de la lengua era muy distinto: el francés dominaba la diplomacia, el inglés ganaba terreno en la economía, el alemán era imprescindible en la ciencia y la tecnología y el ruso ya adquiría una importancia creciente. Ante esta amalgama de idiomas y culturas, y la nula sofisticación de los sistemas de traducción, un médico polaco de origen judío hizo realidad los intentos seculares de tener un idioma universal que permitiese el entendimiento entre pueblos.

Ludwig Zamenhof tenía una habilidad especial para las lenguas. Nacido en Bialystok (actual Polonia) en 1859, hablaba de forma fluida ruso, polaco y alemán, y podía leer tres sin dificultad: latín, hebreo y francés. Así, su amplio conocimiento de la gramática le llevó a iniciar un proyecto de lengua que aspiraba a facilitar la comunicación global, pero que no logró prosperar como se esperaba: el esperanto.

¿cuál era el propósito del esperanto?

Con tan solo 19 años, Zamenhof publicó la obra que luego se convertiría en un manual de proto-esperanto: Lingwe Uniwersala (1878), que reunía una gramática, un diccionario y varias traducciones, y cuyo objetivo era fundar las bases de una interlengua que no sustituyese a las ya existentes, sino que sirviese como herramienta de intercambio. Y aunque el primer intento del joven no cuajó, eso no fue suficiente para hacerle cambiar de idea.

Zamenhof siguió trabajando en su proyecto durante muchos años, en los que también acumuló fracasos en el terreno de la medicina, hasta que en 1889 publicó finalmente una gramática más consolidada de esta lengua universal. Y el nombre de esta surgió de la firma que puso su autor en el libro: Dr. Esperanto (que significa "aquel que tiene esperanza").

esperanto

esperanto

La Esperantisto, primera publicación periódica en esperanto, impresa en Nüremberg. Primer número, septiembre de 1889.

Wikimedia Commons

El nuevo idioma estaba formado por raíces y afijos que provenían del alemán y de lenguas derivadas del latín, que se combinaban con elementos fonéticos separables para crear distinciones gramaticales: -o para los sustantivos, -e para los adverbios, -j para formar el plural, entre otros. Este sencillo mecanismo, unido a la ausencia de las dificultades que presentan otras lenguas, como los verbos irregulares, hizo que el esperanto se popularizase rápidamente, sobre todo entre los intelectuales europeos de la época, que consideraban que su aprendizaje era racional. 

Alfred Fried, Henri La Fontaine, Pi i Margall o Julio Verne fueron algunos de los personajes que vincularon su obra al esperantismo, que vivió su máximo apogeo a principios del siglo XX, con mayor intensidad tras el Primer Congreso Internacional de Esperanto celebrado en Boulogne en 1905. Poco más tarde, en Barcelona ya podían contarse más de cincuenta formaciones de esperanto en la ciudad. Además, el esperanto ya no era solo un proyecto de idioma universal, sino una propuesta que aspiraba a resolver los conflictos del mundo a través de la comunicación. 

Si el esperanto era una buena idea, ¿a qué se debe su fracaso?

Aunque para entonces podía parecer que el destino del esperanto era triunfar y llegar a todas las regiones del mundo, sus motivaciones idealistas y pacifistas no agradaban a muchos. Especialmente a aquellos que sostenían que una lengua no puede existir sin una cultura. 

Tras la muerte de Zamenhof en 1917, el primer obstáculo del esperanto apareció en 1920, cuando se creó la Liga de Naciones (predecesora de la Organización de las Naciones Unidas). Los adeptos de la lengua universal, entre los cuales se encontraba el ingeniero español Leonardo Torres Quevedo, propusieron que el esperanto fuese el idioma de intercambio en la institución, pero Francia bloqueó la proposición alegando que ya existía un idioma internacional suficientemente consolidado en la diplomacia, el francés.

Luego, con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, el proyecto de Zamenhof se debilitó por completo: las intenciones pacifistas, el auge del antisemitismo y el hecho de que el esperanto fuese invento de un judío provocaron el rechazo de la Alemania nazi hacia la nueva lengua, que tuvo que mantenerse en la clandestinidad y frenar su evolución. El mismo Adolf Hitler condenó el idioma en su libro Mein Kampf (1925), como forma de alimentar la conspiración judía. 

Artículo recomendado

05 A mítin 1930

30 de enero de 1933. Hitler llega al poder en Alemania

Leer artículo

En el resto de Europa, el esperanto corrió la misma suerte: en España, el régimen de Francisco Franco lo trató con desconfianza, ya que muchos de sus miembros eran de ideología republicana. En un Portugal también sumido en una dictadura, se cerraron todos los centros donde se impartía la lengua. Y la justificación del rechazo hacia el esperanto era similar en estos países: se alegaba que el idioma contribuía a debilitar los valores esenciales del carácter nacional.

De este modo, poco a poco el esperanto fue perdiendo fuerza, sin olvidar aquellos días en los que había conseguido ganarse el respeto de las élites intelectuales del viejo continente. Ahora, esta lengua auxiliar planificada se ha rendido en la lucha activa de crear un mundo más pacífico y justo, y por lo contrario, su aprendizaje tiene como objetivo "perder el tiempo o aprovecharlo de otro modo con personas de países y culturas diferentes, evitando la discriminación lingüística", según se explica en la web de la Federación Española de Esperanto.

Más cerca de ser un pasatiempo que un idioma mayoritario, como el inglés, el chino o el español, el esperanto tiene todavía algunos aprendices y hablantes alrededor del mundo. Y tal vez el mayor hito en la historia de este intento de lengua universal haya sido el reconocimiento oficial por parte de Google, que lo incorporó en 2012 a su traductor.