¿Mito o realidad?

Los espartanos no abandonaban a los bebés con discapacidades físicas

Según un reciente estudio, no existen pruebas de que los espartanos abandonaran de forma sistemática a los bebés discapacitados, como narran los escritos de Plutarco. En todo caso, confirman los investigadores, se trataría de una práctica no normalizada socialmente.

La selección de los niños en Esparta, Jean-Pierre Saint-Ours

La selección de los niños en Esparta, Jean-Pierre Saint-Ours

Foto: BAVARIAN STATE PAINTING COLLECTIONS

Alrededor del año 100 d.C. el filósofo Plutarco escribió su obra Vidas paralelas, una colección de biografías de grandes personajes, entre ellos el legislador espartano Licurgo. De esta obra procede la primera referencia a una idea que ha perdurado a lo largo de los siglos: que los espartanos descartaban a los niños con defectos físicos visibles y los abandonaban a la intemperie para que murieran o fueran devorados por los animales, “bajo la suposición de que no sería mejor para ellos ni para la ciudad que vivieran sin estar bien capacitados”.

Un estudio reciente, publicado en la revista Hesperia, desmiente que esta fuera una práctica común y que, aunque el infanticidio o el abandono sucedieran de forma ocasional, no era algo aceptado ni normalizado por la sociedad. En cambio, los autores presentan una serie de pruebas arqueológicas para argumentar que los niños con discapacidades físicas eran cuidados y que, si morían, generalmente no era de forma intencionada.

Monte Taigeto

Monte Taigeto

Según la creencia popular, en esta montaña los espartanos abandonaban a los bebés no deseados.

Foto: Gepsimos (CC)

En tumbas de toda Grecia, los arqueólogos han encontrado esqueletos infantiles con signos visibles de deformidades que pertenecen a infantes de varios meses de edad, algo imposible si fueran abandonados nada más nacer puesto que morirían en cuestión de horas. En estas tumbas también se han hallado frecuentemente utensilios semejantes a biberones, que podrían haber servido para alimentar a bebés con dificultades para mamar, una prueba de que habían sido cuidados como cualquier otro recién nacido. Eso no significa, no obstante, que no se produjeran abandonos de bebés si sus padres consideraban que podían suponer un lastre; pero según los autores se habría tratado de una práctica no aceptada socialmente, al contrario de lo que parece sugerir Plutarco.

Además de las evidencias arqueológicas del cuidado de estos niños, se tiene constancia de personajes que habían llegado a posiciones de poder a pesar de tener algún problema físico, entre ellos un rey espartano del cual el propio Plutarco menciona que tenía una pierna más corta que la otra. Por ello, según los autores, no hay razón para pensar que los espartanos fueran más discriminatorios que los demás griegos en su tratamiento de las personas con defectos físicos, ya fueran bebés o adultos.

Para saber más

La crianza de los niños en la Antigua Grecia

La crianza de los niños en la Antigua Grecia

Leer artículo

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!