Nació el 15 de noviembre de 1891

Erwin Rommel, el zorro del desierto

Nacido el 15 de noviembre de 1891, Erwin Rommel fue un héroe para los alemanes y el oficial más respetado y temido por ejército británico, que llegó a apodarlo "el zorro del desierto". Pero al final Adolf Hitler le obligó a suicidarse acusado de participar en un golpe de Estado.

En 1915, Rommel fue condecorado con la Cruz de Hierro de primera clase.

Foto: CordonPress

Erwin Rommel, el Zorro del Desierto, a diferencia de los más altos barones del nazismo nació en el seno de una familia burguesa de clase media el 15 de noviembre de 1891. El más famoso mariscal de campo del ejército alemán se convertiría en un admirador incondicional de Adolf Hitler, aunque comprendió demasiado tarde que su ídolo era un criminal sin escrúpulos.

Líder, asceta y astuto estratega

Atraído por la emergente industria de la aviación y por los avances tecnológicos, el joven Erwin pensó estudiar ingeniería, pero ante la oposición de su padre se alistó en el ejercito, una opción muy atractiva para un joven ambicioso en aquella época. Enrolado en una unidad local, Rommel pronto destacó por su liderazgo y en poco tiempo pasó de cabo a ser ascendido a sargento. Rommel ingresó en la Escuela Militar de Danzig, donde destacó más en las pruebas físicas que en las teóricas. Durante su estancia en la academia conoció a la que sería su única esposa, Lucie Maria Mollin. La vida de Rommel en esa época era prácticamente la de un asceta: no fumaba, no bebía y nunca estuvo inmerso en la vida nocturna de la que tanto disfrutaban los demás oficiales. Era un joven de carácter serio y, al parecer, más dado a escuchar que a discutir.

La vida de Rommel no encajaba con la del resto de los oficiales. No disfrutaba de la vida nocturna, ni fumaba ni bebía.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Rommel fue enviado con su regimiento a la zona del Argonne, una región que se extiende entre el Marne, las Ardenas y el Mosa. Rápidamente destacó por su valor y fue ascendido a teniente, ganándose el respeto de sus hombres por estar siempre en la primera linea de combate. En 1915, Rommel fue condecorado con la Cruz de Hierro de primera clase y posteriormente fue enviado al frente rumano. Más tarde recibió la más alta distinción, sólo reservada a los generales, por su astucia en el campo de batalla: Pour le Mérite.

La primera vez que Rommel y Hitler coincidieron fue durante el desfile de Pascua de 1935.

La primera vez que Rommel y Hitler coincidieron fue durante el desfile de Pascua de 1935.

Foto: CordonPress

Primer encontronazo con el Führer

Rommel encajó muy mal el resultado de la rendición alemana que culminó con el Tratado de Versalles. A partir de entonces, y con una Alemania en plena efervescencia revolucionaria, su vida se transformó: pasó de la agitación en el campo de batalla a la tranquilidad y el sosiego de la vida doméstica junto a su esposa Lucie, con la que tuvo su único hijo, Manfred. En 1932, siendo instructor en la Academia Militar de Dresde, Rommel fue ascendido a Comandante. Poco después, el nazismo llegaba al poder en Alemania.

La primera vez que Rommel y Hitler coincidieron fue durante el desfile de Pascua de 1935, y no fue precisamente un encuentro cordial. Rommel se enteró que por seguridad un pelotón de las SS formaría entre el Führer y su batallón. Esta decisión molestó mucho al comandante que se negó a desfilar. Rommel afirmó: "Esto es un insulto. Si el Jefe del Estado no se siente seguro frente a sus propios soldados, no los haré formar". Su temeraria decisión hubiera podido acabar en un duro castigo si Heinrich Himmler y Joseph Goebbels no hubieran intercedido. Finalmente, las SS no formaron, y Hitler acabó felicitando a Rommel y su batallón por su actitud.

La pericia de Rommel llegó hasta las líneas británicas que lo bautizaron como el Zorro del Desierto.

La pericia de Rommel llegó hasta las líneas británicas que lo bautizaron como el Zorro del Desierto.

Foto: CordonPress

Su lector más devoto: Adolf Hitler

Rommel era un maniático del adiestramiento. Obligaba a su batallón a subir y bajar un monte hasta cuatro veces argumentando que "sudar ahorra sangre". Tras su ascenso a teniente coronel, Rommel tuvo un encontronazo con Baldur Von Shirach, líder de las Juventudes Hitlerianas, quien lo había llamado para la formación de este grupo de jóvenes. Pero muy pronto Rommel chocó con él y sus colaboradores a causa de los métodos dictatoriales que empleaban las SA. Según Rommel, parecían más "pequeños napoleones" que soldados. Su experiencia en combate le valió para publicar un libro en 1937 que sigue siendo de obligada lectura y estudio en infinitas academias militares de todo el mundo.

La obra sorprendió gratamente a Hitler, que se convirtió en su lector más devoto. De esta manera, Rommel fue nombrado comandante en jefe de su batallón de escolta durante sus visitas a Austria, a los Sudetes, Praga y Polonia. El resultado fue que Rommel pasó a tratar diariamente con Hitler, y la influencia que éste ejercía sobre el comandante era hipnótica, tanto que llegó a "enamorarse" de las virtudes del Führer tras la invasión de Polonia. Eran tiempos de gloria. Aún faltaba mucho para que Rommel se diera cuenta de la obstinación irracional de Hitler, de lo caprichoso de su carácter, de sus ataques de histeria y del desprecio que sentía hacia sus propios soldados, a los que enviaba a misiones suicidas, pero, por encima de todo, lo que menos llegaría a soportar en el futuro sería "su infinita imbecilidad".

Tras la publicación de su libro, Rommel fue nombrado comandante en jefe del batallón de escolta del Führer. En esa época, el comandante aún no era consciente del carácter histérico e irracional de Hitler

La leyenda de Rommel y la locura de Hitler

Durante la época en la que todo marchaba bien entre ambos hombres, Rommel accedió a dirigir la séptima división Panzer (conocida como la Deutsches Afrikakorps) que sería conocida como la "división fantasma" por la sorpresa, velocidad y capacidad de destrucción con que doblegaba a sus enemigos. Las victorias en el campo de batalla se iban sucediendo una tras otra y la leyenda de Rommel se iba engrandeciendo, alcanzando incluso a las líneas británicas que lo bautizaron como el Zorro del Desierto. Sus éxitos le depararon la más alta condecoración del ejército alemán: la Cruz de Hierro con hojas de roble, espadas y diamantes tras la toma de Bengasi, y su ascenso a mariscal de campo, el más joven de la historia de Alemania. Pero un error en la estrategia por parte del Führer acabó provocando la debacle alemana en la batalla de El Alamein. Si Rommel lograba controlar el canal de Suez, las comunicaciones de Londres con sus colonias en Oriente Medio se verían interrumpidas y eso lo aprovecharían las fuerzas del Eje para apropiarse de las riquezas petrolíferas de la región. Pero el avance alemán tuvo que frenarse en seco debido a un fallo inconcebible en la logística: el carburante para los tanques se había terminado. Previendo el desastre que se avecinaba, Rommel ordenó la retirada de sus hombres ante una inminente masacre. Al conocer la noticia, Hitler enloqueció y lanzó su eterna y delirante orden: "¡Nada de retiradas!".

Un fallo en la estrategia militar de Hitler provocó que la división Panzer se quedara sin combustible

Esa orden significó el principio del fin para el Reich de los Mil Años. El 6 de junio de 1944, los errores estratégicos de Hitler quedaron de manifiesto en el fatídico Día D, el día en que los Aliados desembarcaron en las playas de Normandía. Nada pudieron hacer ni Rommel ni sus blindados ante esta catástrofe; el sueño de ganar la guerra se había convertido en una pesadilla en la que sólo había muerte y destrucción.

Operación fallida

Llegado a ese punto, Rommel ya estaba harto de Hitler. Consideraba que era un inútil y un loco que había desatado "una guerra estúpida y brutal". Además, en ese momento llegó a su conocimiento la existencia de los campos de concentración y sus monstruosos métodos. Rommel no había cometido nunca un crimen de guerra, ni siquiera contra los partisanos, nombre genérico de los movimientos de resistencia contra el nazismo. El mariscal de campo no se negó a ser el hombre que provocara la caída de Hitler, pero su integridad le impidió aceptar que lo mataran. Quería que fuera encarcelado y juzgado.

El 17 de julio, mientras viajaba solo hacia su cuartel general de la localidad gala de Roche-Guyon, su vehículo fue ametrallado por dos cazas Spitfire británicos. El Zorro del Desierto salió despedido del coche. La caída lo dejó inconsciente y gravemente herido: sufrió una fractura cuádruple en el cráneo, heridas en la cara y un golpe en el ojo izquierdo que le provocó una severa hinchazón.

Rommel accedió a dirigir la séptima división Panzer (conocida como la Deutsches Afrikakorps) que sería conocida como la "división fantasma".

Rommel accedió a dirigir la séptima división Panzer (conocida como la Deutsches Afrikakorps) que sería conocida como la "división fantasma".

Foto: CordonPress

El 20 de julio, la conocida como "operación Valkiria", uno de los intentos para acabar con la vida de Hitler, había fracasado. De inmediato, la represión del régimen llevó a los supuestos instigadores ante el pelotón de fusilamiento.

Para sorpresa de muchos, y a pesar de sus gravedad, Rommel empezó a mejorar levemente. Según palabras del doctor Esch, uno de los médicos más populares del régimen nazi, que trabajó sin descanso para mantenerlo al mariscal con vida dijo: "Rommel superó las operaciones con el ojo izquierdo totalmente cerrado, completamente sordo del oído izquierdo y con terribles jaquecas transitorias. Era la sexta herida que recibía en acto de servicio".

Rommel, harto de Hitler, fue conocedor del horror de los campos de concentración y decidió implicarse en la caída del Führer

Traición, suicidio y entierro de una leyenda

Para entonces, Rommel ya había perdido el favor del Führer después de que durante los interrogatorios posteriores al atentado uno de los implicados hubiera mencionado varias veces su nombre y Hans Speidel, también colaborador activo en el complot, declarara en su contra.

A pesar de que Rommel negó categóricamente su implicación, el 14 de octubre de 1944 los generales Meisel y Burgdorf se presentaron en su casa con una oferta: o se suicidaba, y era enterrado con todos los honores de un heroico mariscal de campo, o sería detenido, juzgado y condenado a muerte, su familia deshonrada y sus bienes confiscados. Tras una hora de entrevista, los dos oficiales se dirigieron al coche que los estaba esperando y Rommel le dijo a su mujer: "Vengo a decirte adiós. Dentro de un cuarto de hora estaré muerto. Sospechan que tomé parte en el complot para asesinar a Hitler. Al parecer, mi nombre estaba en una lista hecha por Goerdeler en la que me consideraban futuro presidente del Reich. […]. Ellos dicen que Von Stülpnagel, Speidel y Von Hofacker me han denunciado. Es el método que emplean siempre. Les he contestado que no creía lo que decían, que tenía que ser mentira. El Führer me da a elegir entre el veneno o ser juzgado por un tribunal popular".

Rommel fue obligado a escoger entre suicidarse o ver como su honor y su familia se veían deshonrados. Eligió el suicidio.

Rommel salió de su casa y se subió al coche donde le esperaban Meisel y Burgdorf. A doscientos metros de la vivienda de Rommel, el general Burgdorf ordenó que el coche se detuviera y que sus ocupantes salieran del vehículo menos él y el mariscal de campo. Minutos después, el oficial bajó del automovil y llamó a sus colegas que, al acercarse, vieron a Rommel encorvado y tendido en el asiento trasero, con la gorra y el bastón de mariscal en el suelo del vehículo, en los últimos momentos de agonía tras haber ingerido una pastilla de cianuro.

De cara a la opinión pública, se dijo que Rommel había muerto de un derrame cerebral. Durante su funeral, el Führer, Adolf Hitler, fue incapaz de mirar a la viuda y al hijo de uno de los militares más admirados de Alemania.

Para saber más

Retrato en color de Heinrich Himmler tomado en Berghof, en Alemania, en 1944

TEST

¿Reconoces a estos dirigentes del partido Nazi?

Todos saben sobre Hitler, sin embargo el aparato político que hizo posible que Alemania llevara a cabo sus planes en Europa, contó con otras figuras que ejercieron el poder de forma implacable

Leer artículo

Compártelo