Prehistoria europea

La enigmática Venus de Willendorf, un descubrimiento prehistórico

El origen de la piedra en la que fue tallada esta famosa estatuilla de hace 30.000 años sigue siendo una incógnita, pero parece que podría haber sido muy lejos de donde fue hallada.

La Venus de Willendorf. Museo de Historia del Arte, Viena.

Foto: Cordon Press

La famosa Venus de Willendorf, una figurilla de casi once centímetros de altura que fue tallada hace 30.000 años y que representa a una mujer de anchas caderas y grandes senos, fue descubierta en 1908 en la localidad de Willendorf, en el valle de Wachau, en Austria, y hoy se expone en el Museo de Historia Natural de Viena. Este objeto es uno de los mejores ejemplos de arte temprano que se han hallado en Europa.

La Venus de Willendorf vista de perfil. Museo de Historia del Arte, Viena.

Foto: CC

Se conoce muy poco acerca de su origen, método de creación o significado cultural. Las Venus prehistóricas suelen estar hechas de marfil o hueso, mientras que la de Willendorf está tallada en una roca llamada oolita, un tipo de material que, curiosamente, no se encuentra ni en Willendorf ni en sus alrededores. La estatuilla hasta ahora solo había sido examinada en su exterior, pero más de cien años después de su descubrimiento un equipo de invstigadores de la Universidad de Viena, y el Museo de Historia Natural de Viena llevaron a cabo el año pasado un exaustivo estudio de la pieza que sugiere que la oolita en la que fue tallada la estatuilla puede proceder del norte de Italia.

La Venus de Willendorf por dentro

Los especialistas utilizaron un nuevo método para poder estudiar su interior: la microtomografía computarizada, obteniendo imágenes con una resolución altísima, de hasta 11,5 micrómetros. Los primeros resultados pusieron de manifiesto que el interior de la figura no es en absoluto uniforme y contendría rocas que abarcan un amplio espectro geográfico, desde Francia hasta el este de Ucrania, y desde Alemania hasta Sicilia.

Arriba, a la derecha, cavidades hemisféricas en la pierna derecha de la Venus. Abajo, orificio ya existente agrandado para formar el ombligo.

Foto: Lois Lammerhuber

La estatuilla hasta ahora solo había sido examinada en su exterior, pero más de cien años después de su descubrimiento, el equipo de Gerhard Weber ha utilizado un nuevo método para examinar su interior: la microtomografía computarizada.

Los datos tomográficos (por capas) obtenidos del estudio de la Venus de Willendorf mostraron también que los sedimentos de la roca en la que se talló tenían diferentes densidades y tamaños. Además se identificaron los restos de un pequeño caparazón, de solo 2,5 milímetros de largo, fechado en el período Jurásico (esto descartó todos los demás depósitos potenciales de roca del Mioceno, un período mucho más tardío, como los que componen la cercana Cuenca de Viena).

Asimismo se documentó la presencia de seis granos más grandes y densos que el resto, las llamadas limonitas. La presencia de estas últimas explicaría las cavidades hemisféricas que aparecen en la superficie de la Venus y que presentan el mismo diámetro. "Las limonitas duras probablemente estallaron cuando el autor de la Venus la estaba esculpiendo. Al parecer aprovechó uno de los huecos para hacer el ombligo. Aparentemente convirtió la necesidad en virtud", según los investigadores.

El estudio también proporcionó otro interesante hallazgo: la oolita estudiada es un material poroso porque los núcleos de los millones de glóbulos (ooides) que la componen se disolvieron. Esto explicaría por qué el ingenioso artista escogió este material hace 30.000 años, ya que su porosidad lo hacía mucho más fácil de trabajar.

¿Una piedra procedente de Italia?

El equipo de investigación también analizó los tamaños de los granos en las otras muestras de roca procedentes de otros lugares. Cientos, a veces incluso miles de granos fueron marcados y medidos mediante el uso de programas de procesamiento de imágenes, y a veces de un modo manual. El resultado no dejaba lugar a dudas: ninguna de las muestras procedentes de un radio situado a doscientos kilómetros de Willendorf coincidía ni remotamente con el material de la Venus,excepto las que venían de la zona del lago de Garda, en el norte de Italia. Esto significaría que la famosa estatuilla, o por lo menos la piedra en la que se talló, hizo un largo viaje desde el sur de los Alpes hasta el Danubio. 

Mapa de las localidades de oolita muestreadas (negro); los dos lugares de origen más probables, Sega di Ala e Isjum A, están indicados en rojo. Los yacimientos arqueológicos de Willendorf, Brillenhöhle, Hohle Fels, Kostenki y Gagarino se muestran en verde.

Mapa: Autores del estudio

Ninguna de las muestras procedentes de un radio a doscientos kilómetros de Willendorf coincidía ni remotamente con el material de la Venus, excepto las que venían de la zona del lago de Garda, en el norte de Italia.

La gente del período Gravetiense buscaba y habitaba lugares que le eran favorables. Cuando cambiaba el clima o la situación de las presas, se desplazaban, preferentemente a lo largo de los ríos. Pero un viaje de estas características podría haber llevado incluso generaciones. Una de las dos rutas posibles de sur a norte llevaría alrededor de los Alpes y hacia la llanura Panónica (una cuenca que abarca varios países de Europa Central) y ya fue descrita en algunas simulaciones realizadas por otros investigadores hace algunos años.

La otra vía para llegar desde el lago de Garda hasta Willendorf sería a través de los Alpes. Pero no está claro si esto fue posible hace más de 30.000 años, puesto que si en esa época hubiera habido glaciares el viaje habría sido prácticamente imposible. Sin embargo, el camino de 730 kilómetros a lo largo de los ríos Adigio, Eno y Danubio siempre transcurrió por debajo de los 1.000 metros sobre el nivel del mar, con la excepción de 35 kilómetros alrededor del lago de Resia.

Ucrania, la otra candidata

Así, aunque las estadísticas apuntan claramente al norte de Italia como lugar de procedencia de la oolita en la que fue tallada la Venus de Willendorf, hay otro sitio que también se ha postulado como lugar de origen de la roca. Se encuentra en el este de Ucrania, a más de 1.600 kilómetros de distancia en línea recta de Willendorf. Las muestras procedentes de esta región no encajan tan claramente como las de Italia, pero sí en mayor medida que el resto de las muestras. De hecho, se han encontrado figuras de Venus prehistóricas en el sur de Rusia, que son algo más modernas, pero se parecen mucho a las Venus encontradas en Austria.

Hay otro sitio que también se ha postulado como lugar de origen de la roca. Se encuentra en el este de Ucrania, a más de 1.600 kilómetros de distancia en línea recta de Willendorf.

Los investigadores creen que todos estos datos pueden arrojar nueva luz sobre los humanos que habitaron la región alpina hace 30.000 años y las rutas que utilizaron para desplazarse y arrojaría una nueva perspectiva sobre la movilidad de las primeras poblaciones de humanos modernos que habitaron el sur y el norte de los Alpes.

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!