La cacería más antigua del mundo

Encuentran en Indonesia una pintura rupestre de hace 44.000 años

Los arqueólogos han descubierto en una cueva de la isla de Sulawesi una pintura rupestre que muestra una cacería y que es, hasta la fecha, la más antigua localizada en todo el mundo. Un estudio sobre esta representación acaba de publicarse en la prestigiosa revista Nature.

La pintura se ha datado en al menos 43.900 años lo que la convierte en la escena de caza más antigua del mundo.

Foto: Griffith University

La cueva de Leang Bulu Sipong 4, en la isla indonesia de Sulawesi (Célebes), es una de las cientos de cavidades de roca caliza que se extienden por la región sur de la isla. En este lugar excava desde hace años un equipo de arqueólogos de la Universidad de Griffith, en Australia, que ya en 2014 hizo un importante descubrimiento en la zona: el contorno en rojo de una mano humana creado hace al menos 40.000 años, uno de los motivos de arte rupestre más antiguos jamás localizados (a este descubrimiento habría que sumar también el de un bóvido salvaje descubierto en la isla de Borneo en 2018 y datado asimismo en unos 40.000 años).

Ahora, este mismo equipo, encabezado por Maxime Aubert, del Centro Australiano de Investigación para la Evolución Humana (ARCHE) y profesor en Griffith, y Adam Brumm, arqueólogo de la misma universidad, acaba de realizar un hallazgo aún más impactante y más antiguo si cabe: una representación figurativa en la que aparecen criaturas fabulosas, medio humanas y medio animales (lo que se conoce como teriomorfismo), que cazan grandes mamíferos con lanzas y cuerdas. La pintura se ha datado en al menos 43.900 años –para datarla, los investigadores han medido la desintegración radiactiva del uranio y otros elementos dentro de unos crecimientos minerales de la cueva–, lo que la convierte en la escena de caza más antigua del mundo y la primera obra de arte figurativo creada por el homo sapiens.

Se ha descubierto una representación figurativa en la que aparecen criaturas fabulosas, medio humanas y medio animales, cazando grandes mamíferos con lanzas y cuerdas.

La primera cacería

La escena representada en esta pintura rupestre se desarrolla en un panel de 4,5 metros de ancho y en ella aparecen ocho pequeñas figuras humanas en el momento de cazar a seis mamíferos que huyen: dos cerdos verrugosos de Sulawesi y cuatro anoas, unos búfalos enanos también endémicos de la isla. Los pigmentos empleados para realizar la pintura son de color rojo oscuro. El estudio de la pintura acaba de publicarse en la revista Nature, y, según los investigadores, supone la evidencia más temprana de la capacidad del hombre moderno de imaginar la existencia de seres sobrenaturales, lo que arrojaría luz sobre los orígenes de la espiritualidad humana y sobre el nacimiento de un incipiente sentimiento religioso. Tal como dice Adam Brumm, uno de los autores del estudio: "Estas imágenes teriomorfas podrían representar la prueba más antigua de nuestra capacidad de concebir cosas que no existen en el mundo natural, un concepto básico sobre el que se apoya la religión moderna". Por su parte, Adhi Agus Oktaviana, experto en arte rupestre indonesio y que también ha participado en el estudio, incide en el aspecto de estas figuras humanas, ya que algunas partes de sus cuerpos "recuerdan a aves, reptiles y otras especies de fauna endémica de Sulawesi".

El origen de la espiritualidad

Hasta ahora, la teoría más aceptada entre los especialistas era que el primer arte rupestre de la humanidad apareció en Europa, y hace unos 35.000 años se hizo más sofisticado con la representación de figuras de animales como caballos o bisontes. También se ha pensado que las composiciones con múltiples figuras que interactúan y con personajes fabulosos no empezaron a realizarse hasta hace unos 20.000 años. Pero esta pintura indonesia sugiere que el arte paleolítico no evolucionó de forma gradual, al menos en el Sudeste Asiático.

Como explica Maxime Aubert, otro de los autores del estudio, "el aspecto más fascinante de nuestra investigación es que el arte rupestre más antiguo de la humanidad tiene al menos 44.000 años de antigüedad y ya contiene todos los componentes clave relacionados con la cognición moderna: plantillas de manos, arte figurativo, narración de cuentos, figuras fabulosas, pensamiento religioso... Esto nos dice que quizá tenga un origen mucho más antiguo, posiblemente en África o poco después de que saliéramos de África. Nunca sabremos lo que significó para las personas que las hicieron, pero las imágenes sugieren que ésta es una historia que involucra la caza con muchos elementos de espiritualidad".

"El arte rupestre más antiguo de la humanidad tiene al menos 44.000 años de antigüedad y ya contiene todos los componentes clave relacionados con la cognición moderna", explica uno de los autores del estudio.

Adam Brumm concluye que Sulawesi es por ahora el lugar que atesora la imagen más antigua en la que se representan criaturas fantásticas, superando en antigüedad a la primera figura de este tipo localizada en Alemania, el famoso Löwenmensch, una figura humana con cabeza de león tallada en un colmillo de mamut que tiene unos 40.000 años. Pero, por otra parte, los investigadores también advierten del deterioro que se está detectando en las pinturas rupestres de Indonesia, incluidas las de la cueva de Leang Bulu Sipong 4, ya que, según Adhi Agus Oktaviana, "la superficie de las paredes de la cueva se despega a una velocidad asombrosa, borrando el arte", lo que sería sin duda una tragedia, ya que es evidente que estas pinturas indonesias pueden contribuir a explicar el origen de la espiritualidad y el modo en que se empezó a dar forma a nuestras mentes humanas modernas.

Para saber más

yucatan1

En una cueva virgen

Pinturas rupestres de los antiguos mayas

Un extraordinario conjunto de pinturas rupestres mayas ha sido descubierto en una cueva de Yucatán, en México

Leer artículo

Compártelo