Raro hallazgo en China

Encuentran un esqueleto de panda en una tumba china de hace más de 2.000 años

Por primera vez, se ha encontrado un esqueleto de panda completo en una tumba china. El animal fue enterrado como símbolo de prestigio en el sepulcro del emperador Wen, de la dinastía Han, que murió en el año 157 a.C.

Panda (1)

Panda (1)

iStock / Hung Chung Chih

Arqueólogos chinos han afirmado que se trata del primer esqueleto completo de un panda gigante en la tumba de un emperador chino; concretamente en la del emperador Wen de la dinastía Han, que reinó entre los años 180 y 157 a. C. Se cree que el panda gigante fue sacrificado para acompañar al emperador en el más allá; su esqueleto yacía en un pozo satélite, con la cabeza mirando en dirección a la tumba.

El esqueleto del panda fue descubierto por un equipo de investigadores del Instituto de Arqueología de la Academia China de Ciencias Sociales en el Mausoleo del Emperador Wen, cerca de Xi'an, la ciudad en la que se encontró el famoso ejército de guerreros de terracota. Aunque en 1975 se había encontrado el cráneo de un panda en otra tumba de la dinastía Han (concretamente en la de la madre del emperador Wen, la reina consorte Bo), esta es la primera vez que se encuentra un esqueleto completo enterrado de esa manera.

El esqueleto del panda gigante desenterrado en el pozo de sacrificio de animales está muy completo, con la cabeza mirando hacia el mausoleo imperial y la cola mirando hacia el oeste. Según los expertos, se trataría de un panda gigante en la ladera norte de las montañas Qinling. La dinastía Han parecía tener una predilección por estos animales, que son bastante raros y suponían un símbolo de riqueza y de poder.

Para saber más

Luoyang, China

Descubierta la tumba del emperador chino Liu Zhi

Leer artículo

Símbolo de riqueza y poder

Los arqueólogos que descubrieron los restos creen que el panda fue sacrificado y enterrado junto al emperador para hacer alarde de su riqueza y poder. Hu Songmei, arqueólogo de la Academia de Arqueología de Shaanxi (la provincia cuya capital es Xi'an) a cargo del equipo que ha realizado el descubrimiento, señaló que en las tumbas reales de Shaanxi se han encontrado una gran variedad de animales salvajes, que creen que eran un símbolo de estatus para los gobernantes Han.

Hu afirma que los sacrificios de animales salvajes son raros y solo se encuentran en las tumbas reales. Los pandas gigantes son nativos de una pequeña parte de China, pero Hu señala que es posible que los fueran comunes en Shaanxi durante la dinastía Han, lo que sugiere que el clima en la provincia era más húmedo y cálido que en la actualidad, permitiendo que creciera el bambú.

El equipo también encontró en la tumba el esqueleto de un tapir asiático, que se extinguió en China hace unos 1.000 años, así como tigres y yaks; mientras que la tumba de su madre contenía los restos de una grulla de corona roja, un pavo real, un mono de nariz chata y una tortuga. Anteriormente, los arqueólogos encontraron una nueva especie de gibón, ahora extinta, en la tumba de la Dama Xia, la abuela del primer emperador de China, Qin Shihuang. El profesor afirma que algunos de estos animales podrían haber sido ofrendas del sur de China, y que llevarán a cabo un análisis de ADN de los animales para identificar qué comieron y de dónde procedían.

Quién fue el emperador Wen

El emperador Wen fue el quinto monarca de la dinastía Han, que gobernó China entre los años 206 a.C. y 220 d.C. Reinó entre los años 180 y 157 a.C. Los historiadores consideran que su reinado trajo estabilidad al país y a la dinastía, al poner en marcha una serie de reformas políticas y económicas, fortalecer el ejército para protegerse de sus vecinos y a la vez tomar la iniciativa para resolver los conflictos mediante la diplomacia.

Emperador Wen (Museo Nacional del Palacio, Taipei)

Emperador Wen (Museo Nacional del Palacio, Taipei)

Museo Nacional del Palacio, Taipei

Entre sus acciones más importantes fue implementar el sistema de exámenes para acceder a los puestos de funcionariado, un sistema que estuvo en vigor durante más de 2.000 años, hasta la creación de la República Popular China. En conjunto, es recordado como un gobernante benévolo y prudente que sentó las bases para la prosperidad de China en los siglos venideros.