Numismática

Encuentran dos monedas acuñadas por rebeldes judíos hace casi 2.000 años

Las dos piezas se han recuperado durante las excavaciones llevadas a cabo por por la Universidad de Bar-Ilan en dos yacimientos situados en territorio palestino.

En las cuevas de Wadi Rashash se encontró una de las monedas, los judíos decidieron llevar a cabo una guerra de guerrillas desde escondrijos como este para evitar enfrentarse a las legiones en batalla.

Foto: Dvir Raviv

A principios del siglo I Judea era un conjunto de reinos clientes sometidos a los romanos, que controlan la región desde Jerusalén mediante un procurador. Sin embargo las continuas injerencias de Roma sobre el modo de vida y la religión locales unidas a los abusivos impuestos, terminaron por provocar una serie de levantamientos con el fin de recuperar la independencia.

Lucha por la libertad

La moneda más antigua de las dos se halló en Khirbat Jib’it, un conjunto de ruinas en territorio palestino equipadas con baños rituales y cuevas funerarias entre otros restos. Basándose en su iconografía, el director de las excavaciones Dvir Raviv afirma que esta moneda fue acuñada durante la gran revuelta judía que estalló entre los años 66-73.

Esta moneda fue acuñada en el año 67 o 68 y lleva el lema "libertad de Sión".

Esta moneda fue acuñada en el año 67 o 68 y lleva el lema "libertad de Sión".

Foto: Tal Rogovsky

Las imágenes que la decoran son típicas de Judea. En el anverso hay representadas unas hojas de parra junto a la inscripción “libertad de Sión”, mientras que el anverso muestra una ánfora con dos asas y “año dos”. Se trataría así de una acuñación hecha en el segundo año de la revuelta contra los romanos, el 68.

El extenso yacimiento de Khirbat Jib’it se levanta en una loma a 30 kilómetros al noreste de Jerusalén.

El extenso yacimiento de Khirbat Jib’it se levanta en una loma a 30 kilómetros al noreste de Jerusalén.

Foto: Yonatan Granit

Pese al valor que mostraron los judíos, este primer levantamiento terminó en un tremendo fracaso: Jerusalén fue tomada, los rebeldes ejecutados o esclavizados y Judea convertida en provincia romana. Pese a este duro revés los israelitas continuaron con la lucha armada, protagonizando una nueva insurrección en el 132, para oponerse a la conversión de Jerusalén en colonia romana y la construcción de un santuario a Júpiter sobre las ruinas del Templo.

La última revuelta

De ese período es la segunda pieza, encontrada en una de las cuevas desde las que los judíos lanzaban incursiones contra los romanos a solo un kilómetro de Khirbat Jib’it. Según Raviv esta moneda fue fabricada en el 134 o el 135, como parte de un programa del líder de la insurrección Bar Kokhba para dotar de fondos y paga a los diferentes grupos guerrilleros que combatían contra Roma.

Esta moneda ha echado por tierra las teorías de que la zona fue abandonada tras el saqueo y destrucción de Jerusalén.

Esta moneda ha echado por tierra las teorías de que la zona fue abandonada tras el saqueo y destrucción de Jerusalén.

Foto: Tal Rogovsky

El carácter sagrado de esta guerra es evidente en una de las caras de la pieza en la que hay representada la hoja Lulav, usada para elaborar un ramo durante la fiesta del Sucot. La planta está rodeada por una corona de laurel y el lema “por la libertad de Jerusalén”. En la otra cara se puede ver el nombre de Simón Bar Kokhba junto a una lira, posible referencia a los salmos del rey David.

Estos nuevos hallazgos permiten identificar con más precisión las fases de ocupación de ambos yacimientos y son asimismo un claro ejemplo de la tenaz voluntad de resistencia que los habitantes de la zona mostraron hacia los romanos.

Para saber más

La destrucción del templo de Jerusalén

La destrucción del templo de Jerusalén

Leer artículo