Reposa en el fondo del mar Jónico

Encontrado un gran barco romano en Grecia repleto de ánforas

Cerca del puerto de Fiskardo, en la isla griega de Cefalonia, los investigadores han descubierto los restos de un gran buque de carga romano que transportaba un enorme cargamento: unas 6.000 ánforas de vino, aceitunas y cereales.

6000 ánforas romanas hundidas en grecia

Foto: Ionian Aquarium Museum

La revista británica Journal of Archeological Science publicará en enero de 2020 un interesante artículo sobre el fascinante hallazgo bajo las aguas del mar Jónico, cerca de la isla de griega de Cefalonia, de los restos de un barco de época romana (posiblemente de entre los siglos I a.C. y I d.C.), de grandes dimensiones, y con un cargamento de nada más y nada menos que 6.000 ánforas.

El pecio, que mide 33 metros de manga, fue descubierto cerca del puerto de Fiskardo, en Cefalonia, por un equipo de arqueólogos griegos. En época romana, Fiskardo fue un enclave importante en las rutas comerciales marítimas romanas, y recientes excavaciones en el lugar han sacado a la luz una serie de viviendas, baños públicos, un teatro y una necrópolis.

El naufragio de Fiskardo ha podido estudiarse mediante sonar e imágenes del fondo marino. Además del enorme cargamento de ánforas los investigadores tienen la esperanza de hallar restos del casco.

El naufragio de Fiskardo, como ha sido bautizado el pecio, ha podido estudiarse mediante sonar e imágenes del fondo marino. Además del enorme cargamento de ánforas, perfectamente visible, los investigadores tienen la esperanza de hallar restos del casco de madera. Yorgos Ferentinos, consejero científico del Laboratorio de Geología Marina y Oceanografía Física de la Universidad de Patras y uno de los autores del estudio, ha afirmado que "el cargamento está semienterrado en el sedimento, por lo que tenemos grandes expectativas de que si lo investigamos en el futuro, encontraremos parte o todo el casco de madera".

Información sobre rutas y técnicas constructivas

Ahora, los especialistas deben debatir el momento más propicio para estudiar este espectacular hallazgo y asimismo decidir si se mantiene el pecio en su lugar. Lo que sí se ha podido observar gracias a las imágenes obtenidas del fondo marino es que el tipo de ánforas que transportaba el navío eran las que se usaban habitualmente para contener aceitunas, vino, aceite y distintos tipos de cereales.

Para saber más

El pecio Bou Ferrer: un naufragio en la época de Nerón

El pecio Bou Ferrer: un naufragio en la época de Nerón

Leer artículo

Otra cosa en la que coinciden los especialistas es que el hallazgo es el cuarto mayor navío romano encontrado hasta la fecha en el Mediterráneo y que su estudio puede proporcionar valiosa información sobre las rutas marítimas y el comercio, así como las técnicas de construcción de navíos empleadas en la época. Tal como afirma Ferentinos en el estudio: "El naufragio tiene el potencial de proporcionar una gran cantidad de información sobre las rutas de envío, el comercio, la estiba del casco de ánforas y la construcción del barco durante el periodo pertinente y, por lo tanto, se considera un hallazgo de importancia arqueológica significativa" explican los científicos encargados del estudio perteneciente al programa INTERREG Grecia-Italia 2007-2013.

Compártelo