Magia y oráculos

Encontradas las piezas de un curioso juego de azar milenario en Israel

Un equipo de investigadores acaba de descubrir una colección de astrágalos de hueso tallado de más de 2.300 años de antigüedad. Los astrágalos fueron usados en juegos de azar y adivinación por numerosas culturas a lo largo de la Antigüedad.

Los astrágalos fabricados en hueso que se han encontrado tienen más de 2.000 años de antigüedad y numerosas inscripciones.

Los astrágalos fabricados en hueso que se han encontrado tienen más de 2.000 años de antigüedad y numerosas inscripciones.

Foto: Israel Antiquities Authority

Superar con holgura los 30 años era un caso inusual para una mujer ateniense del siglo IV a.C. Los avances en medicina, alimentación, seguridad e higiene han hecho que la esperanza de vida a lo largo y ancho del planeta se haya disparado en los últimos milenios, pero en aquella época la realidad era muy distinta a la actual a orillas del mar Mediterráneo.

Es por ello que muchas sociedades confiaron en oráculos, juegos de azar y adivinamiento para vislumbrar los episodios venideros o, al menos, tratar de influir en lo posible en ellos para que fuesen más indulgentes y beneficiosos para sus vidas. Un caso muy curioso fue la práctica de la astragalomancia, un juego de azar de la Antigüedad en el que se utilizaban tabas –también conocidas como astrágalos– para tratar de adivinar el futuro.

Griegos, romanos, etruscos y hasta las civilizaciones de Oriente Medio se entregaron a esta curiosa práctica para consultar los oráculos y recibir los mensajes de dioses como Afrodita, Eros, Hermes o Nike, en busca de una mejor vida sexual, una mayor belleza, mejores experiencias amorosas o incluso ayuda en la batalla. Sin duda, las orillas del Mediterráneo han presenciado innumerables ofrendas y juegos en busca de la buena fortuna a lo largo de la historia.

Para saber más

La menorá, el candelabro sagrado del judaísmo

La menorá, el candelabro sagrado del judaísmo

Leer artículo

El juego de las tabas de la Grecia Antigua

Los terrenos de la actual Israel también fueron testigos de la astragalomancia, tal y como indica un equipo de investigadores de la Universidad de Haifa. El grupo, liderado por Ian Stern, ha hecho público el descubrimiento de una colección de astrágalos del periodo helenístico durante unas excavaciones llevadas a cabo en el Parque Nacional Maresha-Bet Guvrin y recalcan la singularidad del hallazgo, pues los análisis han revelado que tienen alrededor de 2.300 años de antigüedad.

Estos astrágalos, hechos a base de huesos del tobillo de animales como ovejas o cabras, mostraron curiosas inscripciones de dioses del panteón griego como Hera, Eros, Afrodita o Hermes, además de numerosas frases enigmáticas que hacen de este descubrimiento un hallazgo único tanto en cantidad como en calidad, no solo en los huesos, sino también en las inscripciones.

Griegos, romanos, etruscos y hasta las civilizaciones de Oriente Medio se entregaron a esta curiosa práctica para consultar los oráculos.

Utilizados para la astragalomancia hace más de dos milenios, estas tabas se utilizaban a modo de dados para consultar el oráculo de un modo muy curioso: para obtener una profecía, se lanzaban cinco de estas piezas a la vez o bien se lanzaban una por turno hasta un total de cinco veces para consultar los designios de Afrodita si la consulta era sexual, de Hera si estaba relacionada con la fertilidad y la familia, de Eros si era amorosa o de Nike si lo que se buscaba era una profecía para la batalla.

El uso de estos elementos en la vida diaria revela la búsqueda por parte de los ciudadanos de certezas con la ayuda externa de estos elementos, claves en la adivinación y en los hechizos relacionados con el más allá. Si bien el futuro era incierto durante la época en lo que se refería a la salud, la crianza de los hijos, el amor o la muerte, los antiguos pobladores del Mediterráneo recurrieron en la magia para tratar de obtener pequeñas ayudas que les facilitasen el día a día.

Para saber más

Encontradas perlas y joyas vikingas en un yacimiento de Islandia

Encontradas perlas y joyas vikingas en un yacimiento de Islandia

Leer artículo