Armas antiguas

Encontradas 100 armas dobladas ritualmente en un fuerte celta

Tras años de prospecciones realizadas con detectores de metales, los arqueólogos de la Asociación Regional de Westfalen-Lippe, Alemania, han dado a conocer un extenso conjunto de objetos que fueron capturados al enemigo y usados para protegerse.

El fuerte estuvo ocupado desde el 300 a.C. hasta la conquista romana

El fuerte estuvo ocupado desde el 300 a.C. hasta la conquista romana

Foto: Wikimedia Commons

Una fortaleza del siglo III a.C levantada en la cima de la colina Wilzenberg, en el suroeste de Alemania, ha sido el lugar exacto donde se ha encontrado este curioso tesoro arqueológico. Ya en 1950 se encontraron los primeros objetos en este yacimiento (dos puntas de lanza rodeadas por un par de espadas dobladas), que ha sido explorado en los últimos años por el historiador local Matthias Dickhaus. Equipado con un detector de metal y un GPS, este investigador ha recorrido la zona de 2018 a 2020, desenterrando nada menos que 100 objetos de metal en el transcurso de sus prospecciones.

86742

86742

La armas fueron capturadas al enemigo tras una batalla y estropeadas ritualmente

Foto: LWL-Archäologie für Westfalen/Hermann Menne

BOTÍN DE GUERRA

Los artefactos desenterrados incluyen espadas dobladas, 40 puntas de lanza deformadas, umbos (el refuerzo central) de escudo partidos, hebillas de cinturón (para sujetar la espada), e incluso bridas y arneses de caballo, entre ellos uno perteneciente a un carro de guerra. Los investigadores de la Asociación Regional se han encargado de estudiar el armamento, y sus conclusiones son que perteneció a una guarnición celta que dominaba el terreno circundante desde la colina. El hecho de que la mayoría de armas hayan sido inutilizadas les ha llevado a afirmar que el equipo militar fue saqueado a los muertos en alguna batalla ocurrida cerca, tras lo que se transportó al fuerte para su destrucción simbólica.

one-of-the-biggest-iro-2

one-of-the-biggest-iro-2

Sorprende el excelente estado de conservación de artefactos como esta brida.

Foto: LWL-Archäologie für Westfalen/Hermann Menne

Además las armas aparecieron repartidas por toda la fortificación, por lo que se ha aventurado que estarían expuestas en los muros a modo de trofeo. De este modo cumplirían con una función política y psicológica además de religiosa, ya que mostrarían a todo aquel que se acercara el poder del clan y las funestas consecuencias de desafiarlo.

DEFENSA ESPIRITUAL

En muchos yacimientos de la cultura celta son habituales las armas dobladas, ya sea en contextos funerarios o en pueblos fortificados como Bourguignon-lès-Morey. Esto se debe, según algunos autores, a una forma de protección mágica: ya fueran enemigos o miembros de la comunidad, se desproveía a los cadáveres de las herramientas con las que habían causado daño, paraque de este modo no pudieran herir a los vivos tras su muerte.

86741

86741

Estas fueron las primeras armas encontradas en el lugar

Foto: LWL-Archäologie für Westfalen/Hermann Menne
86744

86744

En el yacimiento se han hallado hebillas de cinturón como estas.

Foto: LWL-Archäologie für Westfalen/Hermann Menne

Otras interpretaciones propuestas son su destrucción como sacrificio a los dioses o para matar el alma del arma y así impedir que esta se pudiera volver contra los asesinos de su antiguo dueño o su familia y descendientes. Curiosamente, también se dañaban otros objetos como vasijas, cuchillos sacrificiales o utensilios de todo tipo, por lo que podría ser parte de un ritual funerario para despedir a los difuntos destruyendo simbólicamente sus pertenencias. Pese a todas estas teorías, el significado concreto de la ceremonia sigue sin estar claro.

Este descubrimiento constituye un paso importante para el conocimiento de la cultura y la religión de los antiguos celtas, y permitirá conocer mejor a nivel regional las dinámicas históricas de una zona muy conflictiva, a caballo entre Germania y la Galia.

Para saber más

Britania, la irreductible isla de los druidas

Britania, la irreductible isla de los druidas

Leer artículo