Vida y costumbres en la antigüedad

El mobiliario en las casas del antiguo Egipto

Para confeccionar muebles de calidad, como sillas, mesitas, lechos o arquetas, destinados a las casas de los más ricos, los egipcios importaban madera de pino, de cedro y de ébano. Sin embargo, las casas de familias menos pudientes debían conformarse con la presencia de esteras y cojines.

Reproducción de una pintura mural en la tumba del visir Rekhmire en la que se ve a un carpintero fabricando una silla. MET, Nueva York.

Reproducción de una pintura mural en la tumba del visir Rekhmire en la que se ve a un carpintero fabricando una silla. MET, Nueva York.

Reproducción de una pintura mural en la tumba del visir Rekhmire en la que se ve a un carpintero fabricando una silla. MET, Nueva York.

Foto: PD

El carpintero que esgrime la azuela está más fatigado que el campesino; su campo es la madera; su arado es la azuela; su trabajo no tiene fin. Hace más de lo que sus brazos pueden hacer. Aun durante la noche tiene la luz encendida". Así describe la Sátira de los oficios, un texto literario fechado en el Reino Medio (hacia 2000 a.C.), el duro oficio de carpintero.

Sin embargo, la Sátira no nos habla de la destreza de estos artesanos ni del elevado nivel artístico que alcanzaron en la fabricación de mobiliario. La combinación de distintas maderas, los delicados trabajos de taracea con incrustaciones de materiales nobles (marfil, piedras semipreciosas u oro) y el empleo de los barnices son técnicas que ya se practicaban con indudable calidad y perfección en los albores del Reino Antiguo (hacia 3000 a.C.).

Para saber más

Funcionarios hacen un recuento de las cantidades de grano mientras unos escribas apuntan. Tumba de Menna.

La "Sátira de los oficios", la suerte de ser escriba en Egipto

Leer artículo

Mobiliario de lujo

Las pinturas sepulcrales y algunos papiros ilustrados nos muestran cómo eran los hogares de los nobles y de los soberanos. Las clases dirigentes también dejaron en sus tumbas, como parte del ajuar funerario, una rica muestra de los muebles que usaban. Pero poco ha llegado hasta nuestros días de las casas de los trabajadores, aunque sabemos de ellas por las ruinas de Deir el-Medina, el lugar donde vivían los artesanos y constructores de las fabulosas tumbas del Valle de los Reyes durante el Reino Nuevo, y los restos de otros poblados esparcidos por el país. 

Las clases dirigentes también dejaron en sus tumbas, como parte del ajuar funerario, una rica muestra de los muebles que usaban.

Arqueta para guardar ushebtis procedente de la tumba del arquitecto Kha en Deir el-Medina. Museo Egipcio, Turín.

Arqueta para guardar ushebtis procedente de la tumba del arquitecto Kha en Deir el-Medina. Museo Egipcio, Turín.

Arqueta para guardar ushebtis procedente de la tumba del arquitecto Kha en Deir el-Medina. Museo Egipcio, Turín.

Foto: Museo Egipcio, Turín (CC BY 2.0 IT)

La madera, la materia prima más usada para fabricar muebles, escasea hoy en Egipto. No sucedía lo mismo en el pasado, pues en el valle del Nilo crecían arboledas de álamos, sicómoros, acacias y tamariscos. Su madera tenía la calidad suficiente para satisfacer la demanda del mobiliario más sencillo y utilitario, para la construcción de edificios y, sobre todo, para la de herramientas de trabajo. Pero la riqueza y el poder de la aristocracia y la monarquía propiciaron que desde los inicios del período dinástico (hacia 3000 a.C.) se importaran las lujosas maderas de cedro y pino del Próximo Oriente, así como ébano africano, que llegaba a través de Nubia. Esas eran las maderas más apreciadas, y no por casualidad son las que en mayor cantidad se han conservado en los ajuares funerarios.

Para saber más

Arqueta decorada descubierta en la tumba de Kha y Merit. Museo Egipcio, Turín.

El descubrimiento de la tumba intacta de Kha y Merit en Deir el-Medina

Leer artículo

De visita por una casa egipcia

Independientemente del lujo y del espacio disponible según la categoría social de su propietario, la casa urbana consistía en un recibidor seguido de una o varias habitaciones para dormir y asearse, y, al fondo, un patio con la cocina y los almacenes. En esta parte trasera se hallaría la zona destinada a los sirvientes. La mayoría de los hogares disponía de una escalera que conducía a la terraza superior, donde se podía descansar e incluso dormir en las calurosas noches de verano.

Copia de una escena de banquete en la tumba de Djeserkaraseneb en Tebas. MET, Nueva York.

Copia de una escena de banquete en la tumba de Djeserkaraseneb en Tebas. MET, Nueva York.

Copia de una escena de banquete en la tumba de Djeserkaraseneb en Tebas. MET, Nueva York.

Foto: PD

Así pues, podemos recorrer un hogar imaginario, de una habitación a otra, para describir su mobiliario. La sala recibidor, que contaba con una capilla para adorar a los dioses, solía tener el techo más alto que el resto de las estancias a fin de dejar espacio para las ventanas que facilitaban la ventilación e iluminación de la vivienda. El estilo arquitectónico más común incluye en el caso de esta sala una o varias columnas, que se encuentran también en los hogares más humildes del poblado de Deir el-Medina (dinastías XVIII-XX).

La sala recibidor, que contaba con una capilla para adorar a los dioses, solía tener el techo más alto que el resto.

En este recibidor encontramos muebles para sentarse, para acomodar a los visitantes y celebrar las comidas: sillas, sillones, taburetes y pequeñas mesas. En los hogares más sencillos, esteras y cojines eran suficientes. En los más lujosos, el comedor podía ser una habitación independiente. Las sillas y los sillones, con sus respaldos más o menos altos y sus asientos en madera o en fibra vegetal, muestran diversos estilos, pero todos ellos resultan tan familiares a nuestra vista que cuesta imaginar que esos mueble fueran construidos hace más de dos milenios.

Silla de madera que perteneció al escriba Reniseneb. MET, Nueva York.

Silla de madera que perteneció al escriba Reniseneb. MET, Nueva York.

Silla de madera que perteneció al escriba Reniseneb. MET, Nueva York.

Foto: PD

Las mesas merecen una mención especial. A los egipcios nunca se les ocurrió fabricar grandes mesas en torno a las cuales pudieran reunirse en grupo o en familia para comer; comían solos o en grupos de dos. Por esta razón solo conocemos las mesitas bajas que en pinturas y papiros aparecen colmadas con profusión de ofrendas y alimentos.

Para saber más

Ramsès dans son harem

La Casa Jeneret, la vida de las mujeres del faraón

Leer artículo

El dormitorio

En el dormitorio, la cama es el elemento principal. Solía ser muy sencilla: la formaba un simple marco de madera con cuatro patas en el que se ajustaba un trenzado vegetal. Junto con la cama, aparece a menudo el reposacabezas. Hecho casi siempre de madera, aunque también los hay de alabastro o simplemente de barro, este objeto consiste en una base que sostiene una columna de unos pocos centímetros rematada por una tabla curva donde reclinar la cabeza. A veces, esta tabla aparece forrada con lino para suavizar su contacto con la cabeza.

En el dormitorio, la cama es el elemento principal. Solía ser muy sencilla: la formaba un simple marco de madera con cuatro patas.

Cama descubierta en la tumba de Kha en Deir el-Medina. Museo Egipcio, Turín.

Cama descubierta en la tumba de Kha en Deir el-Medina. Museo Egipcio, Turín.

Cama descubierta en la tumba de Kha en Deir el-Medina. Museo Egipcio, Turín.

Foto: Museo Egipcio, Turín (CC BY 2.0 IT)

También en el dormitorio encontramos armarios o muebles de cajones para guardar la ropa de lino y el vestuario, y otros baúles para guardar los objetos de aseo, tales como peines, espejos, horquillas y pelucas. Para los productos de belleza (ungüentos y perfumes) existían cofrecillos de obsidiana, cerámica o marfil.

Independientemente de su calidad, todos los muebles mencionados presentan dos estilos de decoración muy diferenciados, que se corresponden con su uso. En los destinados a tener contacto con el cuerpo humano, como sillas, sillones, taburetes, divanes y camas, aparece muy a menudo el elemento animal: patas de toro, de león, cabezas de pato, alas de pájaros, etcétera. Estos elementos "con vida" sugieren un significado simbólico y religioso. Por el contrario, los muebles destinados a contener o servir de soporte de objetos de uso cotidiano, como armarios, baúles, mesas... utilizan elementos de la arquitectura civil y religiosa, es decir, elementos "sin vida" como frisos, columnas o dinteles, esculpidos en la madera o pintados.

Para saber más

Instrumentos tallados con la forma de la diosa Hathor, hallados en Tell el-Farain.

Descubren instrumentos usados por los antiguos sacerdotes en un templo egipcio

Leer artículo

Objetos de uso cotidiano

Los hogares con categoría suficiente disponían de un despacho para llevar las cuentas, una sala con cofres especiales donde se guardaban los documentos en papiro una vez enrollados, atados y metidos en bolsas de cuero, y un cajón para guardar los instrumentos para la escritura. No encontraríamos aquí ninguna mesa, pues el escriba hacía su trabajo sentado en el suelo o en un taburete, con el papiro sobre sus rodillas. Por su parte, el mobiliario de la cocina constaba de una mesa, recipientes de barro y cerámica, y un horno de barro refractario.

Los hogares con categoría suficiente disponían de un despacho para llevar las cuentas, una sala con cofres especiales donde se guardaban los documentos.

Cofre de madera para contener ropa encontrado en la tumba de Hatnefer. MET, Nueva York.

Cofre de madera para contener ropa encontrado en la tumba de Hatnefer. MET, Nueva York.

Cofre de madera para contener ropa encontrado en la tumba de Hatnefer. MET, Nueva York.

Foto: PD

Las lámparas consistían en cuencos de barro o piedra llenos de grasa y con una mecha en el centro. Se colgaban de las paredes, o bien se colocaban sobre un soporte alto de madera. Por otra parte, no debemos olvidar la sabia tecnología ancestral que convertía el barro y las fibras vegetales, como el papiro, los juncos y las cañas, en toda clase de objetos de uso cotidiano. Esteras, persianas, cortinas, cojines, cestos y múltiples utensilios de barro sustituían la madera en los hogares humildes.

Para saber más

Busto de Nefertiti

TEST NG: ¿Cuánto sabes sobre el Antiguo Egipto?

Leer artículo