Tradiciones navideñas

El árbol de Navidad proviene de los paganos adoradores de árboles

El cristianismo adoptó y transformó las costumbres paganas relacionadas con el culto a los árboles sagrados. ¿Cuándo exactamente? Te lo explicamos.

Árbol de navidad profusamente adornado en un mercado navideño.

Árbol de navidad profusamente adornado en un mercado navideño.

Árbol de navidad profusamente adornado en un mercado navideño.

Foto: iStock

Un profeta del siglo VII a.C. llamado Jeremías dijo que "las costumbres de los pueblos son vanidad" porque un leño "con plata y oro lo adornan; con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva". Jeremías se refiere a la vanidad de adorar "objetos sin valor", propia de los paganos, en vez de venerar al Señor, "el Dios verdadero". A pesar de que el árbol de Navidad no existiese como tal, estos versículos revelan que cortar un árbol para adornarlo o, como hacían los babilonios, para dejar regalos debajo del mismo, es una costumbre ancestral. 

Tertuliano, padre de la iglesia y escritor que vivió entre los siglos II y III d.C., critica los cultos romanos paganos de colgar laureles en las puertas de las casas y encender luminarias durante los festivales de invierno. De hecho, los romanos adornaban las calles durante las Saturnales, pero fueron sobre todo los celtas quienes decoraron los robles con frutas y velas durante los solsticios de invierno. Era una forma de "reanimar" el árbol y asegurar el regreso del Sol y de la vegetación. Y es que desde tiempos inmemoriales, el árbol ha sido un símbolo de la fertilidad y de regeneración.

Artículo recomendado

Saturnalia, Antoine Callet

Una festividad pagana de la Antigua Roma originó la Navidad

Leer artículo

La Navidad también llega a los lugares más remotos del planeta.

La Navidad también llega a los lugares más remotos del planeta.

La Navidad también llega a los lugares más remotos del planeta.

Foto: iStock

El cristianismo adoptó y transformó estas tradiciones paganas ante la imposibilidad de erradicarlas. Un misionero llamado Bonifacio taló un árbol ante la mirada atónita de los lugareños y, tras leer el Evangelio, les ofreció un abeto, un árbol de paz que "representa la vida eterna porque sus hojas siempre están verdes" y porque su copa "señala al cielo”. A partir de entonces se empezaron a talar abetos durante la Navidad, y por algún extraño motivo se colgaron de los techos. Martín Lutero puso unas velas sobre las ramas de un árbol de Navidad porque, según dijo, centelleaban como las estrellas en la noche invernal. Esta costumbre se fue generalizando y actualmente dos ciudades bálticas se disputan el mérito de haber erigido por primera vez un árbol de Navidad en una plaza pública: Tallin (Estonia) en 1441 y Riga (Letonia) en 1510. 

Artículo recomendado

El Evangelio de San Mateo cuenta que unos magos llegados de Oriente fueron guiados por una estrella para que adorasen al rey de los judíos que acababa de nacer.

El origen de la tradición de los Reyes Magos y los regalos

Leer artículo