Genio noruego

Edvard Munch, un artista desesperado

Atormentado por las depresiones y refugiado en el alcohol, Edvard Munch escogió los caminos más oscuros de la vida para hacer de ellos el centro de su arte y poder pintar el lado más recóndito y afligido del alma humana.

Retrato del pintor Eduard Munch en 1921. El cuadro se encuentra actualmente en el parisino Museo de Orsay.

Foto: CordonPress

Considerado uno de los precursores del expresionismo, el pintor noruego Edvard Munch, nacido el 12 de diciembre de 1863 en Løten, Noruega, fue rápidamente reconocido como un innovador en Alemania y en Europa Central, y aunque sus obras más importantes las realizó en la década de 1890, ha sido su obra posterior la que más ha llamado la atención y en la que numerosos artistas se han inspirado.

La victoria de la pintura sobre el miedo

Sobre Munch han surgido muchos estereotipos, y aunque la mayoría son ciertos, lo que realmente define la grandeza de su obra fue el coraje del pintor a la hora de vencer sus miedos y poder legar a la historia del arte una extensa y valiosísima obra. Al final de su vida, el artista noruego escribió: "En mi arte he intentado explicarme la vida y su sentido, también he pretendido ayudar a los demás a entender su propia vida".

La infancia de Munch estuvo marcada por dos muertes prematuras: la de su madre y la de su hermana Sophie a causa de la tuberculosis. Estos tristes acontecimientos definirían su obra y la convertirían en una expresión de dolor y en una experiencia de la muerte, la soledad, la angustia e, inevitablemente, la vejez, temas que se convertirían en recurrentes en su obra. Pinturas como La niña enferma, Muerte en la habitación y Madre muerta con niña son repeticiones obsesivas que demuestran el fuerte impacto que tuvieron las pérdidas de su madre y su hermana en el artista.

Las muertes de su madre y de su hermana marcaron a Munch de tal manera que el dolor y la terrible experiencia de la muerte se convertirían en temas recurrentes en su obra.

El grito fue pintado en 1893 y probablemente sea el cuadro más famoso del pintor noruego. Actualmente se encuentra expuesto en la Galería Nacional de Oslo.

El grito fue pintado en 1893 y probablemente sea el cuadro más famoso del pintor noruego. Actualmente se encuentra expuesto en la Galería Nacional de Oslo.

Foto: CordonPress

El Grito y sus versiones

Durante su estancia en París en 1885, Munch entró en contacto los movimientos pictóricos más avanzados de la época liderados por artistas como Paul Gauguin y Toulouse Lautrec. El conocimiento de otros artistas condujo a Munch no sólo a concebir el arte de una manera distinta, sino a empezar a delimitar los rasgos que marcarían su obra futura: expresiones esquemáticas y el uso simbólico de los colores. Pero, por otra parte, la vida bohemia de París sumió a Munch en el alcoholismo y en una neurótica desesperación por el amor de una mujer, Emilie Thaulow.

En 1892, Munch se trasladó a vivir a Berlín, y en otoño de 1893 pintó en Niza la que tal vez se haya convertido en su obra más icónica, El grito, cuyo protagonista está inspirado en una momia peruana que el artista vio una vez en París –Munch realizó cuatro versiones de El grito: el original de 1893, expuesto en la Galería Nacional de Oslo; una segunda versión en el Museo Munch de Oslo que fue robada en 2004 y recuperada en 2006; una tercera que pertenece a la misma institución, y una cuarta en una colección privada–. En el cuadro de Munch aparece Ekebergskrenten (la cuesta de Ekeberg), en Oslo, un lugar que está muy lejos de la ciudad francesa desde la cual pintó el cuadro.

La obra más icónica del artista noruego, de la cual existen cuatro versiones, está inspirada en una momia peruana que estuvo expuesta en París.

Para saber más

Henri Marie Raymond de Toulouse-Lautrec-Montfa es el nombre completo de este artista que retrató como ninguno el París de finales de siglo XIX

Murió el 9 de septiembre de 1901

Toulouse Lautrec, el pintor de la Belle Époque

El 9 de septiembre de 1901 moría Henri Toulouse-Lautrec, un artista singular que se convirtió en el cronista más certero de la Belle Époque. Supo retratar como nadie el ambiente de Montmartre, con sus cabarets, sus artistas y todo tipo de personajes, más o menos sórdidos, que poblaban la noche parisina

Leer artículo

Munch y Van Gogh: caminos paralelos

La tradicional visión que tiene el espectador de El grito ha sido desmontada por el Museo Británico, ya que, según la institución, en la escena en realidad no hay nadie gritando. Para apoyar su teoría han mostrado una litografía en blanco y negro, del mismo autor, donde puede leerse: "Sentí un gran grito en toda la naturaleza". Según Giulia Bartrum, restauradora del Museo Británico, la imagen deja claro que el protagonista de la obra es una persona que está escuchando un grito y no una persona que está gritando. En el cuadro se reflejan los sentimientos del pintor cuando, a orillas de un fiordo noruego, contempló la naturaleza teñirse de rojo fuego, y, sin saber si escuchó o no un estruendo, ese hecho le hizo estremecerse.

La más que probable bipolaridad de Munch –que lo condujo hasta un psiquiátrico–, su desmedida pasión por las mujeres, sus relaciones tormentosas y el afán obsesivo-psicótico por autorretratarse ha hecho que muchos autores lo comparen con Vincent Van Gogh. Los aproximadamente cincuenta autorretratos que pintó a lo largo de su vida parecen obedecer a la necesidad de tener constancia de su propia existencia viendo constantemente su imagen plasmada en una tela o en una fotografía.

Asimismo, Munch tuvo una visión contradictoria del sexo femenino porque consideraba que las mujeres le distraían de la misión que tenía que llevar a cabo como artista. Pero en el camino del pintor se cruzó una rica heredera llamada Tulla Larsen. Tulla se obsesionó tanto por el artista noruego que no le importó que éste fuera un alcohólico crónico, sufriera graves depresiones ni que estuviera arruinado; Tulla quería casarse con él como fuera e incluso se ofreció a ayudarle económicamente. En un principio, Munch se dejó querer, pero poco a poco se fue apartando de ella y tanto llegó a agobiarle su compañía que llegó al extremo de querer ingresar voluntariamente en un sanatorio para librarse de ella. Resentida por la actitud de Munch, Tulla se inventó una enfermedad para obligar al artista a sentirse culpable. Y lo consiguió, de tal manera que Munch acabó pidiéndole por carta que se casara con él. Al final, Munch se arrepintió, pero cuando quiso echarse atrás, Tulla lo denunció aportando la carta como prueba. Según la ley sueca, las promesas de matrimonio debían cumplirse y aunque Munch se negó a pasar por el altar, al final se vio obligado a hipotecar su casa y empeñar todos su cuadros para poder pagar los costes del juicio. Finalmente, la relación se acabó el día en que tras una violenta pelea entre ambos, Munch recibió un balazo que le destrozó un dedo de la mano izquierda. A día de hoy aún se desconoce quien efectuó el disparo, pero el despreció que sentía Munch por Tulla quedó reflejado en el cuadro La muerte de Marat, donde aparece una figura con sus rasgos.

La tormentosa relación de Munch con una mujer llamada Tulla Larsen acabó tras una violenta pelea en la que el artista resultó con un dedo destrozado a consecuencia de un disparo de bala.

Autorretrato de Edvard Munch realizado en 1895.

Autorretrato de Edvard Munch realizado en 1895.

Foto: CordonPress

Un "demente" denostado por el nazismo

Tras la ruptura amorosa, Munch pintó Los hijos del Dr. Linde, considerada una obra maestra del arte moderno, Autorretrato con vino y Hombres bañándose. En 1909 regresó a Noruega, donde el industrial noruego Rasmus Meyer le compró una gran cantidad de cuadros de su colección. Tras publicar en 1918 un folleto llamado Friso de la vida, en el que incluyó sus obras maestras, Munch decidió retirarse por un tiempo debido a una afección ocular que le dificultaba poder pintar.

Bajo el dominio nazi en Alemania, las obras de Munch fueron retiradas de los museos al considerarse "degeneradas", por plasmar la muerte o tocar temas que eran considerados polémicos por el régimen. Con la invasión nazi de Noruega la cosa empeoró, ya que se retiraron todas su obras de los museos porque se creía que escandalizaban a los visitantes. Al ver que los invasores nazis lo consideraban un demente, Munch no quiso tener ningún tipo de relación con ellos.

La obra de Munch fue descalificada por el gobierno nacionalsocialista alemán y tildaron al artista de "demente", por lo que el pintor noruego obvió cualquier relación con los nazis.

La salud de Munch fue siempre muy frágil y, tal como llegó a contar el propio artista, "cuando nací se apresuraron a bautizarme, pues creían que moriría". El creador de El grito murió a causa de una neumonía, en silencio y en soledad, un 23 de enero de 1944 a los 80 años de edad dejando escritas estas palabras: "Enfermedad, locura y muerte fueron los tres ángeles que velaron mi cuna".

Para saber más

Su carácter arisco hizo que fuera trasladado a Bruselas y posteriormente a Londres. Aquí en un autorretrato.

Murió el 29 de julio de 1890

Van Gogh, un pintor atormentado

El 29 de julio de 1890 moría a los 37 años de edad Vincent Van Gogh, uno de los pintores más famosos y reconocidos a nivel mundial, cuyo difícil e inestable carácter marcaría profundamente su estilo artístico

Leer artículo

Para saber más

Museo Munch de Oslo

Visit Oslo

Temas Relacionados

Arte

Pintores famosos

Compártelo