Mujeres pioneras

Dolors Aleu, la primera médica española

Hija de una familia de la burguesía barcelonesa del siglo XIX, Aleu sacó provecho de su posición privilegiada y se convirtió en la primera mujer en conseguir un doctorado y ejercer la medicina en España. En su tesis utilizó los argumentos médicos que tan bien conocía para criticar el uso de una de las prendas femeninas por excelencia: el corsé.

Foto: Familia Cuyàs Robinson

Se inauguraba la segunda mitad del siglo XIX y la llamada Segunda Ola del feminismo impregnaba los discursos y el pensamiento de cada vez más mujeres. Un incipiente sufragismo empezaba a tomar forma en Estados Unidos, y en algunas partes de Europa las mujeres adquirían por primera vez en la historia el derecho de asistir a la Universidad. A pesar de que en España no fue así hasta el siglo XX, Dolors Aleu fue una de las primeras en cursar la carrera de Medicina, en ejercer su profesión y utilizar sus conocimientos para, entre otras cosas, denunciar la situación de opresión de las mujeres.

No fue casual que naciera en una familia burguesa afincada en Barcelona, pues su posición privilegiada le permitió asistir a las clases en la Universitat de Barcelona. Se requerían permisos especiales que su padre, un influyente político que ejerció cargos como el de teniente de Alcalde de Barcelona, jefe de la Policía Municipal o gobernador general de Cataluña, fue capaz de conseguir. Además, contaba con los recursos suficientes para pagar a dos escoltas que acompañaban a Dolors Aleu en su rutina académica.

Para saber más

La Roldana, primera mujer escultora de la corte española

La Roldana, primera mujer escultora de la corte española

Leer artículo

La primera médica española

Sin embargo, la vocación de Aleu por adquirir una formación fue el motor que la empujó a sortear todos las trabas que una mujer se encontraba en la época. Algo que también consiguieron dos compañeras suyas, Marina Castells y Elena Maseras. Maseras terminó los estudios antes que Aleu, pero lo cierto es que todas ellas fueron verdaderas pioneras al ser las primeras mujeres en licenciarse en Medicina en España. Las complicaciones burocráticas hicieron desistir a Elena Maseras, que terminó ejerciendo como profesora, y Marina Castells murió de manera prematura por complicaciones en su primer embarazo. Debido a estas desafortunadas circunstancias, Dolors Aleu se convirtió en la primera mujer en ejercer la profesión de médica en España.

La vocación de Aleu por adquirir una formación fue el motor que la empujó a sortear todos las trabas con la que una mujer se encontraba en la época

Durante 25 años trabajó en Barcelona en una consulta situada en la Rambla Catalunya con una amplia cartera de clientes, desde miembros de la burguesía catalana a la que ella misma pertenecía hasta prostitutas que ejercían en las calles de la ciudad. Se especializó en ginecología y pediatría y nunca le faltó el trabajo.

La doctora Dolors Aleu trabajando en su despacho.

La doctora Dolors Aleu trabajando en su despacho.

Foto: Familia Cuyàs Robinson

Dolors Aleu dejó a lo largo de su carrera diversos escritos por los que es recodada, como los Consejos a una madre. Sobre el régimen, limpieza, vestidos, sueño, ejercicio y entretenimiento de los niños, un texto divulgativo orientado a mejorar la vida de las madres. También escribió Consejos de una madre a sus hijos, donde advierte, entre otras cosas, de los peligros de enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea o la sífilis, siendo también una de las primeras personas en alertar sobre este tipo de patologías contagiosas.

Para saber más

El vibrador, de tratamiento médico a juguete sexual

El vibrador, de tratamiento médico a juguete sexual

Leer artículo

Contra el corsé

Pero si hay una obra con la que esta médica catalana contribuyó a mejorar la calidad de vida de las mujeres ésta fue su tesis doctoral, publicada en 1883: De la necesidad de encaminar por nueva senda la educación higiénico-moral de la mujer. En ella pone sus conocimientos científicos al servicio de la salud femenina, puesta en riesgo, en este caso, por las exigencia estéticas. Además de convertirla en la primera mujer española en alcanzar el grado de doctora, el texto es una crítica al uso del corsé, una prenda femenina que según las evidencias médicas que Aleu presentaba oprimía el tórax, dificultaba la respiración y la circulación y podía causar desmayos.

Esta imagen tomada en Barcelona hacia 1890 muestra la familia de Dolors Aleu, compuesta por sus dos hijos, Joan y Camil, y por su marido, Camil Cuyàs.

Esta imagen tomada en Barcelona hacia 1890 muestra la familia de Dolors Aleu, compuesta por sus dos hijos, Joan y Camil, y por su marido, Camil Cuyàs.

Foto: Familia Cuyàs Robinson

Casada con Camil Cuyàs en 1883, el matrimonio tuvo dos hijos. El más joven, Camil, seguía los pasos de su madre en la Facultad de Medicina cuando murió víctima de la tuberculosis. Dolors Aleu cayó en una profunda depresión, no volvió a ejercer la medicina y murió pocos años más tarde, en 1913 la edad de 55 años. Hacía apenas tres años que el rey Alfonso XIII había reconocido oficialmente el derecho de las mujeres a asistir a la universidad, una barrera que la perseverancia y la ambición de Dolors Aleu habían superado más de tres décadas antes.

Para saber más

Clara Campoamor: una vida de lucha por los derechos de la mujer

Clara Campoamor: una vida de lucha por los derechos de la mujer

Leer artículo

Compártelo