Detectan un posible túnel en Teotihuacán, México

La cavidad subterránea, de trazado rectilíneo y a unos diez metros de profundidad, pudo ser sellada por los propios teotihuacanos alrededor del año 100 a.C.

1 / 6

Foto: Melitón Tapia, INAH

1 / 6

Pirámide de la Luna

La investigación geofísica se ha llevado junto a la escalinata de la Pirámide de la Luna, en la ciudad prehispánica de Teotihuacán, al noreste de la Ciudad de México. 

Foto: INAH

2 / 6

Un túnel secreto

Según han comprobado los científicos gracias a nuevos sistemas de medición, un túnel rectilíneo correría del centro de la Plaza de la Luna a la Pirámide de la Luna.

Foto: INAH

3 / 6

Estudio geofísico

Tomografía eléctrica realizada el pasado mes de junio en la ciudad prehispánica de Teotihuacán, gracias a la cual los investigadores han hipotetizado sobre la existencia de un túnel secreto desconocido hasta ahora.

Foto: Melitón Tapia, INAH

4 / 6

Investigación conjunta

El estudio ha sido realizado conjuntamente por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Universidad Nacional Autónoma de México.

Imagen: Denisse Argote, INAH

5 / 6

Análisis preliminar

Gracias a las nuevas tecnologías los científicos son capaces de elaborar planos tridimensionales del subsuelo sin necesidad de realizar ningún tipo de perforación.

Imagen: Denisse Argote, INAH

6 / 6

Imágenes preliminares

Las imágenes preliminares sugieren la existencia de una cavidad recta a unos diez metros de profundidad. Lo más probable, según los científicos, es que se trate de un túnel, como ya se ha certificado en otras pirámides de centroamérica. 

Para saber más

Excavaciones arqueológicas

Historia

Hallazgos importantes en la Plaza de la Luna de Teotihuacán, México

La Plaza de la Luna antiguamente tenía una carga simbólica: unía el inframundo con el plano celeste y era muy distinta a como es ahora

Leer artículo

Una tomografía eléctrica (una técnica geofísica que consiste en inyectar corriente eléctrica en el subsuelo y medir la resistividad del mismo) realizada el pasado mes de junio en la ciudad prehispánica de Teotihuacán, al noreste de la Ciudad de México, sugiere la existencia de un túnel que correría del centro de la Plaza de la Luna a la Pirámide de la Luna, con un trazado rectilíneo y a unos diez metros de profundidad, según reveló ayer el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que ha realizado el estudio en colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México.

Con los datos procesados se crean modelos en 2D y en 3D que muestran un conducto relleno, quizá porque fue sellado por los propios teotihuacanos, según Verónica Ortega, la directora del Proyecto de Conservación Integral de la Plaza de la Luna. Los resultados definitivos se conocerán en los próximos meses pero el INAH ya adelanta que, al igual que la Pirámide del Sol y el Templo de Quetzalcóatl, la Pirámide de la Luna podría ocultar un conducto subterráneo que incluso podría corresponder a una de las etapas constructivas más tempranas de la edificación, del año 100 a.C.

Para saber más

Teotihuacán

México

Detectan tres cámaras subterráneas en el templo de la Serpiente Emplumada

El robot Tláloc II-TC, el artífice del hallazgo, ha localizado tres espacios, dos de ellos desconocidos, al final de un conducto subterráneo

Leer artículo

El hallazgo confirmaría que los teotihuacanos reprodujeron el mismo patrón de túneles asociados a sus grandes monumentos, cuya función sería la reproducción del inframundo, según ha comentado Ortega. La cavidad subterránea recreaba el origen de la vida, las plantas y los alimentos, por lo que su uso pudo ser estrictamente de carácter ritual, para efectuar ceremonias propiciatorias de los ciclos agrícolas. A diferencia del túnel de la Pirámide del Sol, que fue saqueado probablemente por los mexicas a comienzos del siglo XVI, el de la Pirámide de la Luna se encontraría cerrado y, por tanto, su investigación es una prioridad.

Compártelo