¿Cometió un error el genio florentino?

Desvelado el secreto del 'Salvator Mundi' de Leonardo da Vinci

Un estudio publicado recientemente ha certificado que el genio florentino no cometió un error en su representación del orbe portado por Cristo en esta obra maestra, sino que la bola es hueca y por eso no muestra la refracción y el reflejo lumínico esperados.

Salvator Mundi​ es una representación de Cristo como Salvator Mundi realizada por Leonardo da Vinci alrededor del año 1500.

Foto: CC

Un grupo de especialistas de la Universidad de Cornell ha estudiado un misterioso detalle que destaca en una de las obras más famosas del gran Leonardo da Vinci, el Salvator Mundi. Esta obra maestra del Renacimiento, pintada hacia 1500, fue subastada en 2017 y actualmente se encuentra en paradero desconocido. La pintura muestra a Jesús vestido con una túnica del siglo XVI y bendiciendo al espectador. El personaje sujeta en su mano izquierda una esfera de cristal que representa a la Tierra. Y este es el detalle que ha llamado la atención de los expertos y que ha sido objeto de un detallado estudio que se ha publicado en arXiv.

Técnicas de estudio punteras

El orbe que sujeta Jesucristo en este óleo no muestra signos de refracción ni el reflejo de la luz que cabría esperar, lo que llevó a muchos investigadores a pensar que el genio renacentista había cometido un error. Incluso había quien afirmaba que el cristal representado era sólido. Pero parece ser que en realidad no es así. Los investigadores de la Universidad de Cornell Marco Zhanhang Liang, Michael T. Goodrich y Shuang Zhao han creado una copia virtual de la pintura y han utilizado una herramienta de gráficos por ordenador (Maya, un software de modelado y animación en 3D) para renderizar la composición y sintetizar cómo se habría reflejado la figura de Cristo a través de esferas de diferentes materiales.

Los investigadores crearon una copia virtual de la pintura y utilizaron herramientas tecnológicas para representar cómo se habría reflejado la figura de Cristo a través de esferas de diferentes materiales.

Según sus conclusiones, la esfera que pintó Leonardo estaba hueca. "Eso explicaría su aparente falta de distorsión de fondo y sus tres puntos blancos. Al sintetizar imágenes bajo configuraciones que varían las iluminaciones y las propiedades del material de la esfera, probamos si es ópticamente posible producir una imagen que muestre la esfera de forma similar a como aparece en la pintura", apuntan los expertos.

Detalle del orbe de la obra de Leonardo da Vinci.

Detalle del orbe de la obra de Leonardo da Vinci.

Foto: CC

¿Cometió un error Leonardo?

En el estudio también se analizó si era posible que el orbe fuera una bola sólida de calcita, pero se considera poco probable. Según los cálculos del equipo de estudiosos, la esfera tiene un radio de 6,8 cm y se encuentra 25 cm por delante de la figura de Jesús. Su grosor, teniendo en cuenta estas proporciones, no podría por lo tanto tener más de 1,3 milímetros. Las sombras de la pintura sugieren una iluminación cenital y otra difusa general. Los pliegues de la túnica de Cristo, tal como aparecen por detrás del orbe, apuntan a que Leonardo (que entonces estudiaba óptica) "entendió las propiedades ópticas de las bolas huecas y cómo evitar distraer las distorsiones ópticas de la representación de los pliegues de la túnica del sujeto". En realidad, el genio florentino no cometió ningún error a la hora de recrear el orbe, sino que pintó la esfera hueca conscientemente. Si el globo hubiera sido sólido, habría actuado como una lente convexa que invierte, revierte y magnifica cualquier objeto que se encuentre detrás, lo que no ocurre en esta obra, afirman los investigadores.

Por todo ello, los especialistas concluyen que esta "representación ópticamente precisa que coincide cualitativamente con la de la pintura es realmente posible utilizando materiales, fuentes de luz y conocimientos científicos que estaban disponibles para Leonardo da Vinci alrededor del año 1500".

Para saber más

Mona Lisa, los enigmas de la obra maestra de Leonardo da Vinci

Los enigmas de la Mona Lisa

Leer artículo

Compártelo