Hace entre 200.000 y 40.000 años

El destete de los neandertales tenía lugar a los seis meses de edad

Hasta ahora se creía que el destete de los recién nacidos neandertales se producía más tarde que el del Homo sapiens. Un reciente estudio internacional coordinado por la Universidad de Ferrara y de Bolonia arroja luz sobre este tema.

Foto: Ullstein / Lombard / Cordon Press

Todo lo que sabemos sobre el Homo neanderthalensis -comúnmente conocido como neandertal- es fruto del minucioso trabajo de arqueólogos y expertos que durante años han reconstruido pieza a pieza sus características físicas, su fisionomía, sus hábitos e incluso sus flujos migratorios. Ahora, se añade a este conocimiento un nuevo elemento que podría redefinir aquello que hasta ahora creíamos saber sobre los neandertales.

Las teorías sobre la desaparición repentina en términos históricos de los neandertales, que vivieron entre hace 200.000 y 40.000 años, son diversas. Según algunas de ellas, su extinción se podría haber debido, en parte, a tiempos de destete más largos que los nuestros y, por consiguiente, a un periodo fértil menor.

Para saber más

Neandertales, más cerca de nosotros

Neandertales, más cerca de nosotros

Leer artículo

Pero según un estudio reciente titulado Early life of Neanderthals publicado en la revista científica estadounidense PNAS y basado en un estudio del grupo internacional coordinado por Marco Peresani, profesor de la Universidad de Ferrara, y por Stefano Benazzi, profesor del Departamento de Bienes Culturales de la Universidad de Bolonia, los neandertales recién nacidos tenían los mismos ritmos de destete y de crecimiento que el hombre moderno.

La Cueva de Fumane, accesible al público.

La Cueva de Fumane, accesible al público.

Foto: M.Dalla Pegorara / Università di Ferrara

Análisis de los dientes

Los expertos han llegado a esta conclusión gracias a los análisis realizados en tres dientes de leche que fueron encontrados en el noreste de Italia. Los hallazgos proceden de tres sitios del Paleolítico Medio datados entre hace 70.000 y 50.000 y ubicados en el Véneto: la Cueva de Fumane, la Cueva de Nadale y el Riparo del Broion.

El estudio ha determinado la edad de destete de los neandertales examinando las líneas de crecimiento, es decir, las pequeñas líneas oscuras que, como ocurre con los árboles, se forman en los dientes durante el desarrollo. Partiendo del análisis de estas líneas, los investigadores han logrado determinar la edad a partir de la cual los neandertales recién nacidos empezaban a ingerir comida sólida: en torno a los seis meses.

La edad de destete de los neandertales se ha determinado examinando las líneas de crecimiento de los dientes encontrados en tres yacimientos del norte de Italia.

Según Peresani y su equipo, neandertales y Homo sapiens compartieron las mismas necesidades energéticas durante los primeros meses de vida, e incluso crecían al mismo ritmo. Así, su peso debió ser muy parecido al de nuestros recién nacidos. “Esto indicaría una gestación muy similar, un proceso de desarrollo parecido durante las primeras etapas de la vida y quizás también un intervalo de tiempo menor entre embarazos del que se pensaba hasta ahora”, explica el profesor Stefano Benazzi de la Universidad de Bolonia.

Un grupo de mujeres y hombre neandertales acampados delante de una cueva.

Un grupo de mujeres y hombre neandertales acampados delante de una cueva.

Foto: Ullstein / Lombard / Cordon Press

Los pequeños neandertales empezaban a consumir comida sólida alrededor del sexto mes, cuando la leche materna dejaba de ser un alimento suficiente para su desarrollo. “Si comparamos con el resto de primates, es muy probable que los recursos energéticos que requiere el crecimiento del cerebro humano conlleve la necesidad de introducir la comida sólida en la dieta de los recién nacidos antes”, añade Federico Lugli, investigador de la Universidad de Bolonia y coautor del estudio.

Una población sedentaria

Además, el análisis de los hallazgos ha permitido a los investigadores arrojar luz sobre otros aspectos de la vida de los grupos de neandertales que se establecieron en el norte de Italia. Según el mismo estudio, “se movían menos de lo que se había hipotetizado hasta ahora. Los análisis de los isótopos de estroncio presentes en los dientes estudiados indican, de hecho, que estos niños han permanecido gran parte del tiempo cerca de su lugar de origen: un comportamiento que denota una mentalidad moderna, conectado probablemente a un uso cuidadoso de los recursos que tenían disponibles en aquella región”, apunta Wolfgang Müller, profesor del Goethe University Frankfurt (Alemania) y coordinador del análisis.

El curso de las excavaciones arqueológicas en la Cueva de Nadale están bajo la dirección de la Universidad de Ferrara.

El curso de las excavaciones arqueológicas en la Cueva de Nadale están bajo la dirección de la Universidad de Ferrara.

Foto: R. Baria / Università di Ferrara

“A pesar de que hubo un descenso generalizado de las temperaturas durante el periodo analizado, el noreste de Italia ha sido casi siempre una región rica en recursos en cuanto a lo que concierne a la alimentación, de diversidad de ambientes naturales y de gran presencia de cuevas: todos ellos elementos que contribuyen a explicar la supervivencia de los neandertales en este área hasta desde 45.000 años atrás”, concluye el profesor Marco Peresani.

Para saber más

¿Coincidieron los neandertales y los humanos modernos?

¿Coincidieron los neandertales y los humanos modernos?

Leer artículo

Compártelo