Hallazgo en el fondo marino

Descubren unas anclas de piedra de la Antigua Grecia frente a la costa de Siracusa

Los trabajos de identificación y recuperación han determinado que estas evidencias arqueológicas datan de entre los siglos VIII y V a.C.

Anclas arcaicas antigua grecia

Anclas arcaicas antigua grecia

Dos anclas, una de forma ovoide y otra irregular, han sido descubiertas en la costa siciliana a unos 15 metros de profundidad. 

Regione Siciliana / Soprintendenza del Mare

El fondo del mar esconde una infinidad de tesoros que sus aguas han alejado del abasto de la humanidad, en algunos casos permaneciendo ocultos durante varios siglos.

Así, la costa siciliana ha sido escenario de un descubrimiento excepcional: dos anclas de piedra que datan de la Grecia Antigua, asentadas en el lecho marino a unos 15 metros de profundidad, camufladas entre rocas y posidonia oceánica frente a la costa de Siracusa.

Un equipo de buzos de la Superintendencia Marítima de la Región Siciliana y la Unidad de Buceo de la Guardia di Finanza han sido los organismos encargados de su recuperación. Más tarde podrán ser exhibidas y admiradas por el público en un museo local. 

VERIFICACIÓN Y DATACIÓN

Tras inspeccionar una gran área del suelo marino de la zona gracias a las pistas recibidas a través de un aviso ciudadano, se confirmó la presencia de las anclas y las autoridades competentes iniciaron un proceso de identificación subacuático que descubriría que estas datan aproximadamente de finales de la Edad del Hierro, específicamente durante la época arcaica de la Antigua Grecia. 

Buzos nclas arcaicas antigua grecia

Buzos nclas arcaicas antigua grecia

Un equipo conjunto de buzos de autoridades sicilianas han colaborado en la verificación y recuperación de las piezas. 

Regione Siciliana / Soprintendenza del Mare

La técnica empleada para este estudio es la fotogrametría, muy usada en arqueología para documentar objetos y yacimientos a partir de modelos  tridimensionales. 

Los resultados obtenidos muestran un ancla de forma ovoide con un agujero distal y un ancla lítica de tres agujeros, de unos 70 centímetros de tamaño. La característica principal de esta última es que su forma es irregular, sugiriendo que no ha sido trabajada en la superficie. El orificio superior redondo serviría como punto de amarre del cabo de pequeñas embarcaciones. 

El uso de este tipo de anclas precede al de las anclas de hierro y se han utilizado hasta hace relativamente poco. 

El PERIODO ARCAICO GRIEGO

Esta etapa de la Antigua Grecia se caracteriza por un resurgir en la historia de esta civilización tras una etapa considerada como la "época oscura", donde predominó la decadencia y el territorio se dividió en reinos que más tarde pasarían a ser ciudades-estado dirigidas por gobiernos oligárquicos. 

Sin embargo, a partir del año 800 a.C., se produce un fenómeno clave para la expansión de Grecia más allá de sus fronteras actuales: la profunda crisis económica propició la emigración, y los griegos tomaron el mar Mediterráneo con el objetivo de buscar nuevas tierras para levantar ciudades

Este fenómeno daría lugar a la presencia de grandes cantidades de embarcaciones en la zona del actual mar Jónico, donde se ubica la costa de Siracusa, y explicaría por tanto la presencia de las anclas recientemente descubiertas así como otras evidencias arqueológicas que forman parte de un valioso patrimonio cultural.