Extraordinario hallazgo

Descubren tres campamentos romanos que revelan como Roma se apropió del reino nabateo

Se han descubierto tres campamentos romanos en Jordania y Arabia Saudí que apuntan a que la adquisición del reino nabateo pudo haber sido más difícil de lo que se creía.

Campamentos romanos Arabia (F. Bqa'in 2)

Campamentos romanos Arabia (F. Bqa'in 2)

Vista oblicua del campamento central, desde el este.

F. Bqa'in

Un equipo de arqueología de la Universidad de Oxford ha identificado tres (posiblemente cuatro) campamentos romanos del siglo II d.C. en territorio de Jordania y Arabia Saudí. Este descubrimiento es una evidencia de una campaña militar desconocida hasta ahora y no documentada: según el equipo, esto sugiere que la adquisición romana del reino nabateo, que hasta ahora se creía una transición pacífica, fue más complicada de lo que se creía. Un estudio sobre el descubrimiento ha sido publicado en la revista Antiquity.

Vídeo: Curiosidades de emperadores romanos

Los campamentos descubiertos

Dos de los campamentos descubiertos se encuentran en el este de Jordania, mientras que el tercero se halla en la frontera de este país con Arabia Saudí: de estos, el que se encuentra más al oeste es mucho más grande que los otros. Los arqueólogos afirman que hay otro posible campamento al oeste de estos tres, en la ubicación del fuerte de Bayir, de época omeya. Su ubicación ha sido descubierta mediante el análisis de imágenes por satélite de libre acceso, como Google Earth.

 

Campamentos romanos Arabia (Autores del estudio)

Campamentos romanos Arabia (Autores del estudio)

Mapa de los campamentos encontrados (en azul). Al oeste, en verde, el hipotético cuarto campamento.

Autores del estudio

 

El doctor Michael Fradley, que ha dirigido la investigación, afirma que están “casi seguros de que fueron construidos por el ejército romano, dada la típica forma de naipe de los recintos, con entradas opuestas a cada lado”. El equipo considera que se trata de campamentos temporales y que “es posible que sólo se utilizaran durante unos días o semanas”. Los han datado a principios del siglo II d.C., lo cual coincidiría con la fecha de la desaparición del reino nabateo, que pasó a manos de los romanos en el año 106 después de la muerte de su último rey, Rabel II Sóter.

Fradley afirma que el nivel de conservación de los campamentos es “realmente notable”. Mike Bishop, experto en ejércitos romanos, añade que se trata deun nuevo hallazgo espectacular y una nueva e importante perspectiva de las campañas romanas en Arabia. Los fuertes y fortalezas romanos muestran cómo Roma controlaba una provincia, pero los campamentos temporales revelan cómo la adquirieron en primer lugar”.

Campamentos romanos Arabia (F  Bqa'in)

Campamentos romanos Arabia (F Bqa'in)

Vista aérea oblicua del campamento occidental, desde el noreste.

F. Bqa'in

Una campaña militar para asegurar el territorio

Un detalle importante es que las cuatro ubicaciones de encuentran en línea recta, lo cual hace pensar a los investigadores que formaban parte de una ruta. En opinión de los investigadores, su propósito fue albergar a tropas enviadas para asegurar el territorio, lo cual hace pensar que la anexión romana del reino nabateo no fue tan pacífica ni fácil como se creía o que, por lo menos, requirió de cierta presencia militar. Según el doctor Fradley, “estos campamentos de marcha […] sugieren que la anexión romana del reino nabateo tras la muerte del último rey [...] no fue un asunto sencillo, y que Roma actuó con rapidez para asegurar el reino.

 

Campamentos romanos Arabia (R  Bewley)

Campamentos romanos Arabia (R Bewley)

Vista oblicua del campamento occidental desde el suroeste. Las posibles divisiones internas rectilíneas son visibles en la parte inferior e izquierda del recinto.

R. Bewley

 

El investigador afirma que la línea formada por estos campamentos discurría a lo largo de una ruta periférica de caravanas que unía Bayir y Dûmat al-Jandal. “Esto sugiere una estrategia para evitar la ruta más utilizada por el Wadi Sirhan, añadiendo un elemento de sorpresa al ataque”. Una incógnita a la que intentan encontrar respuesta es por qué el campamento situado más al oeste es tan grande: “¿Se dividió la fuerza y, de ser así, adónde fue a parar la otra mitad? ¿Fue la mitad aniquilada en una batalla, o permanecieron en el campamento occidental para reabastecer de agua a los otros campamentos?

La posición de los campamentos revela otras cosas, como el tipo de tropas desplazadas. La distancia entre sus posiciones es de entre 37 y 44 kilómetros, una distancia que según el equipo era demasiado grande para ser cubierta por la infantería en un día considerando lo árido del territorio, el equipo que llevaban consigo y el hecho de que, tras llegar, habrían tenido que construir algún tipo de estructura inicial para el campamento. Por ello los investigadores creen que fueron construidos por unidades de caballería, posiblemente a lomos de camellos, que podían cubrir esa distancia y disponer de suficiente tiempo al llegar para empezar a construirlo antes de que cayera la noche.