Rollos de Qumrán

Descubren textos ocultos en algunos manuscritos del mar Muerto

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto mediante el uso de imágenes mulitespectrales letras y palabras en algunos fragmentos de manuscritos que se conservan en la Biblioteca John Rylands de Mánchester.

Los manuscritos del mar Muerto, casi todos redactados en hebreo y arameo, se descubrieron 1946 en las cuevas de Qumrán, en Cisjordania.

Foto: Universidad de Manchester

Joan Taylor, investigadora del King's College de Londres, ha realizado un importante descubrimiento mientras estudiaba algunos fragmentos pertenecientes a un grupo de manuscritos del mar Muerto que se conservan en la Biblioteca John Rylands de la Universidad de Manchester: unos textos ocultos en lo que se creía que era una página en blanco.

Los manuscritos del mar Muerto fueron descubiertos en 1946 en las cuevas de Qumrán, en Cisjordania, y casi todos están redactados en hebreo y arameo. La mayoría fueron escritos entre 250 a.C. y 66 d.C., poco antes de la destrucción del Templo de Jerusalén por los romanos en el año 70. Los textos que se conservan en Mánchester, descubiertos en la cueva 4, fueron regalados en 1950 por el gobierno jordano a Ronald Reed, un experto en cuero de la Universidad de Leeds. Reed estudió los documentos y en 1997 donó su colección a la Universidad de Manchester, donde se han conservado sin que nadie los haya vuelto a estudiar. Hasta ahora.

Para saber más

Qumrán

Qumrán

Leer artículo

Letras y líneas ocultas

Cuando Joan Taylor, que participa en este estudio junto con Marcello Fidanzio, profesor de Teología de la Universidad de Lugano, y Dennis Mizzi, profesor titular de Judaísmo Hebreo Antiguo en la Universidad de Malta, examinó los fragmentos en seguida pensó que era muy probable que alguno de ellos contuviera una letra. "Al mirar uno de los manuscritos con una lupa, me pareció ver una letra pequeña y descolorida, la letra hebrea ‘L’. Francamente, dado que se suponía que todos estos trozos estaban en blanco e incluso habían sido cortados para estudios de cuero, pensé que podría estar imaginando cosas", explica la investigadora.

Al mirar uno de los manuscritos con una lupa, me pareció ver una letra pequeña y descolorida, la letra hebrea ‘L’, explica Joan Taylor.

Entonces Taylor decidió realizar imágenes multiespectrales (una técnica que captura diferentes longitudes de onda del espectro electromagnético, incluidas algunas invisibles a simple vista) de todos los fragmentos de más de un centímetro y que a simple vista parecían estar en blanco. Ella y su equipo tomaron 51 fotografías y escogieron seis de ellas para realizar un análisis más minucioso. De estas seis, por lo menos cuatro "tienen textos en hebreo o arameo legibles escritos en tinta a base de carbono", según Taylor. "Sólo hay unos pocos en cada fragmento, pero son como piezas perdidas de un rompecabezas que encuentras debajo de un sofá", continúa la especialista.

Taylor y su equipo tomaron 51 fotografías y escogieron seis para hacer un análisis más minucioso. De ellas, por lo menos cuatro contienen textos legibles.

El análisis de los fragmentos reveló asimismo líneas regladas y pequeños vestigios de letras. Uno de los textos se compone de hasta cuatro líneas que suman un total de entre 15 y 16 letras, parcialmente conservadas. Entre estas palabras, según Dennis Mizzi, se puede leer claramente la palabra shabat (sábado).

El libro de Ezequiel

"Todavía estamos trabajando para descubrir las letras que son visibles en los fragmentos", comenta el equipo investigador. Pero aunque es pronto para conocer su significado, piensan que algunos de los escritos podrían estar relacionados con el bíblico libro de Ezequiel, uno de los principales libros proféticos del Antiguo Testamento. En él se registran las siete visiones que tuvo el profeta Ezequiel, que estuvo exiliado en Babilonia entre los años 593 y 571 a. C.

Los investigadores piensan que algunos de los escritos podrían estar relacionados con el libro de Ezequiel, uno de los principales libros proféticos del Antiguo Testamento.

No es ésta la primera vez que se los estudiosos han creído que supuestamente algunos fragmentos en blanco de los manuscritos del mar Muerto contenían texto. En 2018, otro grupo de investigadores anunció que las imágenes en infrarrojo habían revelado letras y palabras en hebreo en varios fragmentos.

Este nuevo estudio forma parte del proyecto Network for the Study of Dispersed Qumran Cave Artefacts and Archival Sources (DQCAAS). El equipo tiene prevista la publicación de los resultados próximamente.

Para saber más

Nuevos restos de escritura en fragmentos de los Manuscritos del Mar Muerto

Fragmentos con escrituras ocultas

Leer artículo

Compártelo