tesoros arqueológicos

Descubren un tesoro de monedas vikingas en la isla de Man

Esta pequeña isla en el mar de Irlanda, vuelve a ser el escenario del descubrimiento de un tesoro de época vikinga. Esta vez compuesto por monedas y fragmentos de brazaletes de plata.

Algunas de las piezas que componen el tesoro de monedas y objetos de plata recientemente descubierto en la isla de Man.

Algunas de las piezas que componen el tesoro de monedas y objetos de plata recientemente descubierto en la isla de Man. Foto: Manx National Heritage

El rico legado vikingo de la isla de Man acaba de verse aumentado por el descubrimiento de un último tesoro que se suma al que hace unos meses fue localizado en la isla. El reciente hallazgo consta de 87 monedas de plata, trece piezas cortadas y varios fragmentos de brazaletes de plata. Fue descubierto el pasado abril por la detectora de metales Kath Giles (la misma que realizó el hallazgo de finales de 2020). Este descubrimiento vuelve a poner en el mapa de la era vikinga a esta pequeña isla del mar de Irlanda.

Kath Giles, la buscadora de metales que ha descubierto este tesoro de época vikinga.

Foto: Manx National Heritage

Para saber más

Descubierto un tesoro de joyas vikingas en la isla de Man

Descubierto un tesoro de joyas vikingas en la isla de Man

Leer artículo

El valor de la plata

Las monedas que componen el tesoro que acaba de descubrirse miden alrededor de dos centímetros de diámetro y pesan alrededor de un gramo. La mayoría se han datado desde la década de 990 d.C. hasta la de 1030. Según Allison Fox, conservadora de Arqueología del Manx National Heritage, "este es un hallazgo maravilloso que nos ayuda a comprender mejor la sorprendentemente compleja economía de la época vikinga en la isla de Man y alrededor del área del mar de Irlanda. Kristin Bornholdt-Collins, investigadora independiente y numismática de New Hampshire, en Estados Unidos, ha confirmado que el tesoro incluye monedas de un centavo acuñadas en Dublín [de un tipo conocido como hiberno-manx], Inglaterra, la Alemania actual y la propia isla de Man [lo que ilustra la importancia de las redes comerciales en esa época].

Al igual que nuestras monedas modernas, muchas presentan una efigie del monarca reinante. En las monedas irlandesas y de la isla de Man, se aprecia el perfil del rey Sihtric Silkbeard (barba de seda), que fue rey nórdico de Dublín entre 989 y 1036 d.C. También se puede ver a Canuto, rey de Inglaterra, Dinamarca y Noruega, al rey Etelredo II de Inglaterra y también a un emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Otón de Sajonia. Algunas de las monedas tienen un diseño llamado de 'cruz larga' en el reverso. Estas líneas se usaron para cortar las monedas cuando literalmente solo se necesitaba medio centavo. Las piezas de plata cortadas que se han descubierto junto con las monedas forman parte de un sistema de pago flexible, donde el valor dependía del peso y de la pureza de la plata. Creemos que el contenido de plata de estas piezas es superior al noventa por ciento", concluye la investigadora.

Moneda con la efigie del rey Sihtric Silkbeard (barba de seda).

Foto: Manx National Heritage

Fragmentos de un brazalete de plata decorada.

Foto: Manx National Heritage

Algunas de las monedas tienen un diseño llamado de 'cruz larga' en el reverso. Estas líneas se usaron para cortar las monedas cuando literalmente solo se necesitaba medio centavo.

Por su parte, Kristin Bornholdt Collins ha comentado lo siguiente respecto al hallazgo: "Este es el cuarto tesoro de monedas de la época vikinga que se encuentra en la isla de Man en los últimos cincuenta años. Es posible que las piezas que lo componen se hayan ido agregando con el tiempo, como si fuera una especie de hucha, lo que vemos por algunas de las monedas más antiguas, aunque en su mayor parte es un reflejo directo de lo que circulaba en la isla y sus alrededores a finales de la década de 1020-1030. Al igual que el tesoro de Glenfaba, de fecha similar, pero mucho más grande, hallado en la isla en 2003, este nuevo tesoro podría compararse con una "billetera" que contiene todo tipo de tarjetas de crédito, billetes y monedas, quizá de diferentes nacionalidades (como cuando uno se prepara para viajar al extranjero), y muestra la variedad de monedas disponibles en la época para un comerciante del mar de Irlanda o un habitante de Man.

Estos dos tesoros juntos brindan una excelente oportunidad de estudiar hasta el detalle de los troqueles utilizados para golpear las monedas. Tener este material comparativo perfectamente fechado de hallazgos separados es muy inusual y esencialmente 'duplica' el valor de cada uno de ellos. Además de la variedad de monedas, ambos tesoros contienen una porción significativa de plata en forma de lingotes (los fragmentos de brazaletes cortados funcionarían como tales), que se habrían pesado y posiblemente probado por su calidad en el curso de las transacciones. Esto es habitual generalmente en hallazgos vikingos de los siglos IX y X, pero también parece ser una característica especial de los últimos tesoros localizados en la isla de Man. Tal vez se deba a que el lingote era especialmente útil para el comercio internacional, ya que era práctico para transacciones de cualquier tipo y estaba descentralizado; era una moneda sin fronteras ni afiliación política. En este sentido sería un equivalente moderno a una criptomoneda. ¡Incluso podríamos decir que era algo así como la bitcoin original! Parece lógico, entonces, que fuera tan popular en un centro comercial tan cosmopolita como era en aquel entonces la isla de Man, incluso varias décadas después del siglo XI, cuando la plata acuñada estrictamente regulada estaba a punto de convertirse en la norma en el norte de Europa".

Kath Giles y Allison Fox, conservadora de Arqueología, posando con algunas piezas del tesoro.

Foto: Manx National Heritage

¿Un depósito a corto plazo?

En la isla de Man se han producido varios descubrimientos de tesoros mixtos de monedas de plata de ese período y de objetos de plata extraída de la isla. Todos ellos fueron el resultado de una ocultación deliberada y en muchos casos se escondieron con la intención del propietario de recuperar sus propiedades posteriormente, como parece ser el caso del último hallazgo. Las investigadoras piensan que, por su riqueza, este conjunto de piezas de plata habría pertenecido a un individuo con un estatus social relativamente elevado.

Las circunstancias completas que rodearon la ocultación de este tesoro (de tamaño mediano y posiblemente acumulado durante un período de pocos años) probablemente seguirán siendo un misterio, pero lo más probable es que fuera un hecho aislado, posiblemente apresurado, en respuesta a una amenaza puntual, o tal vez fuera el equivalente a un depósito a corto plazo. Es difícil de precisar. Lo que sí se atreven a aventurar las investigadoras es la fecha de ocultación del tesoro, que se ha podido fechar aproximadamente alrededor del año 1035. Este es uno de los últimos momentos en que se produjeron ocultaciones de tesoros de metales preciosos durante la época vikinga, ya que esta práctica solo se prolongaría unos cuarenta años más (los tesoros más antiguos datan de la década de 950).

Lo que sí se atreven a aventurar las investigadoras es la fecha de ocultación del tesoro, que se ha podido fechar aproximadamente alrededor del año 1035. Este es uno de los últimos momentos en que se produjeron ocultaciones de tesoros de metales preciosos durante la época vikinga.

Está previsto que el tesoro se exponga en la nueva Galería Vikinga del Museo Manx a partir del 14 de julio. Después viajará fuera de la isla para su estudio por parte del Treasure Valuation Committee, un comité independiente que se reúne en el Museo Británico y que brinda asesoramiento científico y técnico sobre antigüedades.