Neolítico en la península ibérica

Descubren que las sandalias más antiguas del sur de Europa son las halladas en una cueva de Granada

Un nuevo estudio llevado a cabo por un equipo multidisciplinar de investigadores ha analizado una gran colección de cestas y sandalias de esparto que fueron descubiertas en la cueva de los Murciélagos de Albuñol, en Granada. Los resultados revelan que estos objetos fueron elaborados entre los años 7500 y 4200 a.C. por grupos de cazadores-recolectores que poblaban la zona.

Dos de las sandalias de esparto que fueron recuperadas de la Cueva de los Murciélagos y que hoy se conservan en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Dos de las sandalias de esparto que fueron recuperadas de la Cueva de los Murciélagos y que hoy se conservan en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Dos de las sandalias de esparto que fueron recuperadas de la Cueva de los Murciélagos y que hoy se conservan en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Susana Vicente Galende / Proyecto MUTERMUR

La Cueva de los Murciélagos está situada en la costa granadina, al sur de Sierra Nevada y a dos kilómetros de la localidad de Albuñol. A una altitud de 450 metros sobre el nivel del mar, la Cueva de los Murciélagos es uno de los enclaves arqueológicos más importantes del Neolítico en la península ibérica por la singular conservación que experimentan en su interior los materiales orgánicos debido a la total carencia de humedad. La cueva, de difícil acceso, fue descubierta en 1831 por Juan Martín, propietario de unas tierras, que encontró en su interior una gran abundancia de de excrementos de murciélago.

Cuarenta años más tarde, tras el hallazgo de una veta de galena (un mineral rico en plomo), una compañía minera empezó la explotación del yacimiento, y durante los trabajos de extracción aparecieron los cuerpos parcialmente momificados de 68 individuos junto a lo que parecían elementos de un ajuar funerario: punzones de hueso, puntas de flecha, herramientas de piedra y, lo más fascinante de todo, restos de cestos y una veintena de sandalias de esparto.

Vista del interior de la Cueva de los Murciélagos, en la localidad granadina de Albuñol.

Vista del interior de la Cueva de los Murciélagos, en la localidad granadina de Albuñol.

Vista del interior de la Cueva de los Murciélagos, en la localidad granadina de Albuñol.

Blas Ramos Rodríguez (Universidad de Granada)

Las sandalias más antiguas

La ignorancia provocó que muchos de aquellos hallazgos sirvieran como combustible para una caldera, fueran repartidos entre los habitantes de la zona o, simplemente, se perdieran para siempre. De los cuerpos encontrados tan solo se conserva el cráneo de un niño en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Ahora, gracias a un estudio multidisciplinar de los materiales que se han conservado, se ha podido descubrir que la cestería y las sandalias de la Cueva de los Murciélagos de Albuñol son las más antiguas del sur de Europa, confeccionadas por las primeras comunidades de agricultores del Neolítico. 

La ignorancia provocó que muchos de aquellos hallazgos sirvieran como combustible para una caldera o fueran repartidos entre los habitantes.

(A) Mazo, (B) y (C) Sandalias encontradas en la Cueva de los Murciéagos y que han sido motivo de nuevos análisis.

(A) Mazo, (B) y (C) Sandalias encontradas en la Cueva de los Murciéagos y que han sido motivo de nuevos análisis.

(A) Mazo, (B) y (C) Sandalias encontradas en la Cueva de los Murciéagos y que han sido motivo de nuevos análisis.

Proyecto MUTERMUR

El estudio, en el que se analizan 76 objetos elaborados con materiales orgánicos (madera, caña y esparto), que fueron descubiertos en el transcurso de la actividad minera llevada a cabo durante el siglo XIX, acaba de publicarse en la revista Science Advances y está liderado por investigadores de la Universidad de Alcalá (UAH) y la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Para llevar a cabo la investigación se ha estudiado la materia prima y la tecnología empleada, y tras las dataciones por carbono-14 ha podido determinarse que estos elementos tienen una antigüedad de entre 7.500 y 4.200 años. 

Cestos de esparto de 9.500 años de antigüedad que presentan una gran similitud con algunos trabajos de esparto que se conservan en el sureste de España.

Cestos de esparto de 9.500 años de antigüedad que presentan una gran similitud con algunos trabajos de esparto que se conservan en el sureste de España.

Cestos de esparto de 9.500 años de antigüedad que presentan una gran similitud con algunos trabajos de esparto que se conservan en el sureste de España.

Proyecto MUTERMUR

Todos los investigadores forman parte del proyecto MUTERMUR, cuyo objetivo es poner en valor y dar a conocer la Cueva de los Murciélagos. Según los científicos, los próximos pasos previstos serán ocuparse de la documentación gráfica y la limpieza superficial del yacimiento para, de este modo, contribuir a la difusión internacional de los resultados de este importante estudio.

Para saber más

Equipo de arqueólogos durante los trabajos de investigación en el Portalón en el yacimiento de Atapuerca.

Descubren en Atapuerca los primeros suelos de hogar del Neolítico

Leer artículo

Un yacimiento único en europa

Y es que una de las principales conclusiones del estudio es que esta es la primera evidencia directa de cestería elaborada por sociedades de cazadores-recolectores durante el Mesolítico en el sur de Europa y constituye, también, un conjunto único de otras herramientas de origen orgánico (sandalias y una maza de madera) asociados a las primeras comunidades agrícolas del Neolítico.

"Las nuevas dataciones de los cestos de esparto de la Cueva de los Murciélagos de Albuñol nos abren una ventana de oportunidades para entender a las últimas sociedades de cazadores-recolectores de principios del Holoceno", ha declarado Francisco Martínez Sevilla, investigador del Área de Prehistoria de la UAH.

"Las nuevas dataciones de los cestos de esparto de la Cueva de los Murciélagos nos abren una ventana para entender aquellas sociedades", afirma Francisco Martínez Sevilla.

Imagen de dos de las sandalias encontradas en la Cueva de los Murciélagos en Albuñol, Granada.

Imagen de dos de las sandalias encontradas en la Cueva de los Murciélagos en Albuñol, Granada.

Imagen de dos de las sandalias encontradas en la Cueva de los Murciélagos en Albuñol, Granada.

Proyecto MUTERMUR

"La calidad y complejidad tecnológica de la cestería nos hace cuestionarnos las presuposiciones simplistas que tenemos sobre las comunidades humanas anteriores a la llegada de la agricultura al sur de Europa. Este trabajo y el proyecto que se está desarrollando sitúan a la Cueva de los Murciélagos como un yacimiento único en Europa para estudiar los materiales orgánicos de las poblaciones de la Prehistoria", continúa Martínez Sevilla.

Para saber más

Reconstrucción del collar de más de 7.000 años de antigüedad expuesto en el nuevo Museo de Petra.

Reconstruyen collar de hace 9.000 años hallado en la tumba de una niña

Leer artículo

Por su parte, María Herrero Otal, otra de las autoras del trabajo e investigadora de la UAB,  ha afirmado que "los objetos de esparto de la Cueva de los Murciélagos son el conjunto de materiales de fibras vegetales más antiguo y mejor conservado del sur de Europa hasta ahora conocido".

"La diversidad tecnológica y el tratamiento de la materia prima que se han documentado aquí ponen en evidencia la habilidad de las comunidades prehistóricas en este tipo de artesanías, como mínimo, desde hace 9.500 años, en el Mesolítico. Se ha identificado un solo tipo de técnica relacionada con cazadores-recolectores, mientras que el abanico tipológico, tecnológico y de tratamiento del esparto se amplía durante el Neolítico desde hace 7.200 hasta 6.200 años antes del presente", concluye la investigadora.