Nuevos hallazgos en Egipto

Descubren más de 100 tumbas de diversos períodos en Egipto

Un equipo de arqueólogos egipcios ha descubierto más de un centenar de sepulturas, algunas de las cuales datan de hace al menos 5.000 años, y otras de cuando en el país del Nilo se estableció un pueblo extranjero llamado los hicsos.

Tumbas recientemente desenterradas en la necrópolis de Kom al-Khaljan.

Tumbas recientemente desenterradas en la necrópolis de Kom al-Khaljan. Foto: Ministerio de Antigüedades y Turismo de Egipto

Una misión arqueológica egipcia que excava en el yacimiento de Kom al-Khaljan, en la gobernación de Daqahliya (en la zona oriental del delta del Nilo), dirigida por el egiptólogo Sayed Al-Talhawi, ha sacado a la luz nada menos que 110 tumbas que pueden atribuirse a tres períodos diferentes, todos ellos de transición: 67 de ellas pertenecen al conocido como período Buto 1 y 2 (hacia 4000/3600-3200 a.C.), que se desarrolló en el Delta; cinco se datan en la Cultura de Nagada III (3200-3000 a.C.), y 37 se han datado en el Segundo Período Intermedio (1759-1539 a.C.), época en la que los hicsos, un pueblo procedente del Próximo Oriente, se estableció en Egipto y tomó el control del país desde su capital, la ciudad de Avaris.

Enterrados en pequeños huecos

Mustafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, ha señalado la importancia de este descubrimiento, y Ayman Ashmawi, jefe del sector de antigüedades egipcias del Consejo Supremo de Antigüedades, ha añadido que de las tumbas, 68 son simples huecos de forma ovalada que fueron excavados en la capa arenosa del terreno. En ellos, los difuntos fueron enterrados en posición fetal, la mayoría recostados sobre su lado izquierdo y con la cabeza mirando hacia el oeste. En una de las tumbas, datada en el período Buto 2, se descubrieron los restos de un bebé en el interior de un recipiente de cerámica. Junto a él se había dispuesto una pequeña olla redonda también de cerámica.

Algunos de los cuerpos enterrados en Kom al-Khaljan fueron enterrados con un recipiente cerámico junto a la cabeza.

Algunos de los cuerpos enterrados en Kom al-Khaljan fueron enterrados con un recipiente cerámico junto a la cabeza.

Foto: Ministerio de Antigüedades y Turismo de Egipto

De las tumbas, 68 son simples huecos de forma ovalada que fueron excavados en la capa arenosa del terreno. En ellos, los difuntos fueron enterrados en posición fetal, la mayoría recostados sobre su lado izquierdo y con la cabeza mirando hacia el oeste.

Ayman Ashmawi explica que las cinco tumbas que datan del Período Nagada III también tienen forma ovalada, incluidas dos sepulturas con los lados, el fondo y la parte superior recubiertos con una capa de arcilla. En el interior de las tumbas, los arqueólogos hallaron un ajuar funerario característico de este período: vasijas cilíndricas y triangulares, así como platos para contener kohl (un producto a base de mineral de galena molido que mezclado con otros ingredientes se usó como delineador de ojos tanto por hombres como por mujeres), cuya superficie estaba decorada con dibujos y formas geométricas.

Tumba con restos humanos y elementos cerámicos.

Tumba con restos humanos y elementos cerámicos.

Foto: Ministerio de Antigüedades y Turismo de Egipto

Niños en vasijas cerámicas

Por su parte, Nadia Khader, responsable del Departamento Central del Bajo Egipto en el Consejo Supremo de Antigüedades, ha comentado que de las tumbas datadas en el Segundo Período Intermedio, 31 son cavidades semirrectangulares que varían en profundidad (entre 20 cm y 85 cm), y se caracterizan por el hecho de que todos los cuerpos se dispusieron en posición extendida, boca arriba y con la cabeza mirando hacia el oeste. Además, también se halló un ataúd de cerámica con un enterramiento infantil, dos tumbas de ladrillo en forma de edificio rectangular y algunos ajuares funerarios, entre ellos un pequeño jarrón de cerámica y anillos de plata, así como los restos de un bebé en el interior de una gran vasija de cerámica, en cuyo interior se colocó un pequeño jarrón de cerámica negra. La misión también descubrió una gran variedad de hornos, restos de edificios de ladrillo, vajillas y amuletos (algunos de los cuales estaban hechos de piedras semipreciosas) y adornos como pendientes.

Esqueleto en posición fetal desenterrado en la necrópolis de Kom al-Khaljan.

Esqueleto en posición fetal desenterrado en la necrópolis de Kom al-Khaljan.

Foto: Ministerio de Antigüedades y Turismo de Egipto

También se halló un ataúd de cerámica con un enterramiento infantil, dos tumbas de ladrillo en forma de edificio rectangular y algunos ajuares funerarios, entre ellos un pequeño jarrón de cerámica y anillos de plata.

"Este es un cementerio extremadamente interesante porque combina algunos de los períodos más tempranos de la historia egipcia con otra época importante, la época de los hicsos. Los egiptólogos están trabajando para comprender cómo vivieron juntos los egipcios y los hicsos, y hasta qué punto estos últimos adoptaron las tradiciones locales", ha dicho respecto a estos hallazgos Salima Ikram, egiptóloga de la Universidad Americana de El Cairo. Según los expertos, todos estos descubrimientos pueden arrojar nueva luz sobre algunos de los períodos menos conocidos y convulsos de la historia del antiguo Egipto, como son los períodos de transición.

Para saber más

Los hicsos no invadieron Egipto

Los hicsos no invadieron Egipto

Leer artículo