Vida cotidiana

Descubren una fábrica de chocolate del siglo XIX en Barcelona

Las obras de rehabilitación de un edificio en el distrito de Ciutat Vella han permitido documentar los restos arqueológicos de varios edificios de diferentes épocas, entre los cuales se encontraba una chocolatería del siglo XIX donde se han descubierto algunos moldes de plomo con los que se imprimían las etiquetas.

Una de las placas de plomo encontradas en la antigua chocolatería y que se habría usado para elaborar las etiquetas de los chocolates.

Una de las placas de plomo encontradas en la antigua chocolatería y que se habría usado para elaborar las etiquetas de los chocolates.

Una de las placas de plomo encontradas en la antigua chocolatería y que se habría usado para elaborar las etiquetas de los chocolates.

ICUB

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado que las obras de rehabilitación que acaban de llevarse a cabo en un edificio de la barcelonesa plaça de la Llana, en el barrio del Raval, han sacado a la luz un descubrimiento inesperado: una fábrica de chocolate del siglo XIX. Las obras, que empezaron el pasado mes de marzo de 2023, han permitido a los arqueólogos recuperar diversos moldes de plomo con los que se habrían grabado las etiquetas de los chocolates. 

Durante la planificación y estudio de las obras de rehabilitación, los arqueólogos municipales especularon con lo que podrían encontrarse. Marta Lucas,  responsable del proyecto, ha declarado que "normalmente nos fijamos más en los antecedentes arqueológicos de alrededor o en documentación genérica y no tanto en los usos que se ha dado a los edificios. Sabíamos que en 1823 el propietario del inmueble pidió realizar reformas, pero no conocíamos la finalidad". 

Para saber más

Drawing, album (BM SL,5275.26)

El cacao, la bebida sagrada de los dioses mayas

Leer artículo

Una chocolatería famosa

Gracias al Almanaque de la Exposición Universal de 1888, los arqueólogos han podido identificar el obrador de la chocolatería que se menciona en el documento con el nombre de "Guardia. Chocolates y pastillaje", y que casualmente es el mismo que aparece grabado en los moldes de plomo encontrados durante los trabajos.

Al parecer, esta chocolatería perteneció a un tal Clemente Guardia y era una de las más famosas de Barcelona en el siglo XIX. Tanto que la empresa incluso llegó a exportar sus chocolates a los territorios españoles de ultramar. 

Gracias al Almanaque de la Exposición Universal de 1888, los arqueólogos han podido identificar el obrador que aparece mencionado como "Guardia. Chocolates y pastillaje".

Esta placa de bronce pudo haber sido utilizada para imprimir las etiqueta del chocolate. 

Esta placa de bronce pudo haber sido utilizada para imprimir las etiqueta del chocolate. 

Esta placa de bronce pudo haber sido utilizada para imprimir las etiqueta del chocolate. 

ICUB

Los trabajos arqueológicos en el edificio llevados a cabo por los arqueólogos del Servicio de Arqueología de Barcelona (ICUB) han logrado documentar, además de las placas de plomo utilizadas para la fabricación de etiquetas, numerosos elementos arquitectónicos de la fábrica, diversos recipientes para almacenaje y alicates de gran tamaño.

Para saber más

album orz002817

Chocolate, la bebida que conquistó Europa

Leer artículo

Diversos usos

Pero no ha sido este el único hallazgo de interés realizado por los arqueólogos municipales. Las obras de rehabilitación han localizado asimismo restos arqueológicos de diversas épocas, como las cimentaciones de una casa medieval del siglo XIV y un espacio del siglo XVII que, según los investigadores, pudo tener algún tipo de uso comercial.

Los trabajos han revelado también elementos como muros con arcos y puertas, que habrían formado parte de un palacete gótico del siglo XIV y que, según las fuentes, habría sido propiedad de la Pia Almoina (una institución caritativa barcelonesa). 

Las obras de rehabilitación han permitido documentar los restos arqueológicos de diversas épocas, como las cimentaciones de una casa medieval.

Uno de los arqueólogos toma notas acerca de algunas tinajas encontradas, que se han datado en el siglo XVIII.

Uno de los arqueólogos toma notas acerca de algunas tinajas encontradas, que se han datado en el siglo XVIII.

Uno de los arqueólogos toma notas acerca de algunas tinajas encontradas, que se han datado en el siglo XVIII.

ICUB

Durante el siglo XV, la casa se habría convertido en una posada: el Hostal de Sant Pere, que habría estado en funcionamiento hasta el siglo XVI, momento en el cual el propietario del inmueble, Pere Joan Grimosachs, llevó a cabo una ambiciosa reforma. A principios del siglo XVIII, la casa se dividió en tres propiedades, una de la cuales es el actual edificio de la plaza de la Llana, 23, donde se han llevado a cabo los hallazgos.

Precisamente a esta época se corresponde un conjunto de siete tinajas, cuyo interior será analizado próximamente por los investigadores. Finalmente, durante el siglo XIX, este espacio fue ocupado por el obrador de chocolate recién descubierto. 

Y ¿qué ocurrirá con todos estos descubrimientos? Una vez debidamente documentados, los restos se trasladarán a las instalaciones del ICUB en la Zona Franca de Barcelona, aunque los arqueólogos también han dejado abierta  la posibilidad de que algún elemento pueda ser conservado in situ.