La vida en la Galia romana

Descubren dos domus romanas con pavimentos de mármol en Nimes

Una excavación preventiva ha sacado a la luz los restos de dos domus romanas de los siglos I y II, una de las cuales presentaba en el suelo de una de sus estancias una lujosa decoración de "opus sectile".

Dos arqueólogos juntos al pavimento de opus sectile hallado en una casa romana de entre los siglos I-II en Nimes.

Dos arqueólogos juntos al pavimento de opus sectile hallado en una casa romana de entre los siglos I-II en Nimes. Foto: Charlotte Gleize (Inrap)

En la calle Pelloutier de Nimes, y a cien metros de la Maison Carré (un templo romano dedicado al culto imperial que actualmente es la imagen de la ciudad), arqueólogos del INRAP (Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas) han llevando a cabo una excavación, que finalizó el 12 de febrero de 2021, con el objetivo de salvaguardar, mediante el estudio científico, los restos de dos casas romanas (una de ellas con una lujosa decoración) que habían sido identificados en el transcurso de unas obras destinadas a la construcción de un edificio de apartamentos.

Arqueólogos del INRAP han llevado a cabo una excavación preventiva para estudiar los restos de dos casas romanas identificados en el transcurso de unas obras destinadas a la construcción de un edificio de apartamentos.

En algún momento antes del año 28 a.C., Nimes se convirtió en una próspera ciudad romana llamada Colonia Nemausus, convirtiéndose como un importante centro administrativo del sur de la Galia. En su época de mayor apogeo, la ciudad acogió entre 50.000 y 60.000 habitantes,y en ella se alzaban edificios cívicos y recreativos, como una basílica civil, una curia, un gimnasio, un anfiteatro, varios templos y quizás un circo.

Vista aérea de las excavaciones en Nimes.

Vista aérea de las excavaciones en Nimes.

Foto: Pascal Druelle (Inrap)

Yeso pintado y mármol en el suelo

La superficie de las dos domus descubiertas se extiende más allá de los límites de la excavación y de la parcela donde está previsto construir los apartamentos. Una de ellas destaca sobre todo por la presencia de una gran sala de recepción perfectamente reconocible. Los muros de esta estancia se encalaron con yeso, que con el tiempo se desprendió y cayó al suelo. En su cara pintada, estos fragmentos de yeso muestran una decoración clásica con grandes paneles rojos y negros dentro de los cuales se pintaron refinados candelabros. Este tipo de composición corresponde a una moda decorativa que estuvo muy presente en la Galia romana en el siglo I d.C.

Retirada de fragmentos de yesos pintados caídos en el suelo.

Retirada de fragmentos de yesos pintados caídos en el suelo.

Foto: Pascal Druelle (Inrap)
Dos arqueólogos manipulan restos de yeso pintado en la sala de recepción de una de las domus.

Dos arqueólogos manipulan restos de yeso pintado en la sala de recepción de una de las domus.

Foto: Pascal Druelle (Inrap)

En una de las domus descubiertas destaca una gran sala de recepción con muros decorados con yeso pintado con una refinada decoración de candelabros.

Por su parte, el pavimento de la sala de recepción tiene una decoración geométrica en forma de panal hecho con teselas de mosaico negras. A lo largo del eje principal de la sala, este pavimento incluye una alfombra de opus sectile, término latino que se emplea para definir un revestimiento hecho con losas de mármol (en este caso, procedente de diferentes provincias del Imperio), ensambladas en forma de damero. En esta técnica, el material se corta en pedazos, se pule y luego se recorta según el patrón elegido. Normalmente, las piezas de opus sectile son grandes y pueden moldearse para definir grandes partes del diseño de una estancia. La elección del mármol para enriquecer la decoración sugiere que el propietario de esta domus perteneció a la élite de la antigua Nemausus.

Calefacción central

Otros restos descubiertos por los arqueólogos también reflejan el alto nivel de lujo de estas mansiones, como algunas estancias con calefacción por suelo radiante con hipocausto (un sistema de calefacción central donde el aire caliente circula debajo del piso y a través de una serie de tuberías en las paredes) y tubos de calor. En uno de los patios había un baño con un ábside semicircular y con el pavimento revestido con mármol blanco de Carrara. El segundo patio estaba decorado con plantas, ya que en el lugar se han hallado restos de macetas.

Detalle del pavimento de opus sectile. Los mármoles proceden de todos los rincones del Imperio.

Detalle del pavimento de opus sectile. Los mármoles proceden de todos los rincones del Imperio.

Foto: Bertrand Houix (Inrap)

Algunas estancias disponían de calefacción por suelo radiante con hipocausto (un sistema de calefacción central donde el aire caliente circula debajo del piso y a través de una serie de tuberías en las paredes) y tubos de calor.

Aunque el sector donde han aparecido estas dos domus romanas, situado a muy poca distancia de la ciudad medieval y moderna de Nimes, ha sufrido importantes reformas (la construcción de bodegas, un depósito de combustible, la cimentación de murallas en el siglo XX...), su estudio detallado permitirá a los arqueólogos comprender con mayor precisión el urbanismo de la antigua ciudad romana de Nimes.

Para saber más

Los secretos de un mosaico romano del siglo V en Inglaterra

Los secretos de un mosaico romano del siglo V en Inglaterra

Leer artículo

Compártelo