prehistoria en España

Descubren cincuenta hachas de mano en un yacimiento de Burgos

La primera campaña de excavaciones en el yacimiento de Valparaíso, en la localidad burgalesa de Hortigüela, ha sacado a la luz un magnífico conjunto de herramientas prehistóricas de piedra.

Recreación de la fabricación de una herramienta prehistórica.

Foto: iStock

Hace un tiempo, Gerardo López, vecino de Hortigüela, en la provincia de Burgos, una localidad situada a 32 kilómetros de la sierra de Atapuerca, descubrió por casualidad, mientras paseaba por el yacimiento de Valparaíso, ubicado en la orilla derecha del río Arlanza, lo que le pareció un conjunto de hachas de mano de piedra. Sorprendido, de inmediato se puso en contacto con Eudald Carbonell, arqueólogo y vicepresidente de la Fundación Atapuerca, para comunicarle su hallazgo.

Trabajos de excavación en el yacimiento de Valparaíso.

Foto: Fundación Atapuerca

¡Cincuenta hachas de mano!

La semana pasada, tras la obtención de los correspondientes permisos, se llevó a cabo la primera campaña de excavación en Valparaíso, donde el equipo liderado por Carbonell ha abierto una superficie de 25 metros cuadrados para comprobar la estratigrafía del lugar y tomar muestras que permitan conocer su cronología. Y, en efecto, tal como apuntó Gerardo López, allí se han localizado medio centenar de hachas talladas sobre todo en cantos de cuarcita. Entre estos útiles destacan varios bifaces (herramientas de piedra talladas por sus dos caras, de gran formato, que se utilizaban directamente con la mano, sin necesidad de mango), hendedores y lascas, algún triedro y núcleos para obtener lascas de gran formato. Estas herramientas, de gran versatilidad (se usaron desde para descarnar a un animal de grandes dimensiones hasta para trabajar la madera o recolectar fibras vegetales), empezaron a ser fabricadas en Europa hace medio millón de años por los preneandertales y dieron lugar a una industria lítica que conocemos como Achelense.

Conjunto de hachas de mano recuperadas durante la prospección arqueológica de Valparaíso.

Foto: Fundación Atapuerca

En Valparaíso se han localizado medio centenar de hachas talladas sobre todo en cantos de cuarcita. Entre estos útiles destacan varios bifaces, hendedores y lascas, algún triedro y núcleos para obtener lascas de gran formato.

El lugar donde se ubica este yacimiento, el valle del río Arlanza, es conocido por los prehistoriadores por albergar varios yacimientos neandertales como La Ermita, Cueva Millán y La Mina, con una datación de menos de 50.000 años. En cuanto a Valparaíso, los investigadores creen que su datación es más antigua, y que fue ocupado por prenenadertales. Las muestras tomadas en el yacimiento permitirán establecer una cronología para corroborar esta hipótesis de trabajo.

Uno de los bifaces descubiertos en Valparaíso.

Foto: Fundación Atapuerca

Estudio de los métodos de fabricación

Ahora, el próximo paso es proceder al estudio de las hachas de piedra descubiertas para profundizar en los métodos de fabricación que emplearon sus autores y establecer una comparación con otros conjuntos de herramientas localizados en los yacimientos de la sierra de Atapuerca, como Gran Dolina y Galería. Este estudio comparativo permitirá a los investigadores conocer más a fondo las relaciones que posiblemente se establecieron entre los distintos grupos de cazadores-recolectores que ocuparon y se desplazaron por la región.

Vista general del yacimiento de Valparaíso al finalizar la excavación.

Foto: Fundación Atapuerca

El próximo paso es proceder al estudio de las hachas de piedra descubiertas para profundizar en los métodos de fabricación que emplearon sus autores y establecer una comparación con otros conjuntos localizados en los yacimientos de la sierra de Atapuerca.

La excavación del yacimiento de Valparaíso ha sido dirigida, además de por Eudald Carbonell, por Marta Navarro, profesora titular de Prehistoria de la Universidad de Burgos; Alfonso Benito, investigador del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), y Francisco Javier García, beneficiario de una ayuda económica para investigación de la Fundación Atapuerca. También han participado en los trabajos becarios predoctorales y alumnos de grado de la Universidad de Burgos. Esta intervención arqueológica ha sido organizada por la Fundación Atapuerca y la Fundación Palarq, y ha sido posible gracias a la colaboración del Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento de Hortigüela.

Para saber más

Atapuerca, la cuna de los humanos más antiguos de Europa

Los humanos más antiguos de Europa

Leer artículo

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!