Arqueología china

Descubren en China los restos de antiguos guerreros que pudieron ser enterrados vivos

En el yacimiento de Shaojiapeng, cerca de la antigua ciudad de Yin, la capital de la dinastía Shang, los arqueólogos han descubierto un conjunto de tumbas de tres mil años de antigüedad pertenecientes a un poderoso clan y algunas fosas funerarias donde se localizaron los restos de carros, caballos y guerreros que posiblemente fueron enterrados vivos para acompañar a su señor en su peligroso periplo al más allá.

Un grupo de arqueólogos excava las nuevas tumbas descubiertas en Anyang.

Un grupo de arqueólogos excava las nuevas tumbas descubiertas en Anyang.

Foto: Instituto Anyang de Reliquias Culturales y Arqueología

En China, los arqueólogos que excavan en la antigua ciudad de Yin (en la actual Anyang, en la provincia de Henan), la que fue en su día poderosa capital de la dinastía Shang, que gobernó entre los años 1600 y 1046 a.C., han realizado un impresionante descubrimiento en el yacimiento de Shaojiapeng, situado a unos 2,5 kilómetros: un conjunto de 18 edificios, 24 tumbas y cuatro fosas para caballos y carros de tres mil años de antigüedad.

El yacimiento de Shaojiapeng a vista de dron.

Foto: Instituto Anyang de Reliquias Culturales y Arqueología

¿Enterrados vivos?

En las fosas, los arqueólogos han localizado seis carros de guerra, los huesos de los caballos que tiraron de ellos y, lo más curioso, los restos de varios guerreros. Algunos de estos guerreros fueron enterrados con unos sombreros decorados con hilos de conchas, mientras que las frentes de algunos de los caballos aún estaban ceñidas con diademas hechas con pan de oro. Pero ¿quiénes eran estos hombres? Los arqueólogos creen que estas personas fueron enterradas vivas para acompañar a sus poderosos amos en la otra vida. Pero, según los arqueólogos, este tipo de hallazgos no son muy habituales. "Esto es muy extraño entre los antiguos descubrimientos de Anyang, lo que refleja el extraordinario estatus y poder de los dueños de los carros", ha explicado Kong Deming, director del Instituto de Reliquias Culturales y Arqueología de la ciudad. Aun así, algunos estudios, como uno llevado a cabo por la Universidad Estatal de Pensilvania, sugieren que la práctica del "suicidio ritual" de los sirvientes u "ofrecerse voluntario" para ser enterrado vivo en el funeral de su amo fue algo bastante frecuente durante la dinastía Shang.

Los arqueólogos han localizado carros de guerra, los huesos de los caballos que tiraron de ellos y, lo más curioso, los restos de varios guerreros, que los arqueólogos creen que fueron enterrados vivos para acompañar a sus amos en la otra vida.

Detalle de uno de los cráneos de los caballos enterrados en las tumbas de Shaojiapeng.

Foto: Instituto Anyang de Reliquias Culturales y Arqueología

Objeto exhumado en el yacimiento, con inscripciones grabadas.

Foto: Instituto Anyang de Reliquias Culturales y Arqueología

Los arqueólogos, que llevan excavando en la antigua capital Shang desde hace unos dos años, creen que en Yin vivió una importante familia conocida como clan "Ci", cuyos miembros parecen haber sido enterrados en la necrópolis de Shaojiapeng, como sugieren las inscripciones de algunas vasijas de bronce finamente decoradas que llevan ese nombre. "El emblema del clan 'Ci' aparece en muchos de los bronces encontrados en el yacimiento, por lo que creemos que el clan estuvo activo en esta área", afirma el investigador. Además de los artículos de bronce, los arqueólogos también hallaron otros objetos en las tumbas, como piezas de jade, piedra, hueso y concha. Muchos estaban lujosamente decorados, lo que da una idea de la riqueza de este clan. Según Kong, la presencia de un clan "Ci" también se ha documentado en las inscripciones que contienen los llamados "huesos oraculares" que se han localizado en el yacimiento. Estas inscripciones estaban escritas sobre caparazones de tortuga y huesos de animales, y comprenden los primeros escritos chinos conocidos.

Un poderoso clan

Los arqueólogos han informado asimismo de que aunque los ladrones de tumbas pudieron haber saqueado una de las tumbas más grandes, las otras aún contenían bastantes piezas, en relativo buen estado de conservación. Por otra parte, respecto a los edificios descubiertos en el yacimiento, los investigadores creen que el estudio de sus restos, incluidos cimientos, escalones y una pared decorada, pueden proporcionar pistas importantes sobre cómo se construían las casas en ese período. Con este descubrimiento, los arqueólogos esperan aprender mucho más sobre el estatus social del que disfrutó este clan, su división del trabajo y su relación con la familia real Shang.

Los arqueólogos esperan aprender mucho más sobre el estatus social del que disfrutó este clan, su división del trabajo y su relación con la familia real Shang.

Una de las tumbas de la dinastía Shang descubiertas. En su interior se aprecian varios bronces.

Foto: Instituto Anyang de Reliquias Culturales y Arqueología

La datación preliminar sugiere que los nuevos hallazgos realizados en Shaojiapeng pertenecen a una etapa tardía de la dinastía Shang, que gobernó las zonas media y baja del valle del río Amarillo, una región considerada tradicionalmente como el lugar de nacimiento de la civilización china. Los Shang gobernaron hasta el año 1046 a.C., cuando fueron derrocados por los Zhao. Aunque la historia china menciona algunas dinastías anteriores a la Shang, esta es la primera de la que se ha podido hallar evidencia arqueológica.

Para saber más

Encuentran en China un esqueleto arrodillado y decapitado

Encuentran en China un esqueleto arrodillado y decapitado

Leer artículo

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!