Comida ritual

Descubierta una curiosa vasija maya para mezclar cacao

El recipiente fue encontrado el pasado mes de julio por la arqueóloga Susana Echeverría Castillo, en una excavación de rescate durante la construcción del "Tren Maya" en Yucatán.

El frontal de la pieza fue tallado para representar a un varón ricamente ataviado: se podría tratar de un dios, un rey o el propietario de la taza.

Foto: INAH - SECRETARIA DE CULTURA

Los antiguos mayas gustaban de beber chocolate a la taza. Para ellos el cacao no solo era un alimento delicioso sino que además se trataba de una planta divina usada en ceremonias religiosas y también como moneda.

De este modo los utensilios para la consumición del chocolate tenían un carácter ritual, por lo que eran profusamente ornamentados y fabricados con materiales caros como la piedra. De hecho el vaso forma parte de una amplia categoría de tazas de piedra para el chocolate, conocidas como vasijas Chocholá al haber aparecido en su mayoría cerca de la ciudad mexicana del mismo nombre.

Vaso de cerámica maya ornamentado con la representación de un noble.

Foto: Wikimedia Commons

Los jeroglíficos de la vasija encontrada con su traducción al español.

Foto: INAH - SECRETARIA DE CULTURA

La pieza (600-800 d.C) encontrada muestra una inscripción jeroglífica en la que se nos informa del tipo de recipiente “su taza/vaso” quien era su propietario “[del] Sajal” y finalmente de su función “para su afrutado” del “cacao nuevo o fresco”. Se trataría entonces del bol en el que un noble maya mezclaría su chocolate con frutas u otros ingredientes antes de tomárselo.

Para el especialista Alfonso Lacadena este tipo de objetos estaban reservados a la élite social, pudiendo ser incluso presentes del soberano a sus más allegados como muestra de confianza y prestigio. Siguiendo esta línea se ha aventurado que el vaso podía haber pertenecido al pregonero del rey, pues Sajal es un título que se puede traducir como “el Exclamador”, es decir quien daba a conocer los edictos reales al pueblo.

Rescate en la jungla

La construcción del tramo 3 del nuevo Tren Maya (que pretende unir las zonas turísticas de la costa con los yacimientos del interior) se inició el 25 de mayo de 2020. A medida que las obras progresaban los arqueólogos del Proyecto de Salvamento Arqueológico del Tren Maya y el INAH fueron peinando su recorrido en busca de restos que pudieran ser salvados antes de que las obras arrasaran el lugar.

El tren unirá las turísticas áreas costeras de Tulum y Cancún (superior derecha) con la ciudad en ruinas de Palenque (abajo a la izquierda).

Foto: Wikimedia Commons

Ha sido durante una intervención de este último verano cerca de la población de Maxcanú que se han encontrado los fragmentos de este interesante vaso de piedra, un hallazgo excepcional tanto por su gran calidad artística como por el hecho de que la mayoría de recipientes de su tipo han sido saqueados para desaparecer luego en colecciones privadas.

Además, Castillo ha añadido que la pieza “fue recuperada en un contexto especial que probablemente corresponda a un depósito mortuorio, identificado como una cista, ubicada debajo de un nivel de piso de estuco. La pieza se encontró de costado, con el borde hacia el sur; muy cerca de la vasija se identificó la presencia de restos óseos humanos que podrían corresponder a huesos largos de las extremidades inferiores”.

Los arqueólogos esperan desenterrar más restos mayas según avancen las excavaciones, ampliando así nuestro conocimiento de esta antigua civilización con cientos de nuevos objetos y edificios.

Para saber más

Encuentran restos de un palacio maya en México

Encuentran restos de un palacio maya en México

Leer artículo

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!