El papel de la mujer en el mundo prehispánico

Descubierta en México la escultura de una noble huasteca

Recientemente se descubrió, en un terreno citrícola del estado mexicano de Veracruz, una escultura femenina prehispánica de gran tamaño. Ahora el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México ha confirmado que se trata de la representación de una noble huasteca.

Joven de Amajac 1

Foto: María Eugenia Maldonado Vite.

Una escultura femenina prehispánica que fue descubierta en México el pasado 2 de enero representa a una mujer noble de la cultura huasteca, según ha anunciado el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH). Los expertos del INAH han explicado que el descubrimiento es de gran importancia por dos motivos: porque es la primera de este tipo que se encuentra en la cuenca del río Tuxpan y porque permite “confirmar la participación activa de mujeres gobernantes en la estructura social y política huasteca”.

La escultura ha sido bautizada por el INAH como “la joven de Amajac” por la localidad de Hidalgo Amajac (estado de Veracruz), donde fue encontrada por los lugareños en un campo de cítricos. En las cercanías se han encontrado estructuras habitacionales pero hasta ahora ningún complejo monumental, por lo que la figura pasó desapercibida. Por ahora, la escultura permanece custodiada por los propietarios del terreno a la espera de que se decida dónde ubicarla.

Joven de Amajac 2

Joven de Amajac 2

Detalle de la escultura.

Foto: María Eugenia Maldonado Vite.

La representación de una noble

La joven de Amajac mide dos metros de altura y, según la arqueóloga del INAH María Eugenia Maldonado Vite, presenta un estilo predominantemente huasteca -una cultura presente en el oeste del golfo de México y emparentada con los mayas-, aunque con influencias de las culturas nahua y mexica. Originalmente se había creído que se trataba de una imagen de una diosa, pero diversas diferencias estilísticas -la ausencia de nariguera, de husos con borlas de algodón y de la característica boca decorada con chapopote, un compuesto alquitranado- permiten confirmar que representa a una mujer mortal.

La figura tiene un rostro pequeño con ojos abiertos y huecos -que según Maldonado, “debieron estar rellenos con inscrustaciones de obsidiana u otra piedra”-, va vestida con una camisa de mangas largas y una falda larga hasta los tobillos, y luce un tocado alto y un collar con un adorno en forma de gota. La arqueóloga señala que su estilo “es similar a representaciones de diosas huastecas de la tierra y la fertilidad” y fusiona características de las representaciones de divinidades con las de mujeres de alto estatus social o político, lo que explica que en un primer momento se identificara como una de las primeras.

Para saber más

Cuauhtémoc, el último emperador de los aztecas

Cuauhtémoc, el último emperador azteca

Leer artículo