Fue trenzada por Neandertales

Descubierta la cuerda más antigua de la historia

El sorprendente hallazgo en el yacimiento de Abri du Maras, en el sur de Francia, arroja nueva luz sobre las capacidades cognitivas y las habilidades de los neandertales.

El análisis de los restos reveló que estas cuerdas estaban hechas de celulosa, probablemente de coníferas.

Foto: C2RMF

En el sureste de Francia se encuentra el yacimiento prehistórico de Abri du Maras. Allí, un equipo internacional de investigadores ha descubierto algo sorprendente, la prueba más antigua de tecnología textil hallada hasta la fecha: un pequeño cordel que fue entrelazado hace más de 40.000 años. Pero lo más fascinante del hallazgo no es que se trata del resto textil más antiguo encontrado hasta el momento (de hecho, se han hallado fragmentos textiles de hace 19.000 años en Israel, hace 17.000 años en Lascaux y hace 27.000 años en la República Checa), sino que quien lo trenzó no fue un ser humano moderno, como en los casos anteriores, sino un neandertal.

Para saber más

Falange de águila imperial procedente de Cueva Foradada (Calafell) con el cráneo de un neandertal al fondo.

Hace 39.000 años

El último collar de los neandertales

En el yacimiento de Cova Foradada, en la localidad tarraconense de Calafell, los investigadores han descubierto una garra de águila que fue usada como adorno personal por los neandertales hace 39.000 años

Leer artículo

Trenzado con fibras de pino

El estudio microscópico de los restos mostró tres haces de fibras entrelazadas que fueron unidas de un modo intencionado para crear un fragmento de cordel de 6,2 milímetros de largo y 0,5 de ancho. Estaba adherido a una herramienta de piedra delgada de sílex de 60 milímetros de largo. Se ha especulado con que la cuerdecilla podría haber unido la hoja a un mango o era parte de una red o bolsa que la contenía. Incluso el cordel pudo haber formado parte de una cuerda más fuerte.

El cordel, de 6,2 milímetros de largo y 0,5 de ancho, estaba adherido a una herramienta de piedra delgada de sílex de 60 milímetros de largo.

El material ha sido sometido a un estudio espectroscópico que ha revelado que las hebras estaban hechas con celulosa, probablemente obtenida de las coníferas de la zona. "Para obtener estas fibras, se debe quitar la corteza exterior de un árbol para raspar la corteza interior. Esto se hace mejor en primavera o principios de verano. A menudo, este material se sumerge en agua durante un tiempo antes de descomponerse en fibras individuales. En este punto, pueden retorcerse para formar cordeles o cuerdas", explica Bruce Hardy, coautor del estudio que acaba de publicarse en la revista Scientific Reports y profesor de antropología en Kenyon College. Y añade que al igual que en el lenguaje "no podemos tener una oración sin palabras, ni palabras sin sonidos que transmitan un significado", una cuerda requiere de varios cordeles, y un cordel de un conjunto de fibras. "Las habilidades cognitivas para hacer una cuerda son muy similares a las del lenguaje".

Detalle del fragmento de cordón observado mediante microscopía electrónica de barrido.

Detalle del fragmento de cordón observado mediante microscopía electrónica de barrido.

Foto: MNHN

Relación con el mundo vegetal

Los resultados del estudio de este material, según sus autores, proporciona pruebas evidentes de las habilidades y capacidades congitivas de estos homínidos, comparables a las del homo sapiens. Y de que su autor fue un neandertal no hay duda, ya que el homo sapiens llegaría a esa zona de Francia algunos miles de años después. Marie-Hélène Moncel, del CNRS francés (Centro Nacional para la Investigación Científica), piensa que los neandertales pudieron haber tenido una relación con el mundo vegetal que desconocemos: "Probablemente conocían las propiedades de las diferentes partes de un árbol para seleccionar las mejores fibras. Además, quizá tenían nociones matemáticas para contar las fibras, asociarlas y hacer algo más fuerte, puede que una bolsa para llevar cosas pesadas", afirma la científica.

Para saber más

Parte superior del cuerpo de Shanidar Z.

Hallazgo en la cueva de Shanidar

Prácticas funerarias neandertales en Irak

En 2019, los arqueólogos descubrieron en esta cueva iraquí los restos de un neandertal cubierto de polen, al igual que los restos de otros individuos de la misma especie que fueron descubiertos en esta cueva en la década de 1950. Esto indicaría que los neandertales muy probablemente realizaban rituales funerarios para enterrar a sus muertos.

Leer artículo

Compártelo