Arqueología maya

Descifran los jeroglíficos inscritos en una vasija maya encontrada en México

El INAH está controlando los materiales arqueológicos que se están descubriendo durante las obras de construcción del Tren Maya. En este contexto han sacado a la luz una vasija maya en perfecto estado de conservación, con unos glifos inscritos que mencionan el nombre de su propietario. Ahora, los arqueólogos acaban de descifrar su significado.

Vasija con glifos mayas encontrada durante la construcción del Tren Maya.

Foto: Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)

En octubre del año 2021, durante las obras de construcción del Tren Maya, el salvamento arqueológico que está llevando a cabo la Secretaría de Cultura del Gobierno de México a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) sacó a la luz una vasija maya con unos glifos muy elaborados. Su estudio arqueológico y epigráfico, así como su restauración, ha permitido a los investigadores desvelar su misterioso significado.

Esta vasija, que se relaciona con un plato encontrado en el mismo lugar, estaba dedicada a un noble llamado Cholom, cuyo nombre aparece inscrito en otras piezas cerámicas que lo asocian a la élite de la antigua ciudad de Oxkintok. Ambos objetos se han datado en periodo Clásico Tardío maya (600-800 d.C.). Según las arqueólogas del Centro INAH Yucatán y coordinadoras del análisis cerámico del Proyecto Tren Maya, Iliana Ancona Aragón y Sylviane Boucher Le Landais, la pieza se localizó cerca del actual pueblo de Maxcanú y es especialmente importante por haberse encontrado en su contexto arqueológico original, en el interior de una vivienda prehispánica.

Para saber más

Descifrada la escritura fonética más antigua del mundo

Descifrada la escritura fonética más antigua del mundo

Leer artículo

El propietario, identificado

Esta vasija es muy similar a otra que los especialistas llaman el "Vaso de Sajal", y que fue descubierta en el tramo 3 de la vía ferroviaria que une las poblaciones de Calkiní, Campeche e Izamal, en Yucatán. Pero en ella solo se hace referencia al cargo del personaje mencionado. Sin embargo, el recipiente recientemente descubierto contiene once glifos que han permitido a los investigadores identificar incluso el nombre del personaje al cual está dedicado. Según la traducción del arqueólogo Ricardo Mateo Canul en ella puede leerse: "El señor dice, en su superficie, ha sido tallado, en su tazón o cajete, en su vaso, para atole, de Cholom, el sajal".

El recipiente recientemente descubierto contiene once glifos que han permitido a los investigadores identificar incluso el nombre del personaje al cual está dedicado.

Para los investigadores, la frase "de Cholom" puede traducirse como "aquel que desata" ya que el término chol en maya significa "desatar" y om hace referencia a la persona que realiza esa acción. "El sajal es quien transmite. No eran gobernantes, pero sí nobles educados para poder escribir y leer los glifos, así como para comunicar en voz alta las órdenes del ajaw o gobernante", explica Ileana Ancona. Como se ha apuntado anteriormente, el nombre de Cholom ya se había documentado en otros recipientes cerámicos, concretamente en una vasija que se conserva en el Museo Regional de Antropología de Yucatán, en Mérida, aunque en ella se le define como uylul, que significa "oidor".

Para saber más

¿Cuánto sabes sobre los mayas?

¿Cuánto sabes sobre los mayas?

Leer artículo

Una vasija excepcional

Aunque los investigadores todavía no han podido dilucidar si la vasija (que mide 8,5 x 21 cm) y el plato relacionado con ella (11 x 32 cm) tuvieron una función ritual o eran simplemente objetos de uso cotidiano, lo que sí han podido constatar es que ambos elementos pertenecían al conocido como estilo Chocholá. Según los investigadores, esta tipología es característica del norte y el oeste del estado de Yucatán, y en ella se engloban cerámicas que contienen glifos en bajorrelieve y también pueden incluir escenas iconográficas. Por lo general estas vasijas llevan inscrita una frase que describe el objeto, menciona a su propietario y también hace referencia a su posible contenido.

Si bien no se sabe si la vasija y el plato tuvieron una función ritual o eran objetos de uso cotidiano, los investigadores dicen que ambos pertenecen al llamado estilo Chocholá.

Estas dos piezas se unen a otros 40 objetos completos y más de 80.000 fragmentos de vasijas que ya han sido recuperados en este tramo del Tren Maya, lo que, según los arqueólogos, demuestra la riqueza arqueológica de la región.

Para saber más

Descubren una canoa maya en un cenote en Yucatán

Descubren una canoa maya en un cenote en Yucatán

Leer artículo

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!