Así se fabricaba el bronce

Descifran una fórmula secreta china de hace más de 2.000 años

Un nuevo estudio identifica los materiales detrás de Jin y Xi, dos de los ingredientes misteriosos empleados para fabricar bronce según el Kao Gong Ji, la enciclopedia técnica más antigua conocida del mundo, que fue escrita en China alrededor del año 300 a.C.

Algunas de las monedas cuchillo de bronce analizadas fueron utilizadas en China alrededor del año 400 a.C.

Algunas de las monedas cuchillo de bronce analizadas fueron utilizadas en China alrededor del año 400 a.C.

Foto: Antiquity Journal

El Kao Gong Ji esla primera enciclopedia técnica del mundo de la que se tiene constancia, aunque también es una de las más enigmáticas. ​Este manuscrito escrito en China entre los años 500 y 300 a.C. forma parte de un detallado archivo imperial de la época conocido como los Ritos de Zhou, un tratado sobre burocracia y teoría organizativa de la época.

El Kao Gong Ji detalla los métodos utilizados para fabricar espadas, monedas y numerosos instrumentos, además de 6 fórmulas químicas utilizadas para la obtención del bronce, aunque algunas de ellas han permanecido sin descifrar durante más de un siglo.

Ahora, gracias a su análisis lingüístico y al estudio de la composición química de numerosas monedas chinas de bronce de hace 2.300 años, un equipo de la Universidad de Oxford parece haber encontrado los materiales detrás de dos de los componentes clave de estas recetas: Jin y Xi, que hasta el momento se pensaba que correspondían al cobre y al estaño, respectivamente.

El Kao Gong Ji detalla los métodos utilizados para fabricar espadas, monedas y numerosos instrumentos, además de 6 fórmulas químicas utilizadas para la obtención del bronce.

El misterio tras Jin y Xi

El estudio, llevado a cabo por Mark Pollard, de la Universidad de Oxford, y Ruiliang Liu, del Museo Británico, ha sido publicado por la prestigiosa revista Antiquity eindica que las monedas estudiadas fueron fabricadas diluyendo cobre con estaño y plomo para crear el bronce que les da forma.

Sin embargo, la investigación también sugiere que estas monedas son el resultado de la mezcla de dos aleaciones metálicas ya prefabricadas: una primera aleación que contiene un 80% de cobre, un 15% de estaño y un 5% de plomo junto a otro componente diluyente hecho a base de cobre y plomo a partes iguales.

Además, los investigadores indican que esta no es la única composición posible para la fabricación de monedas durante la época, lo que sugiere que ya se utilizaban numerosas aleaciones metálicas en China hace más de 2.300 para fabricar bronce, uno de los elementos más preciados durante la época.

Las monedas de bronce estudiadas fueron fabricadas diluyendo cobre con estaño y plomo, ofreciendo pistas sobre el significado de Jin y Xi.

La receta del éxito del bronce chino

La industria del bronce en China fue una de las más potentes de Eurasia hace más de 2.000 años y uno de los principales pilares económicos del imperio, por lo que los esfuerzos de químicos y lingüistas para descifrar al completo las páginas del Kao Gong Ji se han sucedido a lo largo de más de un siglo con el objetivo de comprender cómo se organizaba la industria china y qué componentes se utilizaban en la fabricación de metales.

No obstante, el descubrimiento del plomo en estas monedas revela dos verdades hasta ahora ocultas: por un lado, que Jin y Xi no eran materiales, sino aleaciones de varios materiales metálicos; por el otro, la presencia de aleaciones en esa época indica que la industria metalúrgica china era mucho más compleja y avanzada de lo que se creía hasta ahora.

La industria del bronce china fue puntera hace más de 2.000 años y se convirtió en uno de los principales pilares económicos del imperio.

Aunque los investigadores no han podido determinar la composición exacta de Jin y Xi, afirman que cada uno corresponde a la mezcla de varios metales y que se requerirá de más investigaciones para corroborarlo.

Asimismo, este descubrimiento no solo aporta nueva información sobre la antigua industria china del bronce, sino que también es un claro ejemplo de cómo la ciencia puede ayudar a resolver misterios lingüísticos, entrelazando disciplinas con el objetivo de descodificar la totalidad de estos textos históricos chinos.

Para saber más

Descubren 3.000 monedas y objetos votivos en unas termas romanas

Descubren 3.000 monedas y objetos votivos en unas termas romanas

Leer artículo