podcast

Podcast

3  excavación

Fundación Palarq
3  excavación

3 excavación

Cueva Prado Vargas.

Fundación Palarq

Desenterrando el pasado: episodio 52

Descubriendo Prado Vargas, la cueva en Burgos que habitaron los neandertales

Hace unos 46.000 años, los neandertales habitaron en Cornejo (Burgos), concretamente en esta cueva que pertenece uno de los complejos kársticos más espectaculares de Europa.

Hace unos 46.000 años, los neandertales habitaron en Cornejo (Burgos), concretamente en esta cueva que pertenece uno de los complejos kársticos más espectaculares de Europa.

3  excavación

3 excavación

Cueva Prado Vargas.

Fundación Palarq

ESCUCHAR EL CAPÍTULO EN IVOOX:

ESCUCHAR EL CAPÍTULO EN SPOTIFY:

ESCUCHAR EL CAPÍTULO EN APPLE PODCAST:

TRANSCRIPCIÓN DEL PODCAST

Hoy nos volvemos a adentrar en las entrañas de la tierra, esta vez para desvelar los misterios de la Cueva de Prado Vargas. En este capítulo nos internaremos en la cueva de Prado Vargas, al norte de la provincia de Burgos. Averiguaremos cómo se iniciaron las investigaciones de la cavidad y cuáles son los objetivos del ambicioso proyecto que los investigadores han proyectado en ella.

Además, hablaremos sobre quienes habitaron la cueva: los neandertales, esa especie de antepasados nuestros cuyo nombre nos es tan familiar, pero de la que sabemos lo justo. De postre, también exploraremos los hallazgos más relevantes que se han hecho en la cueva y descubriremos la labor de divulgación que nuestros investigadores llevan a cabo en ella.

Internaos en las profundidades de nuestro pasado en un nuevo capítulo de “Desenterrando el Pasado”. Como siempre, antes de entrar en materia, conozcamos a nuestra investigadora de hoy: ella es Marta Navazo. Marta es doctora en prehistoria y profesora titular de Prehistoria en la Universidad de Burgos. Marta y sus dos compañeros, Rodrigo Alonso y Alfonso Benito, dirigen el proyecto de estudio de la cavidad. 

El complejo kárstico más espectacular de Europa

Como hemos mencionado, hoy nos adentramos en la Cueva de Prado Vargas, pero, ¿dónde se halla esta cavidad?

Prado Vargas se encuentra en el pueblo de Cornejo, una localidad al norte de la provincia de Burgos. Forma parte del Ojo Guareña, uno de los complejos kársticos más espectaculares de Europa. Y, ¿qué es un complejo kárstico? Se conoce como complejo kárstico un conjunto de minerales solubles al agua, como la caliza o dolomía, que se meteorizan a lo largo del tiempo formando un paisaje de montañas.

 

palarq

palarq

Retocador óseo.

Fundación Palarq

En este en concreto se abre la cueva que nos atañe hoy, cuya extensión es de más de 200m2 y que se encuentra justo donde la meseta castellana viene a encontrarse con las playas del cantábrico. Este detalle es importante, porque probablemente quienes habitaran la cueva tenían contacto tanto con la meseta como con las playas, es decir que se desplazarían y habitarían ambos biomas. ¿Los convierte esto en nómadas? No exactamente, Marta nos da su opinión de experta:

“Bueno, yo creo que son más territoriales de lo que nos pensamos, ehh, es mi percepción personal. Incluso ahora se están haciendo estudios que es verdad que te están diciendo que niños de 8, 10 años o individuos infantiles incluso adultos han podido vivir en un determinado territorio toda su vida. Yo creo que el nomadismo, creo, es un concepto que tenemos nosotros, a mí me da la impresión de que están bien en un territorio, lo explotan, puede ser un territorio mucho más amplio de lo que entendemos nosotros ahora por nuestro territorio habitual, pero creo que son grupos que están dentro de un territorio y viven en él”.

¿A quienes nos referimos cuando hablamos de estos habitantes de la cueva? Pues en este caso estamos hablando de los Neandertales que habitaron la cueva hace unos 46.000 años, (esto según los restos más recientes, aunque probablemente hubo habitaciones anteriores).

No olvidemos que hablamos de una especie de la que hay evidencias desde hace unos 300.000 años, y de la que se hallan restos que datan de hasta hace unos 28, 29.000 años, después de esto desaparecen. ¿Y cuáles son los motivos de esta desaparición? Parece que hemos dado con una clásica pregunta de examen, y la respuesta más típica diría que tiene que ver con la superioridad de Homo sapiens, con una superioridad tecnológica, o con guerras o enfermedades…

Tal vez sea cierto, pero la realidad es que Neandertales y Sapiens se entremezclaron, de hecho, hoy en día todos tenemos un porcentaje de Neandertal. Marta tiene su propia teoría:

“Mi percepción es que son muchas crisis muy seguidas que no pueden superar. O sea, ellos llevan viviendo 300.000 años aguantando unos cambios rigurosos de clima, están adaptados a todo, pero cuando viene una crisis, antes de que hayan podido superarla viene otra y otra, como muy seguidas y llega un momento en que la población se va diezmando, y es verdad que quedan pequeños reductos que empiezan a perder contactos,-que los contactos intergrupales debían ser muy importantes porque para regenerar sangre y esas cosas-, y al final se van diezmando hasta que desaparecen con el añadido de que algo nos han dejado a nosotros, ¿no?”.

De alguna forma, es como si en un bote de pintura blanca hechas una gota negra. La pintura blanca somos los sapiens y los neandertales son la negra, al final debimos de absorberles. Pero que los absorbiéramos no tiene por qué indicar que sus capacidades fueran inferiores a las nuestras, ni mucho menos.

De hecho, es más que probable que tuvieran pensamiento simbólico; esto lo sabemos por qué también decoraban cavidades, porque hacían pinturas rupestres. (La que nos atañe hoy, Prado Vargas, no tiene evidencias de pinturas, pero no porque no las hubiera habido, si no por que la cueva aún está viva y sigue creando costra en paredes y techos).

El inicio de las excavaciones

Ahora que conocemos el lugar y quienes lo habitaron, abordemos el proyecto propiamente dicho. ¿Cuándo comienzan las excavaciones en la cavidad?

Nos remontamos a varios años antes de que Marta Navazo presente su tesis doctoral, al año 2000 concretamente, ella y unos colegas de profesión se hallan inmersos en la confección de un artículo para un congreso sobre qué hay en la provincia de Burgos del paleolítico.

El objetivo del artículo era revisar la colección del Museo de Burgos y poder actualizar todo su material. Y fue entonces cuando Marta se topó con una caja en la que ponía Prado Vargas. El contenido de esta le fascinó, en ella había piezas de muchísima calidad y aún más interés.

Resulta que la cueva había sido descubierta por el ingeniero de minas Trino Torres en el año 86, el objeto de este primer visitante moderno de la cavidad era buscar restos de osos. El señor Torres abrió una pequeña cata, pero en vez de encontrar restos de osos halló herramientas y fauna del paleolítico medio, y eso fue lo que muchos años después halló Marta en la caja del museo. ¿Cómo sigue la historia? Marta nos lo cuenta:

“A partir de ahí mi carrera está totalmente ligada a la cueva porque se me mete en la cabeza que esa cueva hay que bajar a ver qué hay por debajo de ese nivel y abrir. Cuando, yo voy a hablar con un vicerrector que estaba en ese momento para que me dejaran pedir a mí un proyecto, pero mi figura académica no lo permitía, entonces saqué la oposición de contratado doctor antes de lo que yo pensaba solo para poder pedir el proyecto de prado Vargas".

"La saqué, pedí el proyecto, pero vino la crisis y al final decidí meter en el lío a un compañero mío, a Rodrigo Alonso, que ahora codirige conmigo y le dije: “¿Y si pedimos un permiso y lo pagamos nosotros?” los costes de la excavación. Y al final bueno, pues lo hicimos así y nos dieron el permiso y luego ya, semana a semana escribiendo al técnico de la junta nos dieron una pequeña ayuda. Y a partir de ahí que esto fue 2016, embaucamos también a Alfonso Benito que es el otro de los directores conmigo y ahora ya pues ahí estamos ¡Lo conseguimos! Una vez que tienes el permiso ya intentas que continúe, y así fue".

 

palarq

palarq

Fósil y diente de neandertal encontrado en Prado Vargas.

Fundación Palarq

Y vaya si ha continuado: hoy en día siguen excavando la cueva y descubriendo montones de material nuevo. Ahora que ya hemos visto los inicios de este proyecto, descubramos también los objetivos que nuestros investigadores han proyectado en la cueva. Esto podría dividirse en tres líneas de trabajo distintas.

El primero de ellos sería el de excavar en extensión. Cabe destacar que, en nuestro país suele suceder que, por falta de financiación, se acostumbra a investigar los yacimientos a través de la apertura de pequeñas catas en vez de estudiar toda la superficie.

Pues con Prado Vargas, Marta y el resto del equipo se han propuesto excavar toda la extensión de cada nivel para poder diferenciar zonas de actividad: dónde se duerme, dónde se gestiona la comida, dónde se fabrican herramientas. Todo esto con el objetivo de conocer cómo organizan el espacio. Esto puede llevarles mucho tiempo, aunque es cierto que a veces es mejor ir lentos pero seguros. Marta nos cuenta el segundo de estos objetivos:

“Otro de los objetivos de los tres directores era que se generara un equipo de jóvenes investigadores que ya los hay, que están ahora mismo altamente cualificados. Ahora mismo se van a depositar dos tesis; las dos primeras tesis de Prado Vargas y que se genere bueno pues un equipo de trabajo que después enseñen a otros y a otros y bueno que puedan excavar y sacar adelante Prado Vargas entre todos y cuando nosotros ya no estemos, ¿no?”.

Cuando empiezan a depositarse tesis sobre un tema es que la cosa va en serio. ¿Y sobre qué son estas dos tesis?

Pues por orden de depósito, la primera que se está terminando es la de Héctor de La Fuente es “La fauna de Prado Vargas vista desde la tafonomía y la arqueología espacial”. Héctor se ha pasado meses intentando unir todos los miles de fragmentos de huesos hallados, -sí, miles, porque están muy antropizados-, y así, entre otras cosas, se ha podido ver cómo se mueve la gente, si ha cazado un caballo y se lo va a comer en tal sitio, por ejemplo, o luego también ha permitido saber si restos hallados en diversas profundidades del nivel forman parte de la misma ocupación o no.

Y la segunda tesis, la de Pedro Alonso, versa sobre la fauna de la zona y sobre los retocadores de hueso (más adelante averiguaremos más sobre esta herramienta); los ha comparado con otros retocadores de la zona, tanto el cómo están confeccionados, como la cantidad de uso y otros parámetros.

Así que, resumiendo, se está generando mucho conocimiento sobre la cavidad de Prado Vargas, y se están formando diversas generaciones de investigadores especializados en la misma. Averigüemos ahora el tercero de los objetivos del proyecto de estudio de esta cueva.

“Otro de los objetivos que hemos preparado la cueva es ver qué pasa por debajo de ese nivel 4 que estamos excavando. Hicimos un sondeo manual que, bajamos 2 o 3 metros y ya era impracticable y entonces hicimos un sondeo mecánico con un camión y hemos visto quela cueva hasta el suelo, hasta la roca madre, tiene 9 metros de sedimento que contienen diferentes niveles arqueológicos más antiguos que el 4".

"¿Esto qué quiere decir? Que, si en el 4 hay unos neandertales de 46.000, en el nivel que hay debajo hay otros neandertales de 48.000 y así varios niveles de los abuelos, tatarabuelos, y generaciones de neandertales que vivieron allí. ¿Que nos va a permitir? ver los cambios socioeconómicos o crisis que pudieron haber, que nos permitan conocer cómo han evolucionado, involucionado y qué ha pasado”.

Tal vez incluso sean capaces de hallar otros grupos. Pero, en definitiva, lo que quieren averiguar es si hay tradiciones culturales, de hecho, en el nivel 4 hay cosas muy marcadas y quieren saber si por debajo pasa lo mismo.

¿Por qué decimos que el nivel 4 tiene cosas muy marcadas? Pues porque resulta que han descubierto que los habitantes del nivel 4 tallaban de una manera e incluso reciclaban. ¿Cómo? ¿Cómo? ¿Cómo? ¿Qué reciclaban? ¿Y cómo es eso? Marta nos cuenta:

“Lo que yo he podido ver a través de las herramientas de piedra, que hemos publicado hace poco, es el reciclaje de las herramientas de piedra. O sea, normalmente cuando se golpea una piedra contra otra y se saca un cuchillo, lo que se ha golpeado, que se llama núcleo, bueno pues sirve solo para golpear y sacar lascas para cuchillos".

"Las lascas valen para otra cosa y luego si se retoca el filo, salen lascas retocadas. En Prado Vargas, cada una de esas se puede convertir en otra, es decir un núcleo se puede retocar y hacer una herramienta, una herramienta se puede retocar y hacer un núcleo. Son cadenas operativas muy complejas de reciclado de herramientas”.

Impresionante ¿verdad? Y no solo reciclaban las herramientas de piedra, si no que también reciclaban huesos. Normalmente, para modificar los filos de las herramientas se utilizaban lo que se conoce como “retocadores” que suelen ser de piedra.

Una característica curiosa de Prado Vargas es que dichos retocadores son de hueso, así que digamos que los restos animales pasan de la esfera alimentaria a la tecnológica. Además, si bien en otros yacimientos se han hallado pocos ejemplos de retocadores, solo en el nivel 4 de Prado Vargas ya han encontrado más de 200 ejemplares… Mucho tenían por retocar estas gentes de Prado Vargas… ¿Y qué más se sabe de este nivel 4?

Si bien normalmente parece que los yacimientos que se estudian de este periodo son altos en elcamino, es decir lugares que usaron de paso, sin embargo, nuestros investigadores infieren que el nivel 4 es un campamento estable que podían ocupar cómodamente durante 6 meses al año.

¿Por qué solo 6 meses al año? Pues porque hay épocas en las que percola el agua y se crean charcos, y además por la estacionalidad de los animales que habitan la zona. Parece ser que luego podrían irse a otra zona, pero a una zona cercana, no serían nómadas estrictamente. Digamos que son más estacionales que nómadas. ¿Cuáles son los hallazgos más relevantes que se han hecho en la cueva de Prado Vargas? Marta nos cuenta:

“Como hallazgo que bueno, pues que por tradición parece que ya pones un punto en el espacio cuando sacas un resto humano, pues nos salió en 2019, -que yo, bueno, sigo pensando que Prado Vargas es importante pues por qué es importante, pero bueno- salió un molar de leche de un individuo infantil que te da mucha información porque hay niños, bueno ya te está diciendo cosas. Eso es un hallazgo que quizá es el que mediáticamente más hizo que Prado Vargas se conozca”.

Una pregunta que podríamos hacernos es ¿por qué es tan recurrente que los hallazgos humanos sean dientes? Pues por que no se hallan en zonas de enterramiento, si no de hábitat. Digamos que nadie enterraría a sus familiares en el salón de casa ¿verdad? (aunque seguro que se ha hecho en algún lugar en algún momento de la historia).

Y es que todavía no se sabe muy bien qué tratamiento daban los neandertales a sus difuntos, recién ahora se está hablando de algunos hallazgos de lo que parecen ser entierros neandertales, pero eso es material para otro capítulo. Y claro, ¿qué resto humano es susceptible de caerse en un ambiente doméstico? Exacto: un diente de leche. Seguramente aún no se conocía al Ratoncito Pérez.

Los hallazgos en Prado Vargas

Prosigamos con los hallazgos; más allá de este molar de leche, tal vez lo más relevante de Prado Vargas sea la cantidad y la calidad del material que se ha encontrado en la cavidad. Incluso para investigadores con mucha trayectoria, como Marta, es sorprendente los ríos de material que se extrae de Prado Vargas. Y no solo eso:

“Muchos de los hallazgos relevantes son por el estudio que se hace posteriormente. Es decir, aquí hay doctorandos que, junto a los directores están estudiando un montón de cosas".

Como por ejemplo el trabajo de Pedro o Héctor, que consigue darnos una visión de las escenas cotidianas de lo que verdaderamente es relevante, lo que pone los pelos de punta. Algo también excepcional de la cueva es que han hallado una colección de fósiles marinos, lo cual indicaría que estos neandertales que la habitaron los encontraron y los llevaron hasta la cavidad para guardarlos. Marta nos cuenta más:

“Cuando tú miras, los fósiles o cualquier cosa, aunque sea colgantes o cualquier cosa, es a partir del paleolítico superior. Los neandertales tienen uno, medio, ahora, nosotros tenemos quince y los han llevado ahí. ¿Qué es lo difícil? Demostrar que los han llevado no, eso es muy fácil. Lo difícil es dar el salto a la interpretación, ¿no? ¿qué puede ser? ¿puede ser un símbolo de identidad personal, de grupo, de regalos, de símbolo, de…? Se te escapa. Entonces lo difícil es poder demostrar científicamente cosas que no fosilizan, ¿no?”.

Por último, cabe mencionar otra curiosidad de la cueva de Prado Vargas: ladivulgación que hacen en la zona. Marta nos lo explica:

“Hemos generado una red de trabajo allí porque hacemos una labor de voluntariado y la gente del pueblo y de la comarca viene a lavar con nosotros todo el sedimento y sacamos la microfauna y damos conferencias y cursos…Y se ha generado una red tan bonita y todo el mundo sabe que eso son lo más antiguo suyo, porque son sus antepasados y todo el mundo ha hecho la cueva suya, y a nosotros también. Y eso me gusta porque la labor que hemos hecho de divulgación yo creo que es muy importante”.

Esta sí que es una gran forma de involucrar a la comunidad en su propio pasado. Vamos ahora con las preguntas de “Desenterrando”. En primer lugar: ¿qué es lo que más te fascina de la evolución humana?:

“Pues, te va a sorprender: la actual, sí. Estoy, aunque soy bastante pesimista estoy viendo como de la evolución estamos pasando a una evolución tecnológica y me preocupa mucho pero ahora mismo es lo que más me interesa, el cambio actual".

Es fascinante y preocupante a partes iguales, sin duda. Vamos ahora con la segunda: ¿por qué elegiste tus estudios?

“Pues también es sorprendente. A mi me gustaban mucho los indios, los nativos americanos y veía que hacían flechas con sílex y conseguí sílex, intenté tallarlo, hice puré. Y al final, de repente en unas jornadas de puertas abiertas en la sierra de Atapuerca, vi que había gente que también hacía eso y ya pasé de los nativos al pleistoceno y me flipó y ahí me quedé”.

Un bonito salto el de los nativos americanos al pleistoceno. Y la última: ¿cómo crees que tu investigación puede ayudarnos a repensar nuestro futuro como especie?

Pues, bueno, yo ahí soy como más romántica. Yo creo que, a través de ver cómo viven los cazadores/recolectores actuales y como imaginamos o podemos inferir que viven los neandertales creo que podemos replantearnos todo eso que hemos perdido de cohesión social y fuerza de grupo que ahora mismo no tenemos o hemos perdido en gran parte ¿no? Creo que esa sería una de las facetas más importantes que tendríamos que repensar como especie”.

Tal vez sea cierto lo que dicen de que en la unión está la fuerza. Y tal vez podamos inspirarnos en nuestros antepasados para revisar los lazos sociales que nos unen.

Hasta aquí nuestro capítulo de hoy, ha sido fascinante adentrarnos en las entrañas de Prado Vargas de la mano de Marta Navazo. Esperemos que la continuidad de investigación de la cueva no cese nunca, y que sigan recolectando y analizando materiales que nos permitan averiguar más sobre nuestros antepasados Neandertales.