El boom de la novela rosa

Corín Tellado, la reina de la literatura romántica

Considerada un fenómeno sociológico, Corín Tellado consiguió que todas su lectoras se identificaran con los personajes surgidos de su inagotable imaginación. Autora también de cuentos infantiles y novelas eróticas, algunas de las obras de la escritora asturiana se llevaron al cine, la radio y se plasmaron en fotonovelas. Incluso fue declarada por la Unesco como la escritora más leída en lengua española después de Cervantes.

Foto: CC

María del Socorro Tellado López, más conocida como Corín Tellado, está sentada delante de su máquina de escribir. Aún no ha salido el sol y la escritora sostiene su sempiterna cajetilla de tabaco en la mano en espera de una inspiración que seguro no tardará en llegar... La autora asturiana, que ostenta el privilegio de ser la escritora mas leída en lengua española, escribió alrededor de cinco mil libros, calificados por la crítica como literatura menor. Conocida sobre todo por ser la autora más famosa del género romántico, Corín Tellado también cultivó otros géneros como los cuentos infantiles y juveniles, e incluso las novelas eróticas.

Escritora precoz

Nacida el 25 de abril de 1927 en el pueblo de Viavélez, en el concejo asturiano de El Franco, Corín Tellado fue hija de una ama de casa y de un maquinista de la marina mercante. La que estaba llamada a convertirse en una escritora de éxito fue bautizada como María del Socorro, aunque desde muy pequeña sus hermanos la llamaban cariñosamente Socorrín, un apodo que se acabaría convirtiendo en el nombre por el que todo el mundo la recuerda: Corín. Al finalizar la Guerra Civil, su padre fue ascendido a primer oficial y la familia tuvo que mudarse a Bilbao y desde allí a Cádiz, donde la joven Corín finalizó sus estudios y pasó una feliz adolescencia. A pesar de que ella misma se definía como una niña muy tímida, una compañera suya, Ana María Morgado, en cambio la recuerda como una joven "muy lanzada", que no dudaba en montar en bicicleta y en fumar pitillos a escondidas.

Viavélez, el pequeño pueblo asturiano en el que nació Corín Tellado.

Viavélez, el pequeño pueblo asturiano en el que nació Corín Tellado.

Foto: Istock

A pesar de que ella misma se definía como una niña muy tímida, una compañera suya, Ana María Morgado, la recuerda como una joven 'muy lanzada' que no dudaba en montar en bicicleta y fumar pitillos.

Tras la muerte de su padre en 1945, Corín dio un paso adelante y con tan solo dieciséis años escribió su primera novela de corte romántico a la que tituló Atrevida propuesta, que sería publicada un año después por la editorial Bruguera. La novela tuvo una gran aceptación por parte del público y la editorial pagó a la joven tres mil pesetas en dos plazos, una cantidad considerable para la época. Además le propuso una colaboración fija por la que debería entregar una novela por semana. Pero la segunda novela de Corín no tuvo el mismo éxito que la primera, y la joven estuvo a punto de entrar a trabajar en una zapatería para ganarse la vida, aunque al final no lo hizo puesto que pudo vender alguna novela más. Por aquel entonces, la editorial gallega Cies también publicó algunas de sus novelas, y en 1947 Bruguera acabó incluyéndola en la nómina de la editorial.

Para saber más

Rosalía de Castro, soledad y melancolía

Rosalía de Castro, soledad y melancolía

Leer artículo

Una feliz soledad

Corín demostró desde muy pronto ser una escritora prolífica y muy dedicada. Se ponía a escribir antes de que saliera el sol y en poco más de dos días podía tener acabada una novela. Aunque empezó a estudiar Psicología, al final Corín prefirió seguir con lo que realmente le apasionaba: la literatura romántica. Sus novelas cortas, de poco más de cien páginas, eran recibidas con enorme entusiasmo por los lectores, hasta el punto de que muchas de ellas tuvieron que reeditarse debido al gran éxito obtenido. En 1951, Corín Tellado se trasladó a vivir definitivamente a Gijón, donde firmó un contrato con la revista femenina Vanidades (que tenía gran difusión en Hispanoamérica), con la que colaboraría durante más de cincuenta años. Corín entregaba a la publicación dos novelas cortas e inéditas al mes, con lo que la tirada de la revista aumentó de dieciséis mil ejemplares al mes a casi setenta mil. El corrector de Vanidades, por aquel entonces Guillermo Cabrera Infante, dijo de Corín que su influencia resultó decisiva en su posterior carrera como escritor.

Sus novelas cortas, de poco más de cien páginas, eran recibidas con enorme entusiasmo por los lectores, hasta el punto de que muchas de ellas tuvieron que reeditarse debido al gran éxito obtenido.

Portada de la novela La condenada, de Corín Tellado, en formato ebook.

Portada de la novela La condenada, de Corín Tellado, en formato ebook.

Foto: Planeta

Según la propia Corín, "harta de pagar las bodas de sus familiares", se casó en 1959 con Domingo Egusquizaga Sangroniz con quien tuvo dos hijos, Begoña y Domingo, y del que se acabaría separando en 1962. A pesar de haberse convertido en la reina de las novelas románticas, Corín nunca más volvió a enamorarse (como declararía una vez a un medio digital, una vez sus hijos fueron mayores, ella prefirió la soledad).Ese mismo año, 1962, Corín Tellado fue declarada por la Unesco la autora en lengua española más leída después de Cervantes. Al parecer, todo iba sobre ruedas en la carrera de Corín. En 1964 firmó un contrato de exclusividad con Bruguera, pero la propia autora decidió rescindirlo poco después tras algunas desavenencias con la editorial. Corín comprobó que sus obras se reeditaban con otro título y sin consultarle: "Esta avalancha de viejas novelas publicadas como si fueran nuevas, cambiándoles el título, me desacreditaba. Algunas lectoras me escribían llamándome estafadora", declaró la escritora.

Para saber más

Sofía Casanova, la primera corresponsal de guerra

Sofía Casanova, la primera corresponsal de guerra

Leer artículo

Cine y radio

La obra de Corín Tellado alcanzó tal fama que alguna de sus novelas incluso fue adaptada al cine. En 1970 se estrenó la película dirigida por Antonio del Amo inspirada en su novela Tengo que abandonarte. Pero no todo fueron buenas noticias para la exitosa autora. Pocos años después, en 1973, Bruguera ganó un pleito que mantenía con Corín y esta se vio obligada a pagar una altísima indemnización y a trabajar en exclusividad para la editorial hasta 1986, momento en el que Bruguera quebró y Corín pudo recuperar los derechos de sus obras. Pero no solo fue el cine; también el mundo de las ondas quería a Corín. En 1977, la autora estrenó el serial radiofónico Lorena, historia de una chica de alterne, que se vio sometido a la censura de la época debido a sus constantes alusiones políticas. A pesar del éxito alcanzado con la literatura romántica, Corín también decidió explorar otros géneros. Entre los años 1978 y 1979, y bajo el seudónimo de Ada Miller, Corín publicaría una veintena de novelas de bolsillo de temática erótica que incluyó en la colección Especial Venus. La autora también publicó una colección de relatos juveniles, entre los que destacan Cuando llega Pizca, El circo del corazón o La rebeldía de Boris, para las editoriales Júcar y Cantábrico. Y en 1981 se hicieron fotonovelas de algunas de sus obras.

En 2008 y ya con 80 años, la escritora se adhirió a la campaña por el reconocimiento oficial del bable, la lengua asturiana.

En 2008 y ya con 80 años, la escritora se adhirió a la campaña por el reconocimiento oficial del bable, la lengua asturiana.

Foto: CC

Entre los años 1978 y 1979, y bajo los seudónimos de Ada Miller Leswy y Ada Miller, Corín publicó una veintena de novelas de bolsillo de temática erótica que incluyó en la colección Especial Venus.

Con el paso de los años, el estado de salud de Corín Tellado se volvió cada vez más precario. Al final tuvo que someterse a un tratamiento de diálisis peritoneal, lo que no le impidió seguir publicando (aunque fuera dictando a su nuera) algunas obras más. En el año 2000, y gracias a las nuevas tecnologías, publicó su primera novela por internet titulada Milagro en el camino. En 2008, Corín se adhirió a la campaña Doi la cara pola oficialidá, en favor del reconocimiento del asturiano o bable como lengua cooficial del Principado. El 11 de abril de 2009, después de sufrir un infarto cerebral, Corín Tellado moría a los ochenta y un años en su casa de Gijón. Tras de sí dejó cinco mil títulos publicados y tres novelas inéditas. Al final, fue la propia Corín Tellado quien resumió perfectamente lo que pensaba de su vida. Preguntada una vez en qué le gustaría reencarnarse si esto fuera posible, contestó lo siguiente: "¿En que me reencarnaría? Yo no lo pasé muy mal con Corín Tellado. Creo que me volvería a reencarnar en mí misma".

Temas Relacionados

Biografías

Compártelo