Emperadores de la Antigua Roma

Claudio, el emperador romano despreciado

De entre los primeros emperadores de Roma, Claudio es el más olvidado. Considerado un incapaz por sus contemporáneos y despreciado incluso por su propia familia, sorprendió a todos cuando demostró ser un buen gobernante, un líder sagaz y un hombre muy culto.

Claudio emperador romano 2

Foto: CC / Museo Arqueológico de Nápoles

Antonia la menor, sobrina del emperador Augusto, tenía la costumbre de menospreciar a quien no le gustaba con la frase: “Es más tonto que mi hijo”. Es una buena muestra del sentimiento general hacia quien, un día, se convertiría en el cuarto emperador romano. Claudio fue descrito por sus contemporáneos como un hombre estúpido, influenciable, incapaz e incluso mentalmente discapacitado, ya que padecía algún tipo de enfermedad nerviosa. Sus adversarios -no se podían calificar de enemigos, ya que ni siquiera le consideraban digno de ello- lo ridiculizaban, se cebaban con su cojera y tartamudez, e incluso su propia familia no le demostraba ningún afecto: “Una caricatura de hombre y un aborto de la naturaleza”, así lo consideraba su madre. Su hermana Livila, en una ocasión en la que alguien sugirió que Claudio podría convertirse en emperador algún día, exclamó en público: “Compadezco al pueblo romano si le está reservado tan infausto destino”.

Claudio fue descrito por sus contemporáneos como un hombre estúpido, influenciable, incapaz e incluso mentalmente discapacitado.

Y no obstante, cuando esa profecía se hizo realidad, ese hombre al que casi todos despreciaban sorprendió por su gobierno prudente y sagaz. Mejoró las infraestructuras de Roma y las condiciones de vida de sus habitantes, dejó un gran corpus literario -hoy perdido- sobre la historia y las costumbres de los romanos y otros pueblos itálicos, se ganó la estima del ejército conquistando nuevos territorios que dieron riqueza al imperio y tierras a los colonos, y supo mantener las riendas del Senado alternando el palo y la zanahoria. Solo la ambición de su propia familia lo apartó del poder de forma violenta, como sería la costumbre romana.

Para saber más

¿Cuánto sabes sobre la antigua Roma?

¿Cuánto sabes sobre la antigua Roma?

Leer artículo

El “patito feo” de la familia imperial

Tiberio Claudio Nerón Germánico nació en Lugdunum, la capital de la Galia en tiempos de Augusto -cerca de la actual Lyon- el año 10 a.C. Era hijo de Antonia la Menor, sobrina del emperador Augusto, y de Nerón Claudio Druso, un poderoso general del ejército romano, que murió al año siguiente. Quedó al cuidado de las mujeres de su familia, pero a causa de su cojera y su tartamudez estas lo veían como una deshonra para su linaje y no lo consideraban apto para la vida pública.

Por su cojera y su tartamudez Claudio era visto como una deshonra para su linaje, pero en su juventud empezó a demostrar sus aptitudes intelectuales.

No obstante, no dejaba de ser un pariente del emperador y, al llegar a la edad viril, se le asignaron varios preceptores. Uno fue Tito Livio, el gran historiador que había escrito la monumental Historia de Roma desde su fundación (Ab Urbe condita): el joven Claudio pasó mucho tiempo con él en su juventud y heredó su pasión por la historia de los pueblos itálicos. Al no considerarle un candidato apto para la sucesión política, su familia dejó que cultivara sus intereses e incluso empezaron a tener ciertas expectativas en él: el propio Augusto quedó impresionado por su capacidad oratoria. Con el tiempo se ganó el respeto de los equites -la segunda clase social en importancia por detrás de los senadores- que presionaron al Senado para que le concediera cargos públicos, cosa que finalmente hizo su sobrino Calígula, aunque no le tenía en más estima que el resto de sus familiares.

Para saber más

Calígula, el césar al que todo estaba permitido

Calígula, el césar al que todo estaba permitido

Leer artículo

Emperador por sorpresa

Pero el destino de ese “patito feo” dio un giro inesperado cuando ya había cumplido los 50 años: el 24 de enero del año 41 d.C. el emperador Calígula fue asesinado por su propia guardia pretoriana. Claudio, temiendo que quisieran eliminarle también a él y liquidar a toda la dinastía, se escondió en palacio; según la historia recogida por los historiadores Flavio Josefo y Dion Casio, un pretoriano lo encontró temblando detrás de una cortina, pero en lugar de matarlo, lo aclamó como nuevo emperador.

Claudio es proclamado emperador

Lebayle, C. (1866) "Claudio es proclamado emperador" [óleo sobre lienzo]

En ese momento Claudio era el único pariente adulto del fallecido Augusto, lo que le daba la legitimidad de heredero político a pesar de las opiniones y burlas que circulaban sobre él. Su fama de estúpido, en cambio, pudo haber jugado a su favor, haciéndolo parecer a ojos del Senado un hombre manipulable y nada peligroso. Sin embargo, el nuevo princeps se reveló mucho más audaz de lo que habían imaginado: si bien por una parte devolvió al Senado algunas de las prerrogativas que había perdido bajo los reinados autoritarios de Tiberio y Calígula, por otra no fue blando con los senadores: era propenso a sufrir ataques de ira -los cronistas relatan que en esas ocasiones “echaba espumarajos por la boca”-, más de una vez les recriminó directamente su resistencia a debatir sus propuestas, hizo eliminar a algunos de sus principales detractores y, cuando consideraba que los senadores no estaban a la altura, transfería competencias a sus propios administradores, muchos de ellos libertos, hiriendo el orgullo de los magistrados.

Su fama de estúpido pudo haber jugado a su favor, haciéndolo parecer un hombre manipulable, pero Claudio era mucho más audaz de lo que habían imaginado.

Desde el principio, el nuevo emperador tuvo clara la importancia de ganarse al ejército. Nada más llegar al poder regaló 15.000 sestercios (lo que equivaldría a quince veces el salario mensual de un legionario) de su propio bolsillo a cada soldado de la guardia pretoriana para asegurarse su lealtad, lo que le libró de sufrir el mismo final que su sobrino Calígula. Además, en sus trece años de mandato el Imperio creció con seis nuevas provincias, bien a través de la conquista o de la apropiación de reinos aliados -Tracia, Nórico, Licia, Judea, Mauritania y Britania-, consiguiendo un gran botín y tierras para repartir entre los veteranos, lo que le hizo popular entre los soldados.

Para saber más

Trajano: optimus princeps

Trajano: optimus princeps

Leer artículo

Un gobernante polifacético

Al igual que había hecho su tío abuelo Augusto, Claudio emprendió un gran programa de reformas urbanísticas en Roma destinado a mejorar la calidad de vida de sus habitantes, financiándolo con el botín de las conquistas. Bajo su mandato se construyeron dos nuevos acueductos que llevaban agua a la capital y se restauró el que había hecho construir Augusto para garantizar el acceso al agua corriente, construyó numerosos canales fluviales y carreteras para agilizar el transporte de alimentos y otros bienes, e hizo excavar canales de drenaje para evitar las destructivas crecidas del río Tíber.

Claudio emprendió un gran programa de reformas urbanísticas en Roma destinado a mejorar la calidad de vida de sus habitantes, financiándolo con el botín de las conquistas.

Pero habiendo nacido en la Galia, era consciente de que Roma no era solo la Urbe y que las provincias resultaban indispensables para el buen funcionamiento del imperio. Para ello promulgó una serie de leyes que beneficiaban a los colonos que quisieran establecerse lejos de la capital, a la vez que concedía la ciudadanía romana a las élites y les invitaba a establecerse en la ciudad para participar en la gestión pública o dedicarse a los negocios. Eso desató muchas críticas por parte de la aristocracia romana más conservadora, a la que ya le había costado tragar que los demás pueblos itálicos se convirtieran en romanos de pleno derecho y consideraba que un bárbaro siempre sería un bárbaro aunque llevase toga.

Aqua Claudia

El Aqua Claudia fue una de las principales obras públicas construidas bajo el gobierno de Claudio, empezada por su predecesor Calígula. Con una longitud de casi 70 kilómetros, está considerado una de las obras maestras de la ingeniería civil romana.

Foto: CC / Chris 73: https://bit.ly/2SMP7mQ

Para contrarrestar estas críticas, Claudio quiso reforzar las tradiciones romanas e itálicas y limitar la influencia creciente de las costumbres extranjeras -especialmente griegas y galas- que los romanos de alta alcurnia consideraban perversas y degradantes: así, por ejemplo, aumentó la presencia de sacerdotes etruscos, promovió los festivales ligados a la tradición romana y las distracciones del pueblo como las carreras de caballos y las luchas de gladiadores.

El emperador destacó también como uno de los más eruditos de la historia de Roma, aunque no nos ha llegado ninguna obra suya directamente y todo lo que sabemos de ella es a través de otros autores romanos que hacen mención a él. Habiendo cultivado la pasión por la historia en su juventud se dedicó con predilección a este campo y, cosa rara, no se enfocó solamente en los romanos sino en otros pueblos que habían sido sus enemigos, como los etruscos y los cartagineses. También se ocupó de política, de leyes, de geografía e incluso escribió un tratado sobre el juego de dados, uno de los más populares entre la plebe romana. Autores tan importantes como Plinio el Viejo o Tácito hacen mención a las obras de Claudio como fuente de sus propios escritos.

Para saber más

La educación en la antigua Roma

La educación en la antigua Roma

Leer artículo

Despreciado más allá de la muerte

A pesar de ganarse la popularidad entre el pueblo y hasta cierto punto el respeto -o el temor- del Senado, el final de Claudio llegaría por mano de su propia familia. En el año 49 d.C. contrajo matrimonio con su sobrina Agripina la Menor, hermana del difunto emperador Calígula. Esta tenía ya un hijo de su anterior matrimonio, un niño de apenas 12 años llamado Lucio Domicio Enobarbo que pasaría a la historia con otro nombre: Nerón.

Este matrimonio, el cuarto en la vida de Claudio, tenía una finalidad política: por una parte Agripina era descendiente directa de Augusto -Claudio solo lo era de Octavia, su hermana-, lo que reforzaba su legitimidad; por otra, adoptando a Nerón se garantizaba un sucesor ya solo tenía un hijo propio, Británico, nacido de su matrimonio anterior con Valeria Mesalina. Sin embargo, esta precaución terminaría siendo su perdición.

Para saber más

Nerón, el reino del terror

Nerón, el reino del terror

Leer artículo

La noche del 12 de octubre del año 54 d.C., después de cenar, el emperador se sintió indispuesto y pocas horas después, la madrugada del 13 de octubre, moría. A pesar de su edad avanzada para la época (64 años) y de que llevaba años enfermo, la gran mayoría de historiadores concluyen que fue envenenado. La instigadora habría sido su propia esposa, Agripina, para eliminar a un hombre al que no podía manejar y colocar en el trono a su hijo aún adolescente, quien paradójicamente se revelaría más difícil aún.

Claudio murió la madrugada del 13 de octubre del 54 d.C., probablemente envenenado por su propia esposa, Agripina.

Claudio creció despreciado por su familia y murió a manos de ella. Su sucesor e hijo adoptivo Nerón le dedicó un funeral de Estado y lo hizo deificar, pero en el futuro tampoco escatimó críticas contra él y derogó muchas de las reformas que había implantado para dar más autonomía a los magistrados respecto al emperador. Los historiadores romanos posteriores inmortalizaron esta visión de Claudio como un hombre estúpido y débil, promovida por una aristocracia a la que nunca terminó de gustar.

Compártelo