La dueña de los mares de China

Ching Shih, la reina pirata china

Ching Shih se puso al frente de una enorme escuadra de más de 2.000 barcos cuando su marido, el jefe de la flota pirata, murió de forma poco clara. Al mando de ese gran ejército, y convertida en una temida líder pirata, Ching Shih saqueó y arrasó, pero también estableció unas estrictas normas de conducta para todos los miembros de su tripulación.

Ching Shih

Historia de los piratas de todas las naciones. 1836.

Debían tomar una decisión. Zheng Yi, el pirata que lideraba la temida Flota de la Bandera Roja, había muerto y era necesario saber quién iba a asumir el mando a partir de entonces. Cuando la tripulación ya estaba reunida, la viuda subió a cubierta, vestida con un precioso traje de capitana bordado con dragones de oro sobre seda roja, azul y púrpura, y, rompiendo el silencio, se dirigió a ellos: "Miradme capitanes, vuestro jefe estaba de acuerdo conmigo. La escuadra más fuerte es la que está a mis órdenes. Ha recaudado más tesoros que ninguna otra. ¿Creéis que me rendiré ante un jefe hombre? Jamás". Aquel era el inicio de la leyenda que acabaría convirtiendo a Ching Shih en la pirata más grande y temida que surcó los mares de China.

De prostituta a Reina Pirata

Nacida en algún momento del año 1775 en la provincia de Cantón, China, Ching Shih vivió sus primeros años del robo y el engaño haciéndose llamar Shih Yang o Cheng I Sao, hasta que entró a formar parte de elenco de prostitutas de un burdel flotante. Los historiadores chinos afirman que Ching Shih era más alta que las mujeres de su época y que su hermosura la hacía destacar entre las demás. Era tan bella que el capitán pirata Zheng Yi , que había secuestrado a varias prostitutas del burdel flotante, la eligió a ella para convertirla en su esposa. Una vez a bordo del barco del temido pirata, Ching Shih provocó a Zeng Yi pidiéndole algo que era totalmente impensable para una mujer y menos si ésta era una prostituta: sólo se casaría con él si compartían al cincuenta por ciento todo el botín y el mando sobre sus hombres.

Ching Shih provocó a Zeng Yi pidiéndole algo que era totalmente impensable: el cincuenta por ciento de todo el botín y el mando sobre sus hombres.

Ante la impotencia de los ejércitos imperiales, durante los años siguientes, los piratas se dedicaron a saquear impunemente los pueblos que estaban situados en la costa, hasta el punto de que se recomendó a los habitantes que quemaran sus aldeas y huyeran al interior. Aquella fue una decisión que el Imperio lamentaría durante mucho tiempo ya que Zheng Yi y Ching Shih cambiaron el tipo de negocio y pasaron de atacar aldeas de pescadores pobres a asaltar barcos, provocando un grave perjuicio a todas las rutas marítimas internacionales.

Durante los seis años siguientes, la flota pirata pasó de estar formada por unos doscientos barcos a convertirse, gracias a múltiples alianzas, en un auténtico ejército de mil quinientas naves. La pareja diseñó un plan perfecto que consistía en unir a todos los piratas de la zona en una especie de consorcio, eliminando así a la competencia y optimizando los beneficios. Aquel ejército no tenía rival, pero en 1807, Zheng Yi encontró la muerte a los cuarenta y dos años. Según Borges, en su Historia Universal de la Infamia, el pirata fue envenenado con un plato de orugas cocidas con arroz. Otras fuentes afirman que perdió la vida en un naufragio provocado por un tsunami mientras navegaba a lo largo de la costa de Vietnam.

Para saber más

Barbanegra, el pirata más temido del Caribe

Barbanegra, el pirata más temido del Caribe

Leer artículo

Cumple la ley o muere

Ching Shih era consciente de que a pesar de ser la esposa de uno de los piratas más famosos y temidos de los mares de China, su condición de mujer la hacía más vulnerable. Para solventar aquel problema, lo primero que hizo fue casarse con el hijo adoptivo de su marido, Chang Pao, y para no enemistarse con las tripulaciones lo nombró jefe directo de las tropas, consiguiendo de esta manera mantener a los hombres a raya, ya que éstos consideraban a Chang Pao como el "legítimo" heredero de aquel "imperio". Mientras, Ching Shih seguiría ocupándose de todo lo referente a los acuerdos comerciales y las alianzas.

Lo primero que hizo fue casarse con el hijo adoptivo de su marido, Chang Pao y lo nombró jefe directo de las tropas.

En las sociedades piratas eran habituales este tipo de acuerdos. Lo que puede parecer una relación incestuosa, no era nada más que una alianza para preservar todo su botín: la fusión empresarial perfecta. El negocio creció hasta convertirse en un monstruo cuyas garras abarcaban Corea hasta la costa de Malasia y no se movía un solo barco sin que la armada de Madame Ching, como era conocida, lo supiese y controlase. En el apogeo de su poder, Ching Shih llegó a disponer de más de 70.000 hombres y unos 2.000 barcos que estaban divididos en seis flotas distribuidas por colores: roja, verde, amarilla, violeta y la negra, que tenía como estandarte una serpiente. Todo aquel equipo humano estaba regido por leyes muy estrictas que debían ser cumplidas a rajatabla. De lo contrario, el culpable se enfrentaba a durísimas sanciones, la mayoría de las cuales conllevaban la muerte.

Según las leyes implementadas por Ching Shih, nadie podía violar a las mujeres apresadas en las ciudades o en el campo; al violador se le cortaba la cabeza. Si un hombre bajaba a tierra firme por su cuenta o si se cometía el acto llamado "franquear las barreras", se le perforaban las orejas en presencia de toda la flota. En el caso de ser reincidente, se le daba muerte. Estaba prohibido tomar cualquier cosa del botín procedente del robo o del pillaje. Todo era registrado, y el pirata recibía dos de las diez partes, quedando las ocho restantes guardadas en el almacén comunitario. No cumplir aquella norma suponía la muerte. Sólo se subastaban las mujeres bellas; si un pirata compraba a una prisionera debía tratarla a partir de entonces como su esposa, con absoluto respeto y sin violencia. Tampoco estaban permitidas las infidelidades, y en ambos casos al infractor se le cortaba la cabeza. Quien desobedeciese una orden o molestara a los campesinos que pagaban tributo era asimismo condenado a muerte. Los castigos eran inmediatos y no había segundas oportunidades.

Para saber más

El final del capitán Kidd, el temido pirata inglés

El final del capitán Kidd, el temido pirata inglés

Leer artículo

Llegar a un acuerdo

Al emperador Jiaqing le ponía furioso que una mujer estuviera poniendo en jaque a todo su Imperio. Envió a su armada comandada por el almirante imperial Kuo Lang para que atacara y acabara con la flota pirata. Pero lejos de esconderse, las naves de Ching Shih fueron directas a su encuentro. Tras la contienda, la armada imperial perdió sesenta y tres barcos con sus respectivas tripulaciones, que se unieron a la bandera roja bajo amenaza de muerte. Desesperado, el gobierno imperial pidió ayuda a las armadas inglesas y portuguesas para que se unieran a ellos en la lucha contra aquel ejército invencible. Durante los dos años siguientes, y batalla tras batalla, la armada de Madame Ching siguió humillando a la coalición creada para vencerla. No viendo otra salida a aquel problema, al final el Imperio se vio obligado a ofrecer una amnistía a Ching Shih para que dejase la piratería.

Jiaqing, emperador de la dinastía Qing que se enfrentó a Ching Shih.

Jiaqing, emperador de la dinastía Qing que se enfrentó a Ching Shih.

Museo del palacio, Beijing.

En un primer momento Ching Shih rechazó la oferta, hasta que un día de 1810 se presentó sin avisar en la sede del gobierno general de Cantón para discutir los términos del indulto. Para alguien que en su código de conducta tenía establecido que a los desertores se les debía cortar la cabeza, sólo había una manera de retirarse dignamente: debían hacerlo todos juntos. Ching Shih no se presentó en persona delante del emperador para firmar su propio indulto, sino para firmar el de su armada al completo. De este modo, Ching Shih, la pirata que nunca fue derrotada, se salvó a sí misma y a todos los que lucharon junto a ella. Se instaló en Cantón, donde montó un burdel y una casa de apuestas. Allí murió plácidamente a los 69 años envuelta, seguramente, en una narcótica nube de opio, recordando sus años de aventuras.

Para saber más

 Henry Morgan: corsario y pirata del Caribe

Henry Morgan: corsario y pirata del Caribe

Leer artículo

Temas Relacionados

Biografías

Compártelo