Tesoros sumergidos

Cesarea, el gran puerto de Judea y una mina para la arqueología

Recientemente la Autoridad de Antigüedades de Israel ha recuperado los tesoros de dos buques naufragados en aguas de Cesarea. Esta antigua ciudad romana, ubicada cerca de Tel Aviv, fue un importante puerto comercial.

Ruinas de Cesarea en la actualidad

Ruinas de Cesarea en la actualidad

Foto: DerHexer (CC)

La Unidad de Arqueología Marina de la Autoridad de Antigüedades de Israel ha recuperado, a lo largo de los últimos meses, los tesoros de dos barcos naufragados en aguas abiertas frente el puerto de Cesarea, entre Haifa y Tel Aviv. Uno de los buques se hundió hace unos 600 años, durante la época del sultanato mameluco, mientras que el otro se remonta a tiempos romanos, hace unos 1.700 años.

Entre los objetos recuperados se encuentran cientos de monedas de plata y de bronce de época romana y mameluca, pero lo más interesante para los arqueólogos son algunos objetos personales recuperados del barco romano.

Algunas de las monedas recuperadas en los pecios de Cesarea

Algunas de las monedas recuperadas en los pecios de Cesarea

Foto: Dafna Gazit, Israel Antiquities Authority

Estatuas de bronce, entre las cuales destaca la de un mimo con máscara de comedia (a la derecha)

Estatuas de bronce, entre las cuales destaca la de un mimo con máscara de comedia (a la derecha)

Foto: Israel Antiquities Authority
Campanas de bronce, un amuleto para ahuyentar a los espíritus malignos

Campanas de bronce, un amuleto para ahuyentar a los espíritus malignos

Foto: Israel Antiquities Authority
Un anillo de oro con la figura del Buen Pastor grabada en una gema verde

Un anillo de oro con la figura del Buen Pastor grabada en una gema verde

El Buen Pastor es un símbolo paleocristiano que representa a Jesús como un pastor llevando un cordero a hombros

Foto: Dafna Gazit, Israel Antiquities Authority
Una gema roja con el Arpa de David

Una gema roja con el Arpa de David

El Arpa de David es un símbolo judío. Según la tradición, David llegó a la corte del rey Saúl como arpista antes de convertirse él mismo en rey de Israel.

Foto: Yaniv Berman, Israel Antiquities Authority

El gran puerto de Judea

Cesarea fue una de las colonias creadas para los veteranos del ejército romano, que al terminar sus 20 años de servicio en el ejército recibían una pensión y tierras en alguna de las provincias conquistadas. El historiador Flavio Josefo, romano de origen judío, narra que fue fundada por Herodes el Grande y bautizada en honor del emperador Augusto –que había tomado el nombre de su padre adoptivo, Julio César–, a quien debía su posición.

Flavio Josefo explica que su puerto era tan grande como el de Atenas y que la ciudad era un bullicioso enclave comercial desde el que entraban y salían productos procedentes de las provincias orientales del Imperio. Se convirtió en la capital de Judea tras la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C. y constituía una de las principales bases militares romanas en la franja sirio-palestina; fue también el escenario de episodios notables como la proclamación de Vespasiano como emperador en el año 69 d.C.

El historiador Flavio Josefo explica que el puerto de Cesarea era tan grande como el de Atenas, por lo que en sus aguas naufragaban barcos con cierta frecuencia

Ser un puerto tan importante significaba, por supuesto, que en sus aguas naufragaban barcos con cierta frecuencia. Por ese motivo es uno de los lugares de más interés para la Unidad de Arqueología Marina de la Autoridad de Antigüedades de Israel: debido a la gran actividad de deportes acuáticos en la zona, los arqueólogos hacen un llamamiento a ciudadanos y turistas para que informen de cualquier descubrimiento que realicen; sin intentar extraerlos ellos mismos, pues el riesgo de dañarlos es elevado.

Para saber más

Encuentran un tesoro bajo las aguas de Cesarea

Encuentran un tesoro bajo las aguas de Cesarea

Leer artículo

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!