El primer emperador de la Edad Media

Carlomagno, el padre de la Europa medieval

Se ha llamado a Carlomagno "el padre de Europa" y, si bien esta no tiene un único progenitor, sin duda él lo fue de la Europa medieval. Con las reformas que aplicó en diversos terrenos, pero sobre todo en el administrativo y el militar, consolidó un nuevo orden que hoy llamamos feudalismo.

Carlos I del Sacro Imperio

En el año 768 d.C. Pipino el Breve, hijo de Carlos Martel y rey de los francos, murió dejando el reino a sus dos hijos: al mayor, Carlomagno, legó los territorios occidentales de Aquitania, Neustria y Austrasia; el menor, Carlomán, heredó la parte mediterránea con Septimania y Provenza y los territorios interiores de Borgoña, Alsacia y Suabia. Ambos hermanos no se llevaban bien y solo la fuerte autoridad de su madre Bertrada, que a la muerte de Pipino siguió ejerciendo un gran ascendente sobre sus hijos, evitó una guerra civil que hubiera podido desintegrar la frágil unidad del reino franco.

Imperio Franco 481-814

Durante la Alta Edad Media los francos fueron consolidando su poder en las actuales Francia, Suiza y Alemania. La dinasía carolingia ascendió del rango de mayordomos de palacio al de emperadores.

Imagen: CC https://bit.ly/34B5FE6

Carlomán murió poco después de su padre, en el año 771, permitiendo a su hermano gobernar toda la extensión del reino franco. Pero este no se contentó con ello: a lo largo de sus cuarenta y siete años de reinado Carlomagno sometió a los lombardos del norte de Italia, a los sajones de Germania y creó la Marca Hispánica al sur de los Pirineos. En el año 800 fue coronado Emperador de los Romanos por el papa, convirtiéndose en el primer soberano europeo que asumía un título imperial desde la caída del Imperio Romano de Occidente.

A lo largo de sus cuarenta y siete años de reinado Carlomagno sometió a los lombardos del norte de Italia, a los sajones de Germania y creó la Marca Hispánica al sur de los Pirineos.

El fin de la Italia longobarda

El ascenso de Carlomagno fue propiciado en parte por su aprovechamiento de los conflictos ajenos. El rey franco estaba casado con Ermengarda, la hija de Desiderio, el rey de los lombardos (o longobardos) que gobernaban el norte de Italia; se trataba de un matrimonio político que debía servir para mantener la paz, pero su esposa tenía una salud frágil y no pudo darle ningún hijo, por lo que acabó repudiándola. Era el año 771, el mismo en el que su hermano Carlomán murió: los hijos de este se dirigieron a Pavia, la capital del reino lombardo, para pedirle a Desiderio que hiciera valer sus derechos como herederos frente a las pretensiones de su tío.

Para saber más

Federico II de Hohenstaufen, el emperador que desafió al papa

Federico II de Hohenstaufen, el emperador que desafió al papa

Leer artículo

El rey lombardo, ofendido con Carlomagno por haber repudiado a su hija, no necesitó más para empezar la guerra. Pero fue una decisión desastrosa para él: Carlomagno dividió su ejército en dos columnas y una de estas consiguió llegar hasta Pavia y ponerla bajo asedio. La vigilia de Pascua del 774, recibió la visita de una delegación de condes y obispos romanos que le traían una invitación del papa Adriano I para visitar Roma, que él aceptó gustosamente. En la antigua ciudad de los césares fue recibido con todos los honores y forjó una alianza con el papa, tan interesado como él en deshacerse de los lombardos.

Tras vencer en el asedio de Pavia, Carlomagno ciñó la corona de Rey de Italia y puso fin al reino lombardo.

Tras pasar la Pascua en Roma volvió a Pavia que, agotada por el hambre y la epidemia, se rindió. Carlomagno ciñó la corona de hierro de los reyes lombardos, terminando así la historia de la Italia longobarda y ganando un poderoso aliado en el Vaticano. Pero era solo el primer paso hacia una gloria mucho mayor.

Corona de Hierro

La Corona de Hierro era el símbolo del Rey de Italia. Su nombre procede de la leyenda según la cual la placa interior había sido creada fundiendo uno de los clavos con los que fue crucificado Jesús.

Foto: CC https://bit.ly/3a1k5BI

Carlomagno y los sarracenos

A su regreso al reino franco, Carlomagno recibió una inesperada visita: una delegación andalusí formada por enviados de los gobernantes de Gerona, Barcelona, Huesca y Zaragoza. Estos le ofrecieron un suculento trato: su vasallaje a cambio de que el rey franco les ayudara en su rebelión contra el emir de Córdoba y les mantuviera en su cargo. Carlomagno aceptó el trato pensando que sería una campaña corta y que le permitiría extender su poder hasta la península Ibérica, pero esta vez fue él quien se equivocó.

Para saber más

Poitiers, ¿la batalla decisiva de la Cristiandad?

Poitiers, ¿la batalla decisiva de la Cristiandad?

Leer artículo

El propósito del rey franco, profundamente católico, era seguir los pasos de su abuelo Carlos Martel, que en el año 732 había frenado el avance andalusí en Poitiers, y retomar Hispania para la cristiandad. De su objetivo solo logró una mínima parte: la creación de la Marca Hispánica, una zona colchón desde Barcelona hasta Pamplona, ocupada por nobles vasallos. La guerra se prolongó de forma intermitente hasta el año 811, cuando el rey ya estaba en sus últimos años de vida. Seguramente el episodio más conocido sea la batalla de Roncesvalles, acontecida durante la primera campaña, cuando el ejército franco en retirada fue atacada por los vascones: en esa emboscada murió el prefecto de la Marca de Bretaña, Roldán, cuya figura inspiró -exagerando la épica- el famoso cantar de gesta Chanson de Roland.

Carlomagno entabló una buena relacióncon el califa de Bagdad, el abasí Harún al-Rashid, quien le regaló un elefante llamado Abul-Abbas por el que desarrolló un verdadero afecto.

A pesar de su devoción religiosa, Carlomagno podía ignorar la fe en favor de la política cuando convenía. Muestra de ello fue la buena relación que entabló con el califa de Bagdad, el abasí Harún al-Rashid, interesado igual que él en someter a los emires omeyas de Córdoba. Al-Rashid obsequió al rey de los francos con numerosos presentes como un reloj, un juego de ajedrez de marfil y un elefante llamado Abul-Abbas por el que Carlomagno desarrolló un verdadero afecto: lo alojó en su palacio de Aquisgrán como un huésped de honor, le hablaba, se ocupaba personalmente de lavarlo y comía con él. En un exceso de amor paterno, lo alimentó demasiado y el animal murió de una indigestión; o según otras versiones, de una pulmonía tras haber atravesado el Rin a nado. El rey de media Europa lloró amargamente la pérdida de su mascota preferida y decretó un luto nacional por él.

Para saber más

La fitna y desintegración de al-Ándalus

La fitna y desintegración de al-Ándalus

Leer artículo

Cristianismo o muerte

Si con el califa podía hacer la vista gorda a las cuestiones de fe, no sucedía lo mismo con los sajones paganos, que habitaban las tierras entre el Rin y el Elba. Teóricamente reconocían la autoridad del rey franco y le pagaban un pequeño tributo en forma de caballos para la guerra, pero en el 772 se negaron a ello, dándole la oportunidad a Carlomagno para conquistarlas.

La empresa resultó tan ardua como la de Hispania y le ocupó durante más de veinte años. La guerra seguía siempre un esquema parecido: un caudillo sajón lideraba una revuelta, que los francos aplastaban; obligaban a los jefes sajones a convertirse al cristianismo y abandonar el paganismo, pero apenas el ejército franco se marchaba incendiaban las iglesias, mataban a los sacerdotes y volvían a sus costumbres.

"La destrucción del Irminsul por Carlomagno" (1882), por Heinrich Leutemann

"La destrucción del Irminsul por Carlomagno" (1882), por Heinrich Leutemann. El Irminsul era un roble sagrado para los sajones, que creían que conectaba la tierra y el cielo. Carlomagno obligó a los prisioneros sajones a cortar uno de ellos y abjurar de sus creencias.

Imagen: Heinrich Leutemann

Finalmente, tras la enésima rebelión, Carlomagno optó por una decisión drástica: deportar a miles de familias sajonas a Francia y en su lugar enviar a colonos francos a Sajonia. Impuso en el nuevo territorio un estado de ocupación que podría resumirse en una alternativa: convertirse al cristianismo o morir. La táctica dio resultado y a finales de su reinado Sajonia había sido integrada con bastante éxito en el reino franco.

Para saber más

Todos los europeos son descendientes de Carlomagno

Todos los europeos son descendientes de Carlomagno

Leer artículo

De rey a emperador

Carlomagno había hecho del reino franco el más poderoso de Europa, pero seguía siendo un rey igual que lo había sido antes su padre. Pero en el año 799 le llegó su gran oportunidad, cuando recibió en su residencia de verano de Paderborn al papa fugitivo León III, sucesor de Adriano. Era un hombre muy impopular entre la nobleza romana y había escapado por poco de una emboscada casi mortal y de un encarcelamiento por parte de los sobrinos del antiguo pontífice, que lo habían acusado de adulterio y de perjura.

En otoño del año siguiente, Carlomagno acompañó a León a Roma y puso en marcha una comisión que, en pocos días, rechazó las acusaciones contra el papa y le garantizó su protección. El pontífice le devolvió el favor coronándole como Emperador de los Romanos durante la misa de Navidad. De lo oportuno de la situación surge la sospecha de que existiera un acuerdo entre los dos, algo que resulta probable aunque no ha sido demostrado al cien por cien: las fuentes eclesiásticas así lo afirman, mientras que las imperiales sostienen que el propio rey fue sorprendido por la coronación.

Carlomagno acompañó al papa León III a Roma y le garantizó su protección. El pontífice le devolvió el favor coronándole como Emperador de los Romanos durante la misa de Navidad.

Una explicación que podría conciliar ambas versiones es que sí deseaba el título de emperador, pero no que fuese el papa quien le coronase -en lugar de hacerlo él mismo-, ya que de este modo reconocía implícitamente la supremacía de la autoridad religiosa sobre la secular. Resulta natural pensar que, habiendo acumulado un poder mayor que el de cualquier otro soberano europeo en aquel momento, Carlomagno acariciase la idea de reclamar el título y los derechos que su presunto titular, el emperador bizantino, no podía ejercer desde hacía siglos.

Revestido de la dignidad imperial, reorganizó el reino franco según un modelo que hoy conocemos como vasallaje: aunque él era el soberano absoluto, el territorio era dividido en feudos que asignaba a nobles vasallos para que se ocuparan de gestionarlo y defenderlo. El emperador mantenía el control sobre ellos a través de los missi dominici (en latín, “mensajeros del señor”), enviados imperiales que tenían el poder de destituir a los vasallos si estos se excedían en sus competencias o no cumplían con sus obligaciones.

La coronación de Carlomagno

"Entonces el venerable y benévolo prelado le coronó con sus propias manos con una magnífica corona. Entonces todos los fieles viendo la protección tan grande y el amor que tenía a la santa madre Iglesia romana y a su vicario unánimemente gritaron en alta voz, con el beneplácito de Dios y del bienaventurado San Pedro, portero del reino celestial: ¡A Carlomagno, piadoso augusto, por Dios coronado, grande y pacífico emperador, vida y victoria!" (Liber Pontificalis, XCVIII-23-24)  

Crédito: Rue des Archives / Cordon Press

Para saber más

La coronación de Carlomagno como emperador

La coronación de Carlomagno como emperador

Leer artículo

Un retrato del soberano

A pesar de sus éxitos militares y políticos, hubo una conquista que siempre se resistió a Carlomagno: el alfabeto. El hombre que había sido coronado emperador era iletrado y pasaba las noches intentando aprender a leer, algo que al parecer nunca llegó a hacer con fluidez. A pesar de ello, o puede que precisamente a causa de ello, se ocupó de promover la enseñanza y fundar escuelas en los monasterios y palacios, movilizando para ello a una gran cantidad de clérigos, que eran prácticamente los únicos que sabían leer.

Carlomagno, que era analfabeto, se ocupó de promover la enseñanza y fundar escuelas en los monasterios y palacios.

Uno de estos, Eginardo, se convirtió en su biógrafo de corte y escribió la mayor fuente de información que tenemos sobre el emperador: la Vita Karoli Magni (Vida de Carlomagno), una biografía rica en detalles personales para la que se inspiró en la obra de Suetonio Vidas de los doce Césares. Su descripción dice que “fue de cuerpo ancho y robusto, de estatura eminente, (…) rostro alegre y regocijado, de suerte que estando de pie como sentado realizaba su figura con gran autoridad y dignidad”.

Vidriera de Carlomagno

Vidriera que representa al emperador con los símbolos del poder imperial (la espada y la corona) y del poder de Cristo (el orbe del mundo coronado por la cruz).

Foto: iStock

Gracias a él conocemos también la personalidad del emperador, aunque tratándose de su biógrafo de corte es probable que la embelleciera. Eginardo afirma que el emperador era un hombre moderado en el comer y el beber, que raramente hacía banquetes porque detestaba a los borrachos. Era devoto sin caer en el fanatismo (excepto tal vez con los sajones), pero como no sabía leer se hacía recitar los Evangelios y La ciudad de Dios por un sacerdote, memorizando sus pasajes favoritos. Amaba la equitación y la caza y cada mañana salía a cabalgar antes de dedicarse a sus obligaciones. A pesar de su rango no vivía en la opulencia, se vestía de manera sencilla y para sostener los gastos de la corte se dedicaba en sus ratos libres a la cría de gallinas para vender los huevos; cuando viajaba, puesto que la corte era itinerante, se alojaba en los conventos o en las casas de sus vasallos.

Gracias a Eginardo, el biógrafo de la corte, conocemos el aspecto y la personalidad del emperador, aunque es probable que la embelleciera.

Cuenta también, y esto se puede corroborar fácilmente, que fue el artífice de un renacer urbanístico, artístico e intelectual. Contrató a arquitectos, constructores y carpinteros que restauraron los antiguos monumentos del Imperio Romano y erigieron otros nuevos; tuvo una especial atención hacia Aquisgrán, su preferida entre las capitales del reino. También llamó a eruditos que conservaron y transmitieron el saber de la Antigüedad, iniciando la tradición medieval de los monjes copistas.

Ciertamente fue un renacimiento modesto teniendo en cuenta que el emperador tomaba como modelo la esplendorosa Constantinopla, pero muy notable considerando que el reino franco apenas estaba saliendo de más de tres siglos de completo abandono de las ciencias y las letras.

Catedral de Aquisgrán

Catedral de Aquisgrán, lugar donde descansan los huesos de Carlomagno. Es considerada la catedral más antigua del norte de Europa. Su origen se remonta a la Capilla Palatina construida por el emperador franco a finales del siglo VIII.

Foto: Daniel Kalker / Picture-alliance / Dpa /AP

El legado del emperador

En el año 806 Carlomagno convocó una gran asamblea de nobles en la que estipuló la división del imperio entre sus hijos tras su muerte. Las décadas de guerra contra los andalusíes y los sajones lo habían agotado física y mentalmente, a lo que había que añadir sus problemas de salud a causa de la gota. Su nuevo poder como emperador no había conducido, a pesar de sus intentos, a la creación de un poder central fuerte.

En aquella asamblea, llevó a cabo su último intento de mantener unido un imperio que amenazaba romperse, a causa de la corrupción de los nobles y la independencia de los eclesiásticos, que eran y querían seguir siendo un verdadero estado dentro del estado. A ello se añadían amenazas militares como la creciente presión de los normandos; los nobles que en teoría estaban obligados al servicio militar, a proporcionar soldados y a financiar las campañas se resistían a ello. No lo logró y tampoco sus sucesores.

En noviembre del año 813 Carlomagno sufrió una intensa fiebre que lo dejó extremadamente débil; se alimentaba exclusivamente de zumos de fruta y pasó sus últimos días haciéndose recitar la Biblia y La ciudad de Dios, pero no tenía fuerzas ni siquiera para hacer el signo de la cruz. Murió el 28 de enero del 814 en Aquisgrán, su capital favorita, que había embellecido con una magnífica basílica en la que fue enterrado. Su hijo Luis hizo esculpir en su sarcófago el siguiente epitafio: “Bajo esta losa reposa el cuerpo de Carlos, emperador grande y ortodoxo que extendió noblemente el Reino de los Francos y gobernó con fortuna durante cuarenta y siete años. Murió a los setenta y dos años en el año del Señor 814, cinco días antes de las calendas de febrero”.

El "Karlsschrein"

El ataúd de oro y plata que el emperador Federico II Hohenstaufen ordenó elaborar para Carlomagno, el "Karlsschrein".

El imperio Carolingio duró apenas un siglo; se extinguió oficialmente en el año 887 cuando el último heredero de Carlomagno, Carlos el Gordo, fue depuesto por la Dieta imperial. Sin embargo, la sombra del rey franco era larga y en el 962 un rey sajón, Otón el Grande, fue coronado nuevamente Emperador de los Romanos. El soberano dio origen así a un nuevo poder, el Sacro Imperio Romano (al que popularmente se añade el epíteto de “Germánico”), que se inspiraba en el modelo del que, no en vano, fue llamado “el padre de Europa”.

Para saber más

La muerte del emperador Carlomagno

La muerte del emperador Carlomagno

Leer artículo

Compártelo