El caliz de Doña Urraca, el santo grial que se guarda en León