La historia oculta del lejano oeste

Los Buffalo Soldiers, tropas afroamericanas en el ejército estadounidense

Pertrechados con los peores equipos, este cuerpo militar integrado sólo por soldados afroamericanos, fue destinado a las zonas más peligrosas, entre ellas la frontera de Texas, donde los civiles blancos los insultaban y agredían, a pesar de que los protegían del acoso de los nativos americanos. Cuba, Filipinas y las dos guerras mundiales sirvieron para reconocer el valor de unos soldados marginados por el color de su piel.

Foto: CC

Los conocidos como "Soldados Bisonte" fueron un regimiento de afroamericanos que sirvieron principalmente en la frontera occidental al finalizar la Guerra Civil estadounidense. En 1866, y tras la aprobación por parte del Congreso de la Ley de Organización del Ejército, se crearon seis regimientos de caballería e infantería exclusivamente con soldados de color (en ellos llegó a servir una mujer llamada Cathay Williams). Sus principales tareas fueron ayudar a controlar a los nativos americanos de las llanuras, capturar a los ladrones de ganado y proteger a los colonos, diligencias, carromatos y viajeros de ferrocarril a lo largo y ancho del frente occidental.

Nadie sabe con certeza por qué, pero los soldados de los Regimientos de Caballería noveno y décimo fueron apodados Buffalo Soldiers (Soldados Bisonte) por los nativos americanos, quizá por que los indios asociaban el cabello oscuro y rizado de estos soldados al pelaje de un bisonte o por que luchaban con la valentía y ferocidad que los indios atribuían a ese poderoso animal. Sea como fuere, el nombre perduró, y los regimientos afroamericanos que se formaron en 1866, incluidos el 24 y el 25 de infantería, y que se consolidaron en cuatro regimientos, fueron conocidos a partir de entonces con ese nombre.

Vestida con el uniforme del ejército, Cathay Williams fue la primera y única mujer que sirvió como una Buffalo Soldier. Escondió su condición femenina cambiando su nombre por el de William Cathay.

Vestida con el uniforme del ejército, Cathay Williams fue la primera y única mujer que sirvió como una Buffalo Soldier. Escondió su condición femenina cambiando su nombre por el de William Cathay.

Foto: CC

Colectivos discriminados

El reclutamiento del noveno de Caballería tuvo lugar en Nueva Orleans entre agosto y septiembre de 1866. Los soldados pasaron el invierno organizándose y entrenando, hasta que fueron trasladados a San Antonio, Texas, en abril de 1867. Allí se les unieron la mayoría de oficiales y su comandante en jefe, el coronel Edward Hatch, todos de raza blanca. Adiestrar a soldados sin experiencia y en su mayoría analfabetos fue un reto, pero a pesar de los inconvenientes, el regimiento siempre estuvo dispuesto a intervenir en cualquiera de los muchos conflictos que se producían en el oeste de Texas. Su misión principal consistía en asegurar la vía que unía San Antonio con El Paso, y mantener el orden en las zonas que eran atacadas por los nativos americanos, muchos de ellos hartos de la vida en las reservas y decepcionados con las promesas incumplidas por parte del gobierno federal. Por su parte, y a pesar de que los soldados afroamericanos también se enfrentaban a su propia discriminación por parte del gobierno estadounidense (que les obligaba a luchar con otro colectivo cuya situación era muy similar a la suya), los Buffalo Soldiers arrancaban sin dudar las cabelleras de los nativos americanos a los que abatían en combate.

A pesar de que los soldados afroamericanos también se enfrentaban a su propia discriminación por parte del gobierno, arrancaban sin dudar las cabelleras de los nativos americanos a los que abatían en combate.

El décimo de caballería tenía su base en Fort Leavenworth, Kansas, y estaba comandada por el coronel Benjamin Grierson. El adiestramiento de este regimiento fue lento y laborioso, en parte porque el coronel esperaba haber reclutado a hombres mejor preparados (hemos de recordar que la mayoría eran analfabetos) y también a causa de un brote de cólera que se desató en el verano de 1867 y que retrasó cualquier plan establecido. Aquel mismo verano, se ordenó el traslado del regimiento a Fort Riley, Kansas, con la misión de proteger a los trabajadores de la empresa Union Pacific, encargada de construir la vía férrea. Antes de dejar Fort Leavenworth, se produjeron algunas escaramuzas con algunos grupos de indios cheyenne, que tanto infantería como caballería repelieron en una de las muchas batallas que los Buffalo Soldiers iban a emprender.

Un Buffalo Soldier miembro del noveno regimiento de Caballería en 1980.

Un Buffalo Soldier miembro del noveno regimiento de Caballería en 1980.

Foto: CC

Para saber más

La batalla de Gettysburg, Norte contra Sur

La batalla de Gettysburg, Norte contra Sur

Leer artículo

Las misiones de los Buffalo Soldiers

Una acción poco conocida de los Buffalo Soldiers fue la participación del noveno de Caballería en la guerra del condado de Johnson, también conocida como la guerra en Powder River y la guerra de Wyoming Range. La guerra del condado de Johnson fue un enfrentamiento que tuvo lugar entre los grandes ganaderos de la zona y supuestos ladrones de ganando que, en realidad, eran pequeños colonos que competían con ellos por los derechos a la tierra, ganado y agua. El entonces presidente de Estados Unidos, Benjamin Harrison, ordenó al sexto de Caballería que acabara con la violencia y capturara a una banda de asesinos a sueldo contratada para reprimir a los ganaderos más desfavorecidos. Ante la imposibilidad de sofocar el conflicto debido a las presiones políticas y sociales locales, el presidente decidió que los Buffalo Soldiers trasladaran a sus hombres desde Nebraska a la zona de conflicto. Frente a una población local muy hostil (un soldado murió y otros dos resultaron heridos), el noveno de caballería permaneció en Wyoming durante casi un año hasta que logró apaciguar las tensiones.

Una acción poco conocida de los Buffalo Soldiers fue la participación del noveno de Caballería en la guerra del condado de Johnson, también conocida como la guerra en Powder River y la guerra de Wyoming Range.

Los cuatro veteranos regimientos de soldados afroamericanos participarían asimismo en la guerra de Cuba en 1898. El noveno y el décimo regimientos de Caballería se encuadraron en la misma división junto con unidades blancas, bajo el mando del general Joseph Wheeler. El veterano general era conocido como "Fighting Joe" Wheeler, militar que durante la Guerra de Secesión había servido con el ejército confederado y que ahora, contra su voluntad, se veía al mando de dos aguerridos regimientos de soldados afroamericanos.

Conocido como "Fighting Joe" Wheeler, este general que había servido en la Guerra de Secesión americana fue puesto al mando del noveno y el décimo regimientos de Caballería en contra de su voluntad.

Conocido como "Fighting Joe" Wheeler, este general que había servido en la Guerra de Secesión americana fue puesto al mando del noveno y el décimo regimientos de Caballería en contra de su voluntad.

Foto: CC

Los regimientos de Buffalo Soldiers también participaron en la guerra de Filipinas entre los años 1899 y 1903. En este caso hubo una fuerte oposición a la guerra entre los afroamericanos. Muchos soldados establecieron una buena relación con "los nativos de piel morena de las islas", y un número inusualmente grande de tropas desertó durante la campaña, algunas de las cuales se unieron a los rebeldes filipinos. Uno de los más "soldados búfalo" más conocidos que se unió a los rebeldes fue el célebre David Fagen, que alcanzó el rango de capitán en el Ejército Revolucionario de Filipinas. Fagen se convirtió en un famoso líder guerrillero y su captura fue una obsesión tanto para el ejército como para el público estadounidense en general. Su deserción se produjo como resultado del trato discriminatorio que sufrían los regimientos de afroamericanos por parte de las tropas estadounidenses, en su mayoría blancas, quienes con frecuencia se referían a ellos despectivamente como niggers o gugus.

La imagen sobre estas líneas muestra la compañía de los Buffalo Soldiers en Camp Wikoff en 1898 durante la guerra hispanoamericana.

La imagen sobre estas líneas muestra la compañía de los Buffalo Soldiers en Camp Wikoff en 1898 durante la guerra hispanoamericana.

Foto: Cordon Press

Para saber más

Los últimos de Filipinas: la defensa de Baler

Los últimos de Filipinas: la defensa de Baler

Leer artículo

En las guerras del siglo XX

Los Buffalo Soldiers no formaron parte de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses durante la Primera Guerra Mundial, pero de entre sus filas surgieron suboficiales experimentados que se incorporaron a otras unidades afroamericanas segregadas para el servicio de combate, como el Batallón de Ingenieros. Los primeros soldados afroamericanos en entrar en combate en Francia fueron las divisiones de infantería, que lo hicieron bajo mando francés. Antes de la Segunda Guerra Mundial, los Regimientos de Caballería se disolvieron en su mayoría y sus miembros se trasladaron a unidades orientadas al servicio junto con toda la división de caballería. Batallones afroamericanos independientes de artillería, así como batallones de intendencia y de apoyo, participaron en la Segunda Guerra Mundial. La llamada "División Bufalo", intervino en combate durante la campaña italiana, y la 93ª División de Infantería, incluido el 25º Regimiento de Infantería, sirvió en la guerra del Pacífico.

A pesar de algunas barreras administrativas, y de reticencias entre oficiales blancos de alto rango, muchos soldados afroamericanos fueron entrenados como pilotos, desempeñando un importante papel en la guerra aérea en Europa. Tras la Batalla de las Ardenas, y ante la escasez de tropas, se permitió la entrada de soldados de color en las unidades que debían entrar en combate. La guerra de Corea fue el principio del fin para los Buffalo Soldiers, que se disolvieron definitivamente en abril de 1951.

El teniente Henry Flipper fue el primer afroamericano en graduarse de la Academia Militar de West Point. Tras la disolución definitiva de los Buffalo Soldiers siguió su carrera militar de forma voluntaria.

El teniente Henry Flipper fue el primer afroamericano en graduarse de la Academia Militar de West Point. Tras la disolución definitiva de los Buffalo Soldiers siguió su carrera militar de forma voluntaria.

Foto: CC

A pesar de algunas barreras administrativas, y de reticencias entre oficiales blancos de alto rango, muchos soldados afroamericanos fueron entrenados para pilotar aviones, desempeñando un gran papel en la guerra aérea en Europa.

En opinión de algunos historiadores, los Buffalo Soldiers fueron utilizados como meras tropas de choque y como instrumentos para los planes expansionistas del gobierno de Estados Unidos a costa de los nativos americanos y de otras minorías. Sin embargo, existen evidencias de que algunos Buffalo Soldiers, como el teniente Henry Flipper (el primer afroamericano en graduarse de la Academia Militar de West Point) siguieron voluntariamente carreras militares. Hay un poema escrito por uno de los "soldados búfalo" del noveno de Caballería que habla de la resistencia de sus hombres: "El resto se ha ido a casa, para encontrarse con la ráfaga invernal de la ventisca. El noveno, el noveno dispuesto, acampa aquí hasta el último. Fuimos los primeros en llegar, seremos los últimos en irnos. ¿Por qué nos vemos obligados a quedarnos, por qué recibir esta recompensa? En los barracones cálidos, nuestros camaradas recientes se relajan, mientras que nosotros, los pobres diablos, y los Sioux, nos congelamos ". Otra evidencia de que muchos se alistaron voluntariamente la ofrece una carta escrita por Francis Roe, esposa de un oficial, en 1873. En ella se refiere a los Buffalo Soldiers por su nombre común diciendo: "Estos 'soldados búfalo' son hombres activos, inteligentes y decididos; están perfectamente dispuestos a luchar contra los indios, siempre que se les pida que lo hagan, y me parecen bastante superiores al promedio de hombres blancos reclutados en tiempo de paz".

Compártelo