Revuelta contra los romanos

Boudica, la rebelión de la reina guerrera de Britania contra Roma

En el año 60 d.C., la reina de los icenos encabezó una gran revuelta contra los invasores que habían asesinado a su marido, la habían sometido a un trato degradante y habían violado a sus hijas. El levantamiento fue sofocado pero acabó con al vida de unos 70.000 romanos y britanos aliados suyos.

01 Boudica reina. Foto. Scala, Firenze. Color. Santi Perez

Foto: Scala, Firenze. Color: Santi Perez

Un siglo después de que Julio César emprendiera la conquista de Britania, los territorios de las actuales Inglaterra y Gales distaban de estar totalmente pacificados. Las rebeliones indígenas y las campañas de sometimiento por parte de Roma eran constantes. En el año 60 d.C., durante el reinado de Nerón, un nuevo gobernador del país, Suetonio Paulino, se propuso acabar con el foco rebelde de la isla de Mona (Anglesey), frente a la costa oriental del país, donde se habían hecho fuertes los silures. Las tropas de Suetonio Paulino pasaron a cuchillo a todos los habitantes de Anglesey, sin distinción de sexo o edad, y talaron los bosques en los que se practicaban las ceremonias de los druidas.

Mientras esto sucedía, más al este, en el territorio de los actuales condados de Norfolk y Suffolk, moría Prasutago, rey de los icenos. Tras su papel en la sublevación icena del año 47, Prasutago había gobernado con el apoyo de los romanos, y en su testamento repartió sus dominios a partes iguales entre el emperador Nerón y sus hijas, para asegurarse de que Roma apoyaría también a sus sucesores. Sin embargo, el procurador imperial, Cato Deciano, reclamó la totalidad del reino para Roma. Las tropas de Deciano saquearon el país, despojaron a los nobles de sus bienes, les expulsaron de sus predios ancestrales y esclavizaron a sus familias. También violaron y humillaron a la viuda de Prasutago, Boudica (o Boadicea), y a sus hijas, creyendo que con su deshonra acabarían con su línea dinástica.

Para saber más

Britania, la irreductible isla de los druidas

Britania, la irreductible isla de los druidas

Leer artículo

Estalla la rebelión

Los romanos no contaban con el carácter de Boudica y la influencia que ejercía entre los suyos. No era sólo la esposa del rey: su cargo de sacerdotisa de la diosa Andraste le confería un gran ascendiente sobre los icenos. La reina lo empleó, como relata Dión Casio, para abominar de la dominación romana y convencer a los suyos de que era preferible la muerte a soportar por más tiempo la opresión.

Estalló así una violenta rebelión en la que los acontecimientos se sucedieron vertiginosamente. Primero, los icenos y sus aliados los trinovantes se dirigieron a la capital de éstos, Camulodunum (Colchester), que se había convertido en la principal colonia romana de la región. Con el apoyo de los britanos que residían en el lugar, los rebeldes la asaltaron, masacrando a los colonos y veteranos romanos. Tras el saqueo, todos los edificios fueron demolidos hasta los cimientos y entregados a las llamas.

Esta estatua colocada en el puente de Westminster de Londres representa a la reina Boudica con sus hijas.

Esta estatua colocada en el puente de Westminster de Londres representa a la reina Boudica con sus hijas.

Foto: Alamy / ACI

Marcha sobre Londres

Eufóricos por su victoria, los britanos se dirigieron a continuación hacia Londinium (Londres), el principal enclave comercial romano. Para oponerse al avance, el legado Quinto Petilio Cerealis reunió diversos destacamentos de la Legión IX Hispana y planteó batalla, confiando en la superior capacidad de combate de los legionarios. Pero las fuerzas rebeldes se habían engrosado con nuevos contingentes atraídos por las primeras victorias, y los romanos fueron prácticamente aniquilados. Tan sólo se salvó Petilio junto con algunos soldados de caballería. El responsable de la sublevación, Cato Deciano, puso tierra de por medio y huyó a la Galia.

Los rebeldes exterminaron a todos los pobladores de Londres que no se unieron a la columna de Paulino Suetonio, unaa espiral de odio que continuó en Saint Albans.

Suetonio Paulino regresó rápidamente de la isla de Anglesey para intentar defender Londinium, pero nada pudo hacer. Los britanos arrasaron la ciudad y se ensañaron con sus pobladores, a los que sometieron –según Tácito y Dión Casio– a las más crueles torturas. La espiral de odio continuó en la ciudad de Verulamium (Saint Albans), que también fue reducida a cenizas. Hasta ese momento habían perecido más de 70.000 romanos y aliados, esencialmente civiles, y, lo que es más grave, Roma corría el riesgo de ser expulsada de Britania.

Esta ilustración representa el aspecto de Londres, ya recuperada del asalto de Boudica, rodeada de murallas. La gran plaza porticada del centro se corresponde con el foro.

Esta ilustración representa el aspecto de Londres, ya recuperada del asalto de Boudica, rodeada de murallas. La gran plaza porticada del centro se corresponde con el foro.

Foto: Bridgeman / ACI

Para saber más

Britania, la irreductible isla de los druidas

Britania, la irreductible isla de los druidas

Leer artículo

La batalla decisiva

Suetonio Paulino se esforzó en reunir todas las tropas disponibles, pero con escaso éxito. Reducido a poco más de 11.000 hombres pertenecientes a la Legión XIV Gemina y a los veteranos de la Legión XX Valeria Victrix, el general romano fio su suerte a su superior experiencia táctica y a su astucia. Después de saquear los centros religiosos del centro de Britania, Suetonio supo atraer a los britanos, con efectivos muy superiores –algunas fuentes cifran su número en 230.000 guerreros–, pero mal organizados, hacia un terreno angosto cerca de Lichfield favorable a su plan.

La rebelión de Boudica se había cobrado la vida de 70.000 romanos y aliados y, lo que era más más grave, Roma corría el riesgo de ser expulsada de Britania.

Ya en el campo de batalla, la reina Boudica recorrió las líneas animando a sus hombres. Les recordó que combatían para vengar las ofensas recibidas y por la libertad, y que era el momento de vencer o morir. Las mujeres de las diversas tribus –añadía– habían decidido ya su destino; correspondía ahora a los hombres demostrar si deseaban combatir antes que vivir como esclavos. Suetonio Paulino, por su parte, animó también a los suyos invocando a la vez su afán de gloria y su codicia, prometiéndoles que podrían disponer a su gusto tanto del botín como de los territorios de sus enemigos.

Un guerrero celta combate desde  un carro guiado  por su auriga. Denario romano acuñado hacia 48 a.C. Museo Ashmolean, Oxford.

Un guerrero celta combate desde un carro guiado por su auriga. Denario romano acuñado hacia 48 a.C. Museo Ashmolean, Oxford.

Foto: Bridgeman / ACI

Para saber más

La rendición de Vercingétorix ante Julio César

La rendición de Vercingétorix ante Julio César

Leer artículo

El choque fue terrible. Sobreponiéndose al terror que causaban los cánticos y el griterío de los britanos, las legiones avanzaron en formación cerrada arrojando una lluvia de pila (lanzas) sobre sus enemigos para después abalanzarse sobre ellos con las espadas. Tras un duro combate, en el que la caballería romana apoyó a la infantería en los puntos más comprometidos, los britanos empezaron a retroceder. Al topar con los carros en los que transportaban a sus familias, el combate derivó en carnicería. Enardecidos por los excesos anteriores de los britanos, los romanos no hicieron prisioneros. Hombres, mujeres y niños fueron exterminados, en una orgía de sangre de la que no se salvaron ni los caballos uncidos a los carromatos. Cuando, agotados por la masacre, los legionarios depusieron sus armas, los cadáveres de más de 80.000 britanos cubrían el campo de batalla, por sólo 400 romanos. Por su victoria, la Legión XIV obtuvo el sobrenombre de Martia Victrix.

La represión durante el año 61 fue feroz. Boudica se refugió con sus hijas en el territorio de los icenos, donde se suicidaron mediante veneno. Suetonio Paulino arrasó el territorio de los sublevados, con la intención de exterminar totalmente a los britanos. Pero las autoridades enviadas desde Roma impidieron esto último, y el general victorioso fue finalmente destituido. Su sucesor, Publio Petronio Turpiliano, se decantó por una política de acercamiento a las élites locales. La rebelión de Boudica había demostrado que sin su apoyo era imposible mantener el dominio romano en Britania.

Compártelo