Momificación animal

Aves silvestres como ofrendas a los dioses en el Antiguo Egipto

Un reciente estudio realizado por investigadores franceses sugiere que la mayoría de momias de aves entregadas como ofrendas a las divinidades fueron cazadas para tal fin.

Dos hombres cazan aves con una especie de bumerán en las riberas del Nilo. Pintura de la tumba de Nakht. Dinastía XVIII.

Dos hombres cazan aves con una especie de bumerán en las riberas del Nilo. Pintura de la tumba de Nakht. Dinastía XVIII. Cordon Press

A lo largo de todo el valle del Nilo, los arqueólogos han descubierto millones de momias de ibis y de aves rapaces que fueron ofrendadas a dioses como Horus, Re o Thot. Tal cantidad de pájaros momificados ha suscitado, ineludiblemente, numerosas cuestiones sobre su origen: ¿Fueron criados o fueron cazados? Recientemente, científicos del CNRS, la Universidad Claude Bernard Lyon 1 y el C2RMF1 han llevado a cabo exhaustivos análisis geoquímicos en momias del Museo de las Confluencias de Lyon. Según sus resultados, publicados en la revista Scientific Reports, la mayoría de estos pájaros eran aves silvestres.

Según un reciente estudio, la mayoría de momias de ibis y rapaces descubiertos en Egipto fueron cazados masivamente y no criados en cautividad.

Hasta ahora no estaba claro si las aves fueron criadas con este propósito específico (como los gatos, de los cuales también se han descubierto miles de momias, sobre todo datadas en la Baja Época) o fueron capturadas en la naturaleza. Esta nueva investigación analiza la composición química de estas aves y sugiere que en realidad eran salvajes: vivían en el mundo natural antes de ser cazadas y momificadas. Todo esto plantea la pregunta de cómo capturaron los antiguos egipcios tan gran cantidad de aves. "Si estas aves se criaron industrialmente o se cazaron masivamente es un tema de intenso debate, ya que tendría un impacto significativo en la economía relacionada con su suministro y culto, y si se cazaran, habría representado una carga ecológica importante para las poblaciones de aves", comentan los investigadores en su estudio.

Momia de un ibis decorada con una imagen de Thot. Hallada en Saqqara. Período Ptolemaico.

Momia de un ibis decorada con una imagen de Thot. Hallada en Saqqara. Período Ptolemaico.

Cordon Press

Miles de aves cazadas

¿Cómo han llegado los investigadores a esta conclusión? En realidad han sido los hábitos alimenticios de estas aves los que han ayudado a resolver el misterio: la composición isotópica de plumas, huesos y tiras de lino usadas para el embalsamamiento tomadas de 20 ibis y otras momias de aves del museo de Lyon reveló una amplia y variada dieta en estos animales. En otras palabras, no es una dieta que pudieran haber obtenido en cautividad. Los investigadores compararon la mezcla de oxígeno, carbono, nitrógeno, azufre, calcio, bario y estroncio de las muestras con restos de momias humanas del mismo período, cuyos resultados fueron mucho menos exóticos. Esto sugiere que las aves rapaces emigraban regularmente fuera del valle del Nilo, mientras que los ibis, que eran probablemente una población local permanente, se aventuraron más lejos por el Valle para obtener alimentos. Hasta que fueron cazadas.

Según, el estudio la dieta de estas aves no se correspondería con una que pudiesen tener en cautividad, ya que se reveló amplia y variada.

La momificación de animales se convirtió en un gran negocio en el Egipto del siglo VII a.C. La mayoría de dioses del panteón egipcio tomaron la forma de un animal, y los gatos y los pájaros eran considerados representaciones terrenales de Bastet y de Thot respectivamente. Las momias animales respondían a varios motivos: eran utilizadas como ofrendas a los dioses (como en el caso de las aves), como alimentos para el más allá y para acompañar a sus propietarios en la eternidad. En el caso de las aves, se han encontrado momias en todas las etapas de la vida, lo que ha sugerido tradicionalmente que estos pájaros fueron criados en cautiverio de alguna manera. Esta práctica también se menciona en algunos textos de la época.

 Investigadores del CNRS investigan una de las momias de aves del Museo de las Confluencias de Lyon.

Investigadores del CNRS investigan una de las momias de aves del Museo de las Confluencias de Lyon.

Romain Amiot / LGL-TPE / CNRS

Estudios genómicos

Por otro lado, también hay evidencia en las pinturas que decoran algunas tumbas egipcias de aves capturadas en la naturaleza, y un estudio llevado a cabo en 2019 del ADN de aves momificadas sugirió que se trataba de aves migratorias que quizás habían sido domesticadas durante un corto período de tiempo. Este nuevo estudio añade credibilidad a la hipótesis de que las aves momificadas eran salvajes. Esto también demuestra que los egipcios debieron de haber organizado una extensa red de caza furtiva para recolectar las aves de presa e ibis en tan grandes cantidades.

Un estudio llevado a cabo en 2019 del ADN de aves momificadas sugirió que se trataba de aves migratorias que quizás habían sido domesticadas durante un corto período de tiempo.

Los estudios de trazas químicas permiten echar una mirada al pasado: el nitrógeno en las proteínas animales es suministrado casi en su totalidad por su dieta, por ejemplo, mientras que los niveles de carbono también ofrecen pistas sobre dónde se estuvieron alimentando las aves. Con este tipo de técnicas de análisis, y otras que incluyen imágenes de rayos X, se puede obtener una imagen muy aproximada de cómo vivieron y murieron estos animales. A continuación, los investigadores quieren estudiar también un grupo de aves que se momificaron como mascotas para comprobar si existen similitudes con las aves momificadas como ofrendas. "A partir del conjunto de muestras estudiado, parece que la cría a gran escala de aves para la momificación era poco probable, como lo respalda el estudio genómico, pero también la domesticación a corto plazo como demuestra la gran variabilidad de isótopos estables", concluyen los investigadores.

Para saber más

El misterio de los millones de ibis momificados en Egipto

El misterio de los ibis momificados en Egipto

Leer artículo

Compártelo