Arte en el antiguo Egipto

Identifican las aves que decoran la maravillosa pintura de la Sala Verde de Amarna

Un famoso ejemplo del arte del antiguo Egipto lo encontramos en la famosa Sala Verde que en su día decoró el Palacio Norte de Amarna, la capital de Akhenatón, donde los artistas representaron de manera absolutamente naturalista, y con enorme perfección, las aves y la vegetación que poblaban las zonas pantanosas del Nilo.

Mural del Palacio Norte de Amarna conocido como la Sala Verde, en el que un reciente estudio ha identificado varias especies de aves.

Mural del Palacio Norte de Amarna conocido como la Sala Verde, en el que un reciente estudio ha identificado varias especies de aves.

Mural del Palacio Norte de Amarna conocido como la Sala Verde, en el que un reciente estudio ha identificado varias especies de aves.

Foto: Proyecto Amarna

La princesa Meritatón, la hija primogénita de Akhenatón y de su esposa, la reina Nefertiti, fue durante años la segunda dama de la corte y la mujer más importante de Egipto, tan solo por detrás de su madre, la Gran Esposa Real. Tras la desaparición de Nefertiti de la historia, su propio padre Akhenatón se casó con ella, convirtiéndola en su nueva Gran Esposa Real. Pero las huellas de esta joven princesa se desvanecen tras la muerte del faraón, que daría paso a años convulsos.

Durante su corta vida (se cree que murió a los 17 años), Meritatón vivió en el Palacio Norte en Amarna, una estructura de planta rectangular de 160 metros cuadrados y rodeada de gruesas murallas. En su interior se abrían varios patios y amplias salas hipóstilas. Es precisamente en una de estas salas donde los arqueólogos se toparon con una auténtica obra maestra del arte egipcio antiguo, un hermoso mural que representa una escena naturalista. Tiene tal nivel de detalle que ha permitido a los investigadores identificar en él varias especies de aves que aún hoy viven en la zona, como los alcaudones (Laniidae) y las lavanderas (Motacilla alba).

Busto de la princesa Meritatón expuesto en el Museo del Louvre, en París.

Busto de la princesa Meritatón expuesto en el Museo del Louvre, en París.

Busto de la princesa Meritatón expuesto en el Museo del Louvre, en París.

Foto: Aoineko (CC BY-SA 1.0)

Arte naturalista egipcio

En Amarna, la capital del faraón Akhenatón (1347-1332 a.C.), los arqueólogos llevaron a cabo en 1924 el descubrimiento del Palacio Norte, con sus salones lujosamente decorados. Precisamente en uno de ellos, que fue bautizado como la Sala Verde, puede admirarse una rara representación de varios pájaros revoloteando en un pantano donde proliferan los papiros, sin la presencia de seres humanos. "Son consideradas obras maestras del arte egipcio antiguo. En estas pinturas se muestran algunas de las imágenes naturalistas y las aves conocidas más hábilmente representadas del Egipto dinástico", han afirmado el doctor Christopher Stimpson, de la Universidad de Oxford, y el profesor Barry Kemp, de la Universidad de Cambridge, director del Proyecto Amarna.

En la Sala Verde puede admirarse una rara representación de varios pájaros en un pantano donde prolifera el papiro.

Los pájaros g y h pueden ser un alcaudón dosirrojo y una lavandera blanca, como los identificados en el mural de la Sala Verde.

Los pájaros g y h pueden ser un alcaudón dosirrojo y una lavandera blanca, como los identificados en el mural de la Sala Verde.

Los pájaros g y h pueden ser un alcaudón dosirrojo y una lavandera blanca, como los identificados en el mural de la Sala Verde.

Foto: Lehava Kiryat Piwiki Israel (CC BY - 0 2.5)

Pero hasta ahora estas imágenes han recibido relativamente poca atención por parte de los estudiosos a pesar de su evidente calidad artística. "El arte de la Sala Verde no ha recibido tanta atención como cabría esperar", lamentan los investigadores. En cuanto a las causas, manifiestan que "esto puede deberse a que los paneles de yeso originales no sobrevivieron bien", según apunta Stimpson. La realidad es que los intentos por preservar la pintura original en 1926 dañaron y decoloraron accidentalmente la milenaria obra.

Un lugar para el relax

Los dos investigadores han querido poner remedio a este olvido y se propusieron identificar las aves que aparecen en el mural. Para ello consultaron con varios reputados ornitólogos y estudiaron una copia en alta calidad del mural realizada en el año 1924 por la egiptóloga Nina de Garis Davies. Los resultados de este minucioso estudio acaban de ser publicados en la revista Antiquity.

Los dos investigadores se propusieron identificar las aves que aparecen en el mural consultando con varios ornitólogos.

De este modo, Stimpson y Kemp pudieron identificar, además de los alcaudones y las lavanderas, otras especies como martines pescadores y palomas (que ya habían sido identificadas en trabajos anteriores). También observaron que los antiguos artistas egipcios podrían haber incluido anotaciones para los posibles observadores, como un triángulo tal vez para identificar a las aves migratorias.

Por otra parte, los investigadores han mostrado su extrañeza por la presencia en el mural de palomas bravías (Columbia livia), puesto que no son aves nativas de las marismas de papiro, sino que son originarias de los acantilados del desierto. Los estudiosos sugieren que tal vez podrían haberse visto sido atraídas por la actividad humana y por eso se desplazaron a zonas de marisma.

Las aves a y b son palomas bravías (Columba livia). Detalle de la copia del mural realizada por la arqueóloga Nina de Garis Davies en 1924.

Las aves a y b son palomas bravías (Columba livia). Detalle de la copia del mural realizada por la arqueóloga Nina de Garis Davies en 1924.

Las aves a y b son palomas bravías (Columba livia). Detalle de la copia del mural realizada por la arqueóloga Nina de Garis Davies en 1924.

Foto: Museo Metropolitano de Arte de Nueva York

Sin descartar esta posibilidad, los investigadores creen que tal vez los artistas podrían haber incluido las palomas bravías simplemente para dar una atmósfera más silvestre a la escena. Sea como fuere, los expertos sugieren que todas estas imágenes podrían haber hecho de la Sala Verde un lugar sumamente acogedor. "Nadie lo sabe con certeza, aunque lo más probable es que ese espacio fuera un lugar de descanso y relajación. Las pinturas en las tumbas excavadas en la roca en Amarna también muestran escenarios similares donde las mujeres se relajan, socializan y tocan música", concluye Stimpson.

Para saber más

02 oca sagrada dios Amon

Aves divinas

Leer artículo