Así fue decapitada Ana Bolena

El 19 de mayo de 1536 Ana Bolena fue ejecutada en el patíbulo, acusada de adulterio por su marido, Enrique VIII

Ana Bolena

HERITAGE PARTNERS / GTRES

Cada año, en estas fechas, se depositan flores en la capilla de San Pedro ad Vincula, en el recinto de la Torre de Londres, para honrar la memoria de Ana Bolena, quien fuera dama de honor de Catalina de Aragón y reina de Inglaterra hasta que el19 de mayo de 1536 fue ejecutada en el cadalso dispuesto ante la capilla, en el interior de la Torre de Londres, acusada de adulterio por su propio marido, el rey Enrique VIII.

Para saber más

La boda secreta de Enrique VIII y Ana Bolena

La boda secreta de Enrique VIII y Ana Bolena

Leer artículo

Ana Bolena rondaba la treintena cuando fue decapitada con un golpe de espadarealizado por un verdugo especializado, que se hizo venir expresamente desde Francia para proporcionar a la reina una muerte indolora. Tan solo tres años después de haber sido coronada en este mismo recinto, la reina fue encarcelada en las dependencias de la torre, víctima de una conspiración en la que participó su propio esposo. La condena se había producido tras un juicio más que discutible, promovido probablemente por sus enemigos en el palacio y auspiciado por el rey, que parece ser que estaba obsesionado por engendrar un heredero varón y que ya estaba enamorado de la que sería su tercera esposa, Juana Seymour.

Anne Boleyn, como se la conoce en inglés, no recibió un funeral solemne, acorde con su rango y sus orígenes aristocráticos. Sus restos mortales fueron envueltos y enterrados en una tumba común en la capilla de San Pedro ad Vincula, donde seis años después se enterrarían también los restos de la reina Catalina Howard, quinta esposa de Enrique VIII, que también fue ejecutada.

Para saber más

María Tudor, la reina sangrienta

María Tudor, la reina sangrienta

Leer artículo

En su momento, la reina no contó con el apoyo del pueblo británico, que la había tachado de prostituta por haberle usurpado el trono a Catalina de Aragón, aunque posteriormente sería vista como una mártir cristiana que había sido vilipendiada injustamente. En 1876, la reina Victoria ordenó la restauración de la iglesia de San Pedro ad Vincula, se identificaron los despojos de Ana Bolena y se colocó una losa sepulcral acompañada de una inscripción. Cuenta la leyenda que su fantasma decapitado sigue vagando por la Torre de Londres.

Conoce aquí todo sobre la Dinastía Tudor